El lobby judío controla la industria cultural estadounidense

Es “vox populi” que los medios de comunicación de masas (MCM) de Estados Unidos se encuentran, en forma mayoritaria, en manos de capital judío, el cual se extiende a las industrias del libro, cine y la música. Pero no había visto a nadie en nuestra región hacer el ejercicio cuantitativo, así es que decidí hacerme cargo, a sabiendas de las inefables acusaciones de “antisemitismo”. Acusaciones que rechazo primero, como profesional, y que desecho por ignorantes[1]… No, no soy “antijudía”, estoy en contra de su ideología política, el sionismo. Denise Shomaly K.

Ver imagen original

 Es común enfrentarse con una avalancha de mensajes pro-judíos, y por ende, pro-israelíes, y observar otro tanto que desfavorece a sus “enemigos” desde los 40, los árabes palestinos. Cualquier televidente o cinéfilo habrá notado que suele estereotipárseles negativamente. Por fortuna, los hay, como el periodista británico, Robert Fisk, quien se ha referido al “venenoso goteo racial en cientos de filmes de Hollywood que describen a los árabes como personas sucias, lascivas, poco confiables y violentas”. Otro ejemplo de esta maquinaria propagandística es el material sobre la Alemania nazi, que tomó propiedad intelectual del término “holocausto”. ¿O acaso alguien ha escuchado vociferar con cercana impetuosidad acerca de los “holocaustos” armenio, vietnamí, o ruandés?

Más interesante es la alusión a personas u objetos judios mediante referencias más “socavadas”, (subliminales, diria Vance Packard) la casi inevitable presencia de un rabino, varones con un kepi; un hogar con una menorah, o la mención, “casual”, de la celebración de un bar mitzvah, o de comida kosher. Por ello es que la National Vanguard, grupo que dice “velar por la preservación de los intereses estadounidenses”, declara que un ejemplo de lo “insidioso del control mental de los MCM” es el tratamiento noticioso, “casi monolítico” Se explaya: “Pese a la apariencia de variedad, no existe real disenso; Ellos se presentan con una visión única del mundo…¿Y quiénes son estos poderosos maestros? En un amplio espectro: judios”. En los informativos la cuestión es más evidente y más grave, por su periodicidad. Como indica Pierce: “Algunos editores o comentaristas son lacayamente pro-israelies en cada una de sus emisiones, en tanto que otros parecen casi neutrales”, y agrega: “Ninguno, sin embargo, se atreve a sugerir que el gobierno de los EEUU apoya el lado malo en el conflicto árabe-israelí y que sirvió más a los intereses judíos que a los norteamericanos al enviar fuerzas americanas para destrozar Irak, el principal rival de Israel en Oriente Proximo. De esta manera, se establece un espectro de opinión permisible que va desde lo pro-Israel hasta lo casi neutral”. (Pierce, en Quién Manda en EEUU, 2002 CanTV.net.) Los periodistas Lynch y McGoldrick coinciden sobre la disparidad informativa: “… en general, las muertes israelies tienden a atraer más cobertura que aquella de los palestinos. (The War Journalism & Peace Journalism TV News Stories, Reporting the World, Bethlehem Media Net).

          

