MONTSANTO (VII) – IRAK.OTRA GUERRA (Control de las semillas)

Monsanto, Syngenta y Bayer en Irak

Durante generaciones, los campesinos en Irak obtenian las semillas informalmente y sin regulaciones. Las semillas guardadas en las granjas y la libre innovación con el intercambio de material vegetal entre comunidades campesinas ha sido largo tiempo la base de la práctica agrícola. Esto se ha hecho ilegal bajo la nueva ley.
Penetración en la agricultura iraquí de Monsanto, Syngenta y Bayer
La nueva ley de patentes iraquí: una declaración de guerra contra los campesinos
Cuando el anterior administrador de la Autoridad Provisional de la Coalición (CPA), L. Paul Bremer III, dejó Bagdad después de la así llamada “transferencia de soberanía” en junio de 2004, dejó detrás las 100 órdenes que promulgó como jefe de la autoridad de ocupación en Irak. Entre ellas está la Orden 81 sobre “Patentes, Diseño Industrial, Información Confidencial, Circuitos Integrados y Variedades de Plantas” . Esta orden enmienda la ley de patentes original iraquí, de 1970, y a menos que y hasta que sea revisada o rechazada por el nuevo gobierno iraquí, ahora tiene el estatus y la fuerza de una ley en vigor . Con importantes implicaciones para los campesinos y el futuro de la agricultura en Irak, esta orden es otro componente importante en las tentativas de Estados Unidos de transformar radicalmente la economía iraquí.
¿Quién gana?

198-5-1

Durante generaciones, los pequeños campesinos en Irak funcionaron en un sistema de obtención de semillas esencialmente informal y no regulado. Las semillas guardadas en las granjas y la libre innovación con el intercambio de material vegetal entre comunidades campesinas ha sido largo tiempo la base de la práctica agrícola. Esto se ha hecho ilegal bajo la nueva ley. Las semillas que ahora los campesinos tienen permitido plantar -variedades “protegidas” traídas a Irak por corporaciones transnacionales en el nombre de la reconstrucción de la agricultura- serán propiedad de las corporaciones. Mientras históricamente la constitución iraquí prohibió la propiedad privada de recursos biológicos, la nueva ley de patentes, impuesta por Estados Unidos, introduce un sistema de derechos de monopolio sobre las semillas. Insertado en la anterior ley de patentes iraquí como un capítulo nuevo completo de Protección de Variedades de Plantas (PVP) que vela por la “protección de nuevas variedades de plantas”. PVP es un derecho de propiedad intelectual (IPR) o un tipo de patente para variedades de plantas que otorga un derecho de monopolio exclusivo sobre material vegetal a un obtentor de variedades de plantas que reclama haber descubierto o desarrollado una nueva variedad. Así que la “protección” en PVP no tiene nada que ver con conservación, más bien se refiere a salvaguardar los intereses comerciales que los obtentores privados (usualmente grandes corporaciones) reclaman por haber creado las nuevas plantas.
Para calificarse para la PVP, las variedades de plantas deben acatar los estándares de la Convención de la UPOV , la cual requiere que sean nuevas, distintas, uniformes y estables. Las semillas de los campesinos no pueden cumplir estos criterios, haciendo de las semillas protegidas por el PVP el dominio exclusivo de las corporaciones. Los derechos reconocidos en este esquema a los obtentores de plantas incluyen los derechos exclusivos a producir, reproducir, vender, exportar, importar y almacenar las variedades protegidas. Estos derechos se extienden al material cosechado, incluyendo plantas enteras y partes de plantas obtenidas a partir del uso de variedades protegidas. Este tipo de sistema de PVP es a menudo el primer paso para permitir la patente completa de formas de vida. En efecto, en este caso el resto de las leyes no gobiernan sobre las patentes de plantas o animales.
El período de monopolio es de 20 años para las variedades de cosecha y 25 años para árboles y vides. Durante este tiempo la variedad protegida pasa de facto a ser propiedad del obtentor, y nadie puede plantar o usar de otra manera esta variedad sin compensar al obtentor. Esta nueva ley significa que los campesinos iraquíes no pueden plantar legalmente en libertad ni guardar semillas para replantar de alguna variedad registrada bajo la disposición de variedades de plantas de la nueva ley de patentes. Esto priva a los campesinos de lo que ellos y muchos otros en todo el mundo reclaman como su derecho inherente a guardar y replantar semillas.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s