Zara: Esclavitud fashion


Desde 1995 hasta la fecha más de 40.000 trabajadores que estaban sometidos a un régimen de esclavitud fueron liberados en operaciones de inspección laboral en zonas rurales de Brasil.

 

 

 

 

Desde que comenzaron a realizarse investigaciones en São Paulo, a mediados del mes de agosto pasado, cuatro grandes redes de ropa al por menor fueron descubiertas utilizando talleres de confección con trabajo esclavo: Marisa, Pernambucanas, Collins y el grupo se completaba con la transnacional española Zara. Con una facturación mundial de 12.500 millones anuales, el gigante de la moda española Inditex (Arteixo, Coruña) propietario de la cadena de tiendas Zara, tiene 30 locales en Brasil y emplea en ellos a 7.000 personas.

Los promotores estuvieron en dos de los 50 talleres de costura abastecedores de Zara. Allí encontraron 16 bolivianos/as con cinco niños, trabajando hasta 16 horas por día en un ambiente sucio, estrecho y sin condiciones de seguridad. Los operarios informaron que tenían deudas con los dueños de los talleres y que recibían por su trabajo menos del salario mínimo. Los extranjeros eran introducidos clandestinamente en Brasil por redes de tráfico de seres humanos. La portavoz de Inditex, Regiane Machado, aseguró que “este es un caso aislado, resultado de una subcontratación de uno de nuestros abastecedores, sin nuestra autorización”.

En realidad esos talleres “subcontratados” sin Zara no existirían en el mundo económico. Las órdenes de costura, la definición de las muestras y la elección de los tejidos vienen directamente de la matriz en España. Las afirmaciones de la portavoz de Zara fueron rápidamente desmentidas cuando se comprobó que al menos en otros 33 talleres subcontratados por la firma gallega se habían detectado las mismas irregularidades: hacinamiento, condiciones insalubres de trabajo y salarios de miseria. En los talleres se encontraron también prendas con etiquetas de las marcas Ecko, Gregory, Billabong, Brooksfield, Cobra d’Agua y Tyrol.

El pasado mes de mayo, una operación similar a la realizada en São Paulo permitió a la Superintendencia Regional de Trabajo y Empleo desmantelar varios talleres clandestinos en la ciudad de Americana, en el interior de la región paulista. En aquella ocasión fueron liberados 52 trabajadores, casi todos de nacionalidad boliviana, que estaban siendo explorados y sometidos a unas condiciones laborales degradantes. La mayoría de los trabajadores esclavos liberados también elaboraba prendas de ropa para la firma de moda española.

Estas formas de explotación de trabajo forzado no son excepcionales. Son parte inherente del nuevo mercado de trabajo a escala mundial.

~

 

 

Juan Luis Berterretche

9 de octubre de 2011

 
 


1 comentario

  1. Yo no se francamente como puede ser que aun haya gente que compre en Zara con lo que se sabe de esa cadena de ropas: exclavitud, sionista,….deberian cerrarles las tiendas YA.
    Boycot a ZARA
    Un Abrazo


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s