Esto lo ejemplica con hechos la agencia medial orientada a velar por la falaz “objetividad” y precisión mediales, Fair & Accuracy Reporting, FAIR, que los llevó a destacar en “la tendencia de la prensa a bajarle el perfil o completamente ignorar el sufrimiento y la muerte palestinas…” La TV, controlada por el “imperio” judío, alcanza ribetes burdos. Como concluye, el texto Bad News From Israel, tras dos años de investigación: “Las telenoticias tienden a priorizar el punto de vista del gobierno de Israel; éste es, además, más citado: más del doble en entrevistas, y existen grandes diferencias en el lenguaje utilizado para describir a ambos lados, que opera en favor de los israelíes”. Pensamos que la cobertura sigue, primero, los intereses comerciales de los propietarios de los Medios, -en manos judías- y que le siguen los intereses de las elites políticas, (muchas de las cuales se hallan vinculados.) Quizá por ello aparezca una larga lista de ellos como ejemplos notables, en la página web sobre judaísmo, bajo el artíclo “Jewish Success”. Cine y TV A. Una de las macroempresas es Time Warner Inc., según la afamada revista Columbia Journalism Review, de la Escuela de Periodismo de dicha Universidad: “La compañía medial más grande del mundo”. Entre 1997 y 2000, Rick Kaplan sirvió como presidente de la CNN-USA, y fue precedido, por años, por Gerald Levin, quien absorbió CNN de Ted Turner. Brad Siegel es hoy presidente de Turner Entertainment, y David Levy, lo comercial. Entre los emblemáticos en la actual CNN, figuran los hombres-ancla, Aarón Brown, Wolf Blitzer y Larry King, quienes llevan décadas trabajando allí. Asimismo, Paula Zahn. El 2000, la Time-Warner se fusionó con American Online, dueña de Netscape. Jonathan Miller es presidente de la división AOL, donde también están Mark Golin, y Terry Semel, quien es el máximo ejecutivo de la empresa de Internet, Yahoo. Robert Roth es uno de los presidentes ejecutivos del nuevo conglomerado, que comprende ocho empresas de cine y TV. Entre las más conocida están: Cinemax TNT, y Castle Rock Entertainment, y Hanna-Barbera, y Home Box Office, donde se encuentra otro VPE, Ross Greenburg (HBO Sports). Por su parte, dirige la filial New Line Cinema, Jim Rosenthal, y lo gerencia, Stephen Abramson. Barry Meyer es presidente del directorio de Warner Bros (Brothers) Entertainment, cargo que ocupara Jordan Levin. Meyer es hoy secundado por Bruce Rosenblum, VP ejecutivo del grupo televisivo, Richard Fox y Marc Apfelbaum, también VPs. Entre los VP ejecutivos de T.W. Cable, se hallan Barry Rosenblum, Marc Apfelbaum y Steven Rosenberg. A ellos se les agregan, W. Lieberford, presidente de W. Bros Home Video; Lloyd Braun y Jordan Levin, Presidente de WB Entertainment, por nombrar algunos. Cabe señalar, además, que los medios alimentan a la multinacional, Blockbuster, y que están ligados a satélites y prensa escrita, (aparte.) B. Otro importante conglomerado es The Walt Disney Company, cuyo líder máximo hasta el 2003 fue Michael Eisner, quien se mantiene como gerente, y es secundado por Alan Braverman, como VP ejecutivo. En 1995, Eisner compró Capital Cities de Leonard Goldenson, hoy ABC TV. La Red consta de 10 estaciones; una cincuentena de radioemisoras, y 15 revistas. La conforman: ABC Televisión, encabezada por Steve Bronstein, y ABC Entertainment, bajo la vicepresidencia de Mark Pedowitz. Según el periodista crítico israelí, Israel Shamir: “El jefe de ABC News es David Westin, y aunque ha perdido televidentes, el anfitrión de Nightline, Ted Koppel, es un fuerte defensor de Israel. Y está la perenne, Barbara Walters”. Habría que agregar a ellos, la hija de Koppel, Andrea. El más emblemático de todos ha sido, sin duda Leslie Moonves, quien, según el citado colega, es sobrino-nieto de David Ben-Gurion, fundador del estado judío. Otros personajes destacados son Jeffrey Sagansky y Eric Tannenbaum. Cabe notar que, como lo señala el artículo “Jews Control the Media and Rule America”, en el sitio de la Universidad de Cornell, que tanto la ABC, la CBS y la NBC habían estado “bajo el control absoluto de un solo hombre: Harry Goldstein”. Por ello, la National Vanguard (op. cit.) declara que: “Durante décadas, estas redes de TV estuvieron llenas de judíos, de arriba abajo, y su esencial judeidad no cambió al ser absorbidas. La presencia judía en las noticias de TV se mantiene particularmente fuerte”. La W.Disney Company se convirtió en un holding, que hoy incluye a Touchstone Pictures, cuya filial televisiva es presidida por Mark Pedowitz; Buena Vista International, donde está Nina Jacobsen, así como Hollywood Pictures, Caravan Pictures y Miramax Films, la última, a cargo de los hermanos Weinstein. También están Lifetime Televisión, en manos de David Bloomberg; A & E, E! George Bodenhoimer preside ABC Sports, ESPN deportes, así como la red radial (cfr. radios.) C.

Otro de los titanes mediáticos es VIACOM Inc., a cargo de Sumner Redstone- nacido Murray Rothsein, seguido de Moonves (op. cit), y cuatro socio judíos en la Junta Directiva (W. Cohen, B. Redstone, A. Greensberg, I Seidenberg). Por una década, y hasta el año pasado, lo segundó Mel Karamazin. Entre sus empresas se encuentran, la Paramount; más 15 estaciones de cable (entre los más conocidos Showtime, Nickelodeon y los MTV. Preside el último, Brian Graden. En Paramount Pictures, también hasta hace año y medio y tras una década, estuvo Jon Dolgen, pero permanecía Sherry Lansing, como presidente de Paramount Communications, quien renunció en gebrero pasado. (todos, “miembros de la tribu”, degún National Vanguard.) También pertenecían a ella, Robert Friedman y John Goldwyn, el último, en calidad de Presidente. Según National Vanguard (op. cit.): “No ha habido ninguna gestión para modificar su ‘perfil’, desde el dominio del judio ruso, William Paley”. Otros hombres claves son Steve Friedman, y Aaron Spelling, productor de una substancial cantidad de seriales (sitcom), exitosas, en una de las cuales lanzó al estrellato a su hija. Este grupo es dueña, además, de la CBS y sobre 200 radioemisoras. En ella está Norman Ornstein, quien forma parte del Comité Asesor de TV Digital, entidad asesora de carácter gubernamental, y el afamado presentador, Mike Wallace. D. Un cuarto lord medial es Edgar Bronfman Sr., quien ha sido ¡presidente del Congreso Mundial Judio! Además de un imperio licorero canadiense (Seagrams), poseía Universal Pictures. El heredó a su hijo del mismo nombre, quien fue el máximo ejecutivo de Warner Music (2000-3.) También destaca Stacy Snider, premiada hace dos años por la American Jewish Committee. Pero la lista sigue; con Susan Fleischman y Steve Rosenberg, como VP; Rick Finklestein como gerente; David Goldhill, a cargo del Grupo Televisivo; David Kissinger, como Productor Ejecutivo; y Doug Herzog de la Red para Estados Unidos. Cabe notar que anteriormente, la Universal era casi un club exclusivo; el ensayo Jews Run Hollywood-So What! apunta a la “…incuestionable autoridad de la legendaria administración de Universal, la tríada Wasserman, Scheinberg y Pollack”. El capital de los Bronfman les llevó a formar VIVENDI, donde asumió el hijo, formando NBC-Vivendi Universal, que tiene una alianza con un grupo francés, cuyo Jefe Ejecutivo, Jean Bernard Levy… ¡también es judío! La NBC-Universal Televisión Stations comprende 14 estaciones de NBC, más 15 de Telemundo.

Ver imagen en tamaño completo

 La NBC estuvo largos años bajo la fundadora familia Sarnoff, tras la que asumió Andrew Lack, y formó el NBC, hoy parte del conglomerado de la legendaria General Electric. Su VP es Jeff Gaspin; Jeffrey Zucker, asumió la presidencia de NBC Entertainment; y la NBC News está en manos de Neal Shapiro, y Jonathan Wald, NBC Nightly News. También figuran David Poltrack como VP, más John Hewit, Jeff Fager y Jack Myers, Max Mutchnik y David Kohan, como productores ejecutivos. E. Otro conglomerado es el del australiano Rupert Murdoch, nacionalizado estadounidense, de madre judía (según el sitio Judaism OnLine), adquirió cadenas de TV y revistas, y fundó la Fox Broadcasting Co. y al 2000, la News Corp. Timeline, y luego, la empresa satelital, Sky. Además, hace unaño llegó a un acuerdo con Direct TV, extendiendo su imperio a América Latina. En la Fox Entertainment Group Co., contrató a Peter Roth, como presidente de la 20th Century Fox y a Peter Chernin, como su mano derecha. Junto a ellos, a James Greewald (en Fox News), y Gail Berman, presidenta de Fox Entertainment. Asimismo, a Laura Ziskin y Sandy Grushow. Pero el más emblemático de todos es sin duda alguna, el VP del conglomerado, Lord Rothschild. ¡Sí! De la misma familia que donó millones al sionismo, entre la I y II Guerra Mundiales. Cabe notar que en un artículo bajo el emblemático tíitulo, “Los Medios pueden mentir Legalmente”, la web Project Censored de la Sonoma State University, analiza el resultado de una demanda interpuesta por dos periodistas en contra de la Fox News, donde la Corte de Apelaciones de Florida concordó con una afirmación hecha por el canal de que en EE.UU. “no existen reglas sobre la distorsión o falsificación de noticias”. Con ello, se habría establecido el precedente para que la emisora… ¡siga mintiendo! F. En la otra afamada Columbia Pictures –hoy Columbia Tristar Films- se encontraba Victor Kaufman, (hasta que la compró SONY). Hoy preside el directorio norteamericano del holding, Howard Stringer, asistido por John Weiser y Russ Krasoff, presidentes de programación y distribución, respectivamente. Entre el equipo gerencial, se hallan, también, Nicole Seligman, Robert Wiesenthal y Philip Wiser (web corporativa). El anterior es secundado por Amy Pascal. Por otra parte, cabe observar la presencia de capital judío en un número importante de productoras “menores”, como New World Entertainment, propiedad de Ronald Perelman; Spyglass Entertainment, presidida por Jonathan Glickman, Roger Birnbaum y Dimension Films, cuyo máximo directivo es Paul Neinstein (web corporatva); Mandalay Pictures, a cargo de Peter Guber (web corporativa). Él es secundado, entre otros, por Paul Schaeffer y David Zelon. Pero sin duda la más famosa de ellas es DreamWorks SKG, creada por David Geffen, Jeffrey Katzenberg y el afamado Steven Spielberg, quien por lo demás, tiene una colección de filmografía privada del judaísmo. Radio: Primero nombramos al billonario Norman Pattiz, presidente de Westwood One, la red más grande de EE.UU., con 7,500 emisoras, y el mayor distribuidor de programación, según la red National Vanguard, en su artículo “The Middle East Initiative”. Un año atrás lanzó al mercado Radio Sawa, y la red satelital para el Mundo Árabe, Al-Hurrah, (“Libre”), que opera desde Virginia, con contenidos locales. Cabe notar que Pattiz ayudó a la aprobación del Telecommunications Act, ley que regula dicha actividad y que “eliminó las restricciones en el número de estaciones que una compañía podia tener”. La red ABC Radio es dueña de 72 emisoras. (web corporativa..) Publicaciones: Lawrence Kirshbaum dirige la división “publicaciones” de AOL-TW, que es una de las mayores distribuidoras de revistas (unas 40, según la CJR, a mediados de 2004). Entre las más afamadas, se encuentran Time, cuyo director es Norman Pearlstine, Fortune, Money, Life, Sports Illustrated, y People. Por otro lado están The New York Times, el Wall Street Journal, y el Washington Post, diarios que marcan tendencias. El último, publica Newsweek, también bajo el liderazgo de la familia Meyer Graham; Richard Krauthhammer y Richard Cohen son contribuyentes claves. También posee el International Herald Tribune. Por su parte, Wall St. Journal, cuenta con otros 24 diarios, y cuyo ejecutivo es Peter R. Kann. The NYTimes está en manos de Arthur Sulzberger Jr. Y su editor general es Joseph Lelyveld. Otros influyentes son Paul Krugman, y los columnistas William Safire, Tom Friedman y Kenneth Pollack. Los Sulzberger son dueños de otros 33 medios escritos y 7 radios y del NYT News Service, que transmite vía cable a sobre 500 Medios. El similar, The New York Post, pertenece al billonario, Peter Kalikow, que es miembro de la Republican Jewish Coalition. Por último, el U.S. News & World Report y el New York Daily News están a cargo de Mortimer Zuckerman. Shamir (op. cit.) indica que es miembro de la Conference of Presidents of Major Jewish American Organizations, uno de los grupos de cabildeo más importantes de EE.UU. Otros con un imperio periodístico son Samuel y Donald Newhouse, el último de los cuales está en el directorio de la A.P. Los Neuhaus, tienen, además, una emisora de TV cable; la editorial Random House (expandido a latinoamérica como Mondadori), y muchas revistas “top”: Vogue, Glamour, Vanity Fair, HQ, Bride’s, Gentleman’s Quarterly, House & Garden y The New Yorker, donde están Henrick Hertzberg y David Reznick. Pero la propiedad o administración mediática no llega allí; según National Vanguard (op. cit.) “los judios no sólo han adquirido casi un monopolio de medios privados; también controlan los públicos”, como la Children’s TV Network, y hasta National Public Radio (pública), la misma que ha sido tildada de “pro-palestina”. La fundadora de la red “meta-alternativa”, If Americans Knew, dio a conocer un estudio conducido por de FAIR (op. cit.) que muestra que la emisora reportó 80% de las muertes de niños israelíes, y sólo 20% de las de los niños palestinos. En suma, observamos una evidente presencia de capital judío que opera a nivel de conglomerados entrelazados con otras empresas. La propiedad mediática está ademas, hilvanada. Como señala la prestigiosa revista de la Universidad de Columbia, los grupos mencionados conforman un “…modelo de un moderno conglomerado verticalmente integrado”, lo cual a nuestro juicio, resulta muy peligroso. Las excepciones –aparentes- que hallamos es la Arts & Entertainment Network, que forma parte del consorcio periodístico Hearst, y casi paradojalmente, la Metro Goldwyn Mayer, MGM, Studios Inc., donde destacan muchos armenio-norteamericanos, pero no escapa a la colectividad judía. Nota: Todos los nombres que aparecen subrayados corresponden a personas judías. [1] El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, señala: “Según la tradición bíblica, descendiente de SEM –uno de los hijos de Noé- dícese de los árabes, hebreos y otros pueblos”.

 * Denise Shomaly K., (marzo de 2005) Periodista UC de Chile, Master en Comunicaciones The U. of Minnesota (EEUU). Docente e investigadora chilena.

http://www.rodelu.net/2005/semana30mundo0226.html

ESTE POST FUE BORRADO DEL BLOG casajuntoalrio del ELPAIS.COM . SIN DUDA   POR LA ACTUALIDAD DE LA ENTRADA EN EL ACCIONARIADO DE PRISA   A TRAVÉS DE LIBERTY DE UN FONDO DE VIPS DE WALL STREET ,ENTRE  ELLOS MORGAN. EN LOS ENLACES  SIGUIENTES HAY INFORMACIÓN EXAHUSTIVA CON ABUNDANTES DATOS DE LA OPERACIÓN.

 

> http://americalatinaunida.wordpress.com/2010/03/17/el-capital-norteamericano-compra-el-pais/#comment-1090
> http://www.elconfidencial.com/comunicacion/nicolas-berggruen-socio-polanco-casa.html
> http://www.invertia.com/noticias/noticia.asp?idNoticia=2304265
> http://www.cadenaser.com/economia/articulo/prisa-firma-acuerdo-liberty-conseguira-inyeccion-900-millones-dolares/csrcsrpor/20100305csrcsreco_7/Tes
> http://www.observatoriodaimprensa.com.br/artigos.asp?cod=580IMQ005

 

 

Me caí del mundo y no sé por donde se entra. Eduardo Galeano

 

Lo que me pasa es que no consigo andar por el mundo tirando cosas y cambiándolas por el modelo siguiente sólo porque a alguien se le ocurre agregarle una función o achicarlo un poco. No hace tanto, con mi mujer, lavábamos los pañales de los críos, los colgábamos en la cuerda junto a otra ropita, los planchábamos, los doblábamos y los preparábamos para que los volvieran a ensuciar. Y ellos, nuestros nenes, apenas crecieron y tuvieron sus propios hijos se encargaron de tirar todo por la borda, incluyendo los pañales. ¡Se entregaron inescrupulosamente a los desechables! Si, ya lo sé. A nuestra generación siempre le costó botar. ¡Ni los desechos nos resultaron muy desechables! Y así anduvimos por las calles guardando los mocos en el pañuelo de tela del bolsillo. ¡¡¡Nooo!!! Yo no digo que eso era mejor. Lo que digo es que en algún momento me distraje, me caí del mundo y ahora no sé por dónde se entra. Lo más probable es que lo de ahora esté bien, eso no lo discuto. Lo que pasa es que no consigo cambiar el equipo de música una vez por año, el celular cada tres meses o el monitor de la computadora todas las navidades. ¡Guardo los vasos desechables! ¡Lavo los guantes de látex que eran para usar una sola vez! ¡Los cubiertos de plástico conviven con los de acero inoxidable en el cajón de los cubiertos! Es que vengo de un tiempo en el que las cosas se compraban para toda la vida! ¡Es más! ¡Se compraban para la vida de los que venían después! La gente heredaba relojes de pared, juegos de copas, vajillas y hasta palanganas de loza. Y resulta que en nuestro no tan largo matrimonio, hemos tenido más cocinas que las que había en todo el barrio en mi infancia y hemos cambiado de refrigerador tres veces. ¡¡Nos están fastidiando! ! ¡¡Yo los descubrí!! ¡¡Lo hacen adrede!! Todo se rompe, se gasta, se oxida, se quiebra o se consume al poco tiempo para que tengamos que cambiarlo. Nada se repara. Lo obsoleto es de fábrica. ¿Dónde están los zapateros arreglando las media-suelas de los tenis Nike? ¿Alguien ha visto a algún colchonero escardando colchones casa por casa? ¿Quién arregla los cuchillos eléctricos? ¿El afilador o el electricista? ¿Habrá teflón para los hojalateros o asientos de aviones para los talabarteros? Todo se tira, todo se desecha y, mientras tanto, producimos más y más y más basura. El otro día leí que se produjo más basura en los últimos 40 años que en toda la historia de la humanidad. El que tenga menos de 30 años no va a creer esto: ¡¡Cuando yo era niño por mi casa no pasaba el que recogía la basura!! ¡¡Lo juro!! ¡Y tengo menos de… años! Todos los desechos eran orgánicos e iban a parar al gallinero, a los patos o a los conejos (y no estoy hablando del siglo XVII) No existía el plástico ni el nylon. La goma sólo la veíamos en las ruedas de los autos y las que no estaban rodando las quemábamos en la Fiesta de San Juan . Los pocos desechos que no se comían los animales, servían de abono o se quemaban. De ‘por ahí’ vengo yo. Y no es que haya sido mejor.. Es que no es fácil para un pobre tipo al que lo educaron con el ‘guarde y guarde que alguna vez puede servir para algo’, pasarse al ‘compre y bote que ya se viene el modelo nuevo’.Hay que cambiar el auto cada 3 años como máximo, porque si no, eres un arruinado. Así el coche que tenés esté en buen estado . Y hay que vivir endeudado eternamente para pagar el nuevo!!!! Pero por Dios. Mi cabeza no resiste tanto. Ahora mis parientes y los hijos de mis amigos no sólo cambian de celular una vez por semana, sino que, además, cambian el número, la dirección electrónica y hasta la dirección real. Y a mí me prepararon para vivir con el mismo número, la misma mujer, la misma casa y el mismo nombre (y vaya si era un nombre como para cambiarlo) Me educaron para guardar todo. ¡¡¡Toooodo!!! Lo que servía y lo que no. Porque algún día las cosas podían volver a servir. Le dábamos crédito a todo. Si, ya lo sé, tuvimos un gran problema: nunca nos explicaron qué cosas nos podían servir y qué cosas no. Y en el afán de guardar (porque éramos de hacer caso) guardamos hasta el ombligo de nuestro primer hijo, el diente del segundo, las carpetas del jardín de infantes y no sé cómo no guardamos la primera caquita. ¿Cómo quieren que entienda a esa gente que se desprende de su celular a los pocos meses de comprarlo? ¿Será que cuando las cosas se consiguen fácilmente, no se valoran y se vuelven desechables con la misma facilidad con la que se consiguieron? En casa teníamos un mueble con cuatro cajones. El primer cajón era para los manteles y los repasadores, el segundo para los cubiertos y el tercero y el cuarto para todo lo que no fuera mantel ni cubierto. Y guardábamos.. . ¡¡Cómo guardábamos!! ¡¡Tooooodo lo guardábamos!! ¡¡Guardábamos las tapas de los refrescos!! ¡¿Cómo para qué?! Hacíamos limpia-calzados para poner delante de la puerta para quitarnos el barro. Dobladas y enganchadas a una piola se convertían en cortinas para los bares. Al terminar las clases le sacábamos el corcho, las martillábamos y las clavábamos en una tablita para hacer los instrumentos para la fiesta de fin de año de la escuela. ¡Tooodo guardábamos! Cuando el mundo se exprimía el cerebro para inventar encendedores que se tiraban al terminar su ciclo, inventábamos la recarga de los encendedores descartables. Y las Gillette -hasta partidas a la mitad- se convertían en sacapuntas por todo el ciclo escolar. Y nuestros cajones guardaban las llavecitas de las latas de sardinas o del corned-beef, por las dudas que alguna lata viniera sin su llave. ¡Y las pilas! Las pilas de las primeras Spica pasaban del congelador al techo de la casa. Porque no sabíamos bien si había que darles calor o frío para que vivieran un poco más. No nos resignábamos a que se terminara su vida útil, no podíamos creer que algo viviera menos que un jazmín. Las cosas no eran desechables. Eran guardables. ¡¡¡Los diarios!!! Servían para todo: para hacer plantillas para las botas de goma, para pone r en el piso los días de lluvia y por sobre todas las cosas para envolver.. ¡¡¡Las veces que nos enterábamos de algún resultado leyendo el diario pegado al trozo de carne!!! Y guardábamos el papel plateado de los chocolates y de los cigarros para hacer guías de pinitos de navidad y las páginas del almanaque para hacer cuadros y los goteros de las medicinas por si algún medicamento no traía el cuentagotas y los fósforos usados porque podíamos prender una hornalla de la Volcán desde la otra que estaba prendida y las cajas de zapatos que se convirtieron en los primeros álbumes de fotos y los mazos de naipes se reutilizaban aunque faltara alguna, con la inscripción a mano en una sota de espada que decía ‘éste es un 4 de bastos’. Los cajones guardaban pedazos izquierdos de pinzas de ropa y el ganchito de metal. Al tiempo albergaban sólo pedazos derechos que esperaban a su otra mitad para convertirse otra vez en una pinza completa. Yo sé lo que nos pasaba: nos costaba mucho declarar la muerte de nuestros objetos. Así como hoy las nuevas generaciones deciden ‘matarlos’ apenas aparentan dejar de servir, aquellos tiempos eran de no declarar muerto a nada: ¡¡¡ni a Walt Disney!!! Y cuando nos vendieron helados en copitas cuya tapa se convertía en base y nos dijeron: ‘Cómase el helado y después tire la copita’, nosotros dijimos que sí, pero, ¡¡¡minga que la íbamos a tirar!!! Las pusimos a vivir en el estante de los vasos y de las copas. Las latas de arvejas y de duraznos se volvieron macetas y hasta teléfonos. Las primeras botellas de plástico se transformaron en adornos de dudosa belleza. Las hueveras se convirtieron en depósitos de acuarelas, las tapas de botellones en ceniceros, las primeras latas de cerveza en portalápices y los corchos esperaron encontrarse con una botella. Y me muerdo para no hacer un paralelo entre los valores que se desechan y los que preservábamos. ¡¡¡Ah!!! ¡¡¡No lo voy a hacer!!! Me muero por decir que hoy no sólo los electrodomésticos son desechables; que también el matrimonio y hasta la amistad son descartables. Pero no cometeré la imprudencia de comparar objetos con personas. Me muerdo para no hablar de la identidad que se va perdiendo, de la memoria colectiva que se va tirando, del pasado efímero.. No lo voy a hacer. No voy a mezclar los temas, no voy a decir que a lo perenne lo han vuelto caduco y a lo caduco lo hicieron perenne. No voy a decir que a los ancianos se les declara la muerte apenas empiezan a fallar en sus funciones, que los cónyuges se cambian por modelos más nuevos, que a las personas que les falta alguna función se les discrimina o que valoran más a los lindos, con brillo,pegatina en el cabello y glamour. Esto sólo es una crónica que habla de pañales y de celulares. De lo contrario, si mezcláramos las cosas, tendría que plantearme seriamente entregar a la ‘bruja’ como parte de pago de una señora con menos kilómetros y alguna función nueva. Pero yo soy lento para transitar este mundo de la reposición y corro el riesgo de que la ‘bruja’ me gane de mano y sea yo el entregado. Me caí del mundo y no sé por donde se entra. (Para mayores de 30)

 Eduardo Galeano, periodista y escritor uruguayo.

LA TUMBA DE YALE Y LOS SKULL&BONES – Bush, Kerry, Rockefeller, Morgan…entre calaveras y huesos.

 

Edificio conocido como LA TUMBA lugar de reunión y rituales de Skull and Bones

No se trata de discutir en este blog, sobre el esoterismo practicado en esta organización durante los ritos de iniciación, o sus ceremonias anuales, sino de analizar su función social y su posible papel político. Los Skull & Bones son ante todo la ilustración de la manera cómo, en Estados Unidos, se ha perfeccionado un sistema de reproducción de las élites mediante una selección que, contrariamente al mito del self-made man, no tiene nada que ver con el azar o las cualidades individuales. En efecto, como subraya Anthony Sutton, los miembros más activos de la organización proceden de un «núcleo de unas 20 ó 30 familias», muy interesadas en la defensa de su legado y su linaje. Es por ello que son numerosos los matrimonios entre representantes de las familias a las que pertenecen los miembros de Skull & Bones, aunque únicamente los estudiantes varones eran admitidos, hasta hace poco, en la organización.

Yale, universidad puritana y elitista

 Los Skull & Bones nacieron en el campus de la Universidad de Yale, lo cual, según la notable investigación de la periodista del Atlantic Monthly, Alexandra Robbins, no es nada de casual . A principios del siglo XVIII, el conjunto de universidades estadounidenses, ya sean Harvard, Williams, Bowdoin, Middlebury o incluso Amherst, fueron fundadas por congregacionalistas, pero se enfrentaban entonces a la competencia de los presbiterianos, lo que incitó a actuar al presidente de Harvard, Increase Mather. En 1701, éste deja su puesto y crea una nueva universidad «para que el interés de la Religión sea preservado, y que la Verdad sea transmitida a las generaciones futuras». Con la ayuda de diez pastores, nueve de los cuales venían de Harvard, logra fundar así la Collegiate School of Connecticut. En 1711, Isaac Newton, Richard Steel y Elihu Yale son contactados para que transfieran a la nueva institución algunos libros de sus colecciones personales. Los contactos con Yale, quien se había hecho extremadamente rico gracias a sus actividades en el seno de la Compañía de las Indias Orientales y como gobernador de la colonia de Madrás, fueron particularmente fructíferos. Además de proveer libros, Yale financia generosamente la universidad, que le rinde homenaje adoptando su nombre, Yale University, a partir de 1720. Los lazos con el congregacionalismo garantizan el puritanismo de la enseñanza y el modo de funcionamiento de Yale. Estudiantes y profesores están obligados a hacer profesión de fe para ser admitidos en el establecimiento y se exponen a ser expulsados si su sinceridad es puesta en duda. A este puritanismo se agrega un enconado elitismo: les estudiantes son clasificados, desde que llegan a Yale, no según sus capacidades sino en función de la posición social de sus padres. En primer lugar, los hijos o nietos de gobernadores y vicegobernadores. Después, los familiares de jueces de la Corte Suprema. Un poco más abajo, los hijos de pastores y de antiguos alumnos. Al final de la cola, los hijos de granjeros, comerciantes y artesanos. Esta clasificación determina dónde se sentará cada alumno en las aulas, la capilla y el comedor. Lo más asombroso, señala Alexandra Robbins, no es que esta clasificación inicial dependa del estatus social de la familia del alumno, algo corriente en muchas universidades del siglo XVIII, sino que se mantenga durante los estudios. Yale se convierte así en el ejemplo ideal típico de una institución que reproduce las élites y su jerarquía interna. La pérdida del rango inicial es resultado de alguna violación de la disciplina y se considera un castigo al alumno que ha manchado así el honor de su familia. Hay que agregar a este modo poco usual de funcionamiento la libertad expresamente otorgada a los alumnos de mayor edad para imponer novatadas, incluso las más humillantes y crueles, a los estudiantes de clases inferiores. El reglamento estipula una serie de medidas para garantizar el respeto de la más arbitraria jerarquía, basada únicamente en la edad. Lyman Bagg contó en la obra, Cuatro años en Yale, publicada anónimamente en 1871, cómo analizaba él los métodos establecidos por la institución. Estas prácticas autorizadas reflejan, según él, el «poder enorme de las “costumbres” de la escuela en la creación de una locura temporal que convierte a hombres débiles en seres crueles y a hombres buenos en seres sin piedad». Esta propensión al elitismo, a la jerarquía brutal y al puritanismo incita los alumnos, a finales del siglo XVIII, a crear varias sociedades paralelas a la universidad. Se trata, al principio, de sociedades literarias, como Linonia y Brothers in Unity. Se exhorta a los alumnos a entrar en una u otra de estas organizaciones, algo que no parece lo suficientemente elitista a los que desean una estricta reproducción de la nueva «aristocracia» estadounidense. En 1780, se funda en Yale la rama Alpha de la organización Phi Betta Kappa. Otras sociedades florecen en esa época: la Beethoven Society, el Hexahedron Club… Poco a poco, las tertulias literarias pierden su importancia, reemplazadas por sociedades secretas, más elitistas y cerradas. A mediados del siglo XIX, las tres principales son los Skull and Bones (Calavera y Huesos), los Scroll and Key (Pergamino y Llave) y Wolf’s Head (Cabeza de Lobo). Paralelamente, el claustro de profesores de Yale decide seguir la tendencia. Seis años después de la creación de Skull & Bones, seis miembros de la élite del claustro de profesores se reúnen en el «Club», que rápidamente comenzaría a ser llamado el «Old Man’s Club». Entre sus seis miembros fundadores se encuentran los profesores Josiah Willard Gibbs y Theodore Dwight Woolsey. La organización contará pronto en sus filas a William Howard Taft, al futuro chief justice del Estado de Connecticut Simeon E. Baldwin, al universitario Thomas Bergin, al neurocirujano Harvey Cushing y al fundador de los Skull & Bones, William H. Russell. De éstos, Thomas Bergin y Harvey Cushing no se convertirán en miembros de los Skull & Bones.

La guerra del opio

La universidad de Yale constituye un terreno particularmente fértil para una sociedad secreta tan elitista e influyente como los Skull & Bones. Pero el éxito de esta organización secreta se debe también en gran parte a la poderosa familia Russell, uno de cuyos miembros, el reverendo Noadah Russell, miembro eminente de la Iglesia Congregacionalista, participó en la creación de Yale. La familia Russell se implicó también en la gran guerra del opio que enfrentó al Reino Unido y China durante la primera mitad del siglo XIX. A finales del siglo XVIII, el monopolio de la explotación del opio cultivado en Bengala con el beneplácito de Inglaterra había sido otorgado a la Compañía de las Indias Orientales, sociedad que dependía directamente de la corona británica y en la cual había participado Elihu Yale. La guerra del opio, que comenzó alrededor del año 1815, tenía como objetivo imponer la introducción de esa droga al enorme mercado chino. De 320 toneladas anuales en 1792, el contrabando de opio se eleva a 480 toneladas en 1817 y alcanza las 3 200 toneladas en 1837. China pide entonces a la reina Victoria que ponga fin al tráfico. La soberana anuncia que las ganancias que reporta éste al Reino Unido son demasiado importantes para que ella decida renunciar a éstas. La tensión aumenta entre Pekín y Londres: en febrero de 1839, un traficante chino es ejecutado frente a las representaciones de comerciantes británicos en Cantón. En junio de 1839, la Corona acepta destruir importantes cargamentos de opio. Numerosos ingleses abandonan entonces Cantón y Macao para retomar el tráfico de drogas un poco más lejos, bajo la protección oficial de la marina británica. El choque es ya inevitable: el 4 de septiembre, tiene lugar la primera batalla naval de la guerra del opio, que ocasiona la destrucción de numerosos navíos chinos. Los enfrentamientos demuestran «la fragilidad de los juncos de guerra chinos y la sanguinaria determinación de los protestantes ingleses de que salgan victoriosos los principios del liberalismo fundado en el tráfico de opio» . Samuel Russel, primo de William Russell, es un importante protagonista de la guerra del opio. De nacionalidad estadounidense, es el fundador, en 1813, de la Russel & Company, compañía que competirá, en 1820, con el dominio británico del tráfico de droga hacia China. Uno de los miembros eminentes de la sociedad era Warren Delano Jr., abuelo de Franklin Delano Roosevelt.

Del club Eulogie a los Skull and Bones

 Es en este contexto que William Russel crea los Skulls & Bones, en 1832. Se hace difícil establecer las circunstancias con precisión. Al principio, podría tratarse de una reacción a la exclusión de un miembro de los Phi Beta Kappa, Eleazar Kingsbury Forster. Indignado ante tal manera de proceder y deseoso de dar de nuevo vitalidad a Yale, William Russel habría condenado la decisión de Phi Beta Kappa, dado abrigo a Forster y fundado, con otros trece estudiantes de Yale (entre quienes se encuentra Alfonso Taft [3]), una sociedad más secreta aún y todavía más fuerte, originalmente llamada Club Eulogie, nombre de la diosa griega de la elocuencia. Todavía bajo la impresión de un reciente viaje a Alemania, Russel incluye una buena cantidad de referencias germánicas en el ritual. En 1833, los jóvenes miembros adoptan la calavera y los huesos como emblema. En esa misma época, el número 322 se convierte en la «cifra clave» de la organización. El 322 antes de Cristo es justamente el año de la muerte del orador griego Demóstenes. Según la «tradición Skull and Bones», la diosa Eulogie se fue entonces al paraíso para volver en 1832 y unirse a la sociedad secreta. En 1856, los Skull and Bones son oficialmente incorporados al Russell Trust, propiedad de William H. Russell, gracias a Daniel Coit Gilman (Bones 1852), presidente fundador de la Universidad John Hopkins. El 13 de marzo del mismo año, la organización cambia de cuartel general y se instala en un impresionante edificio del recinto universitario de Yale, pomposamente bautizado «la Tumba». El lugar se llena rápidamente de reliquias guerreras y macabras: pueden verse allí, según los testimonios de algunos miembros, recogidos por Alexandra Robbins, una acumulación de banderas, de colgaduras negras y de armas recogidas en campos de batalla. Como para que no se olvide que se trata de una confraternidad de estudiantes, una serie de pelotas de baseball provenientes de míticos encuentros ganados por Yale se expone en una sala. El logo de la calavera aparece prácticamente encima de todos los lugares vacíos mientras que huesos de animales se exponen en varias paredes. También pueden verse algunos esqueletos y huesos humanos. La mayoría de los cuadros expuestos en el recinto representa a la Muerte encontrándose con tal o más cual personaje célebre. La atmósfera es parecida a la del entorno de la familia Adams, según Marina Moscovici, conservadora de arte del Estado de Connecticut, que trabajó en la restauración de unos quince cuadros en 1999. Una polémica estalló a principios de los años 1980 alrededor del cráneo de Gerónimo, que los Skull & Bones afirmaban tener en su posesión. Incluso lo mostraron a un jefe de la tribu apache de Arizona, Ned Anderson. Cuando se les pidió la devolución del cráneo, los miembros de la organización presentaron otro diferente. Un análisis demostró que era el cráneo de un niño de diez años, no el del jefe indio. La autenticidad de la reliquia, que regresó posteriormente a «la Tumba», es por tanto dudosa. ——————————————————————————– ——————————————————————————– Hoy se conoce mejor el funcionamiento de la organización. Cada año se reclutan quince miembros, lo cual permite estimar en cerca de 800 el número de miembros vivos de la organización en cualquier momento preciso. Bajo la autoridad de los miembros más antiguos, los quince felices elegidos se reúnen dos veces por semana durante un año para conversar de sus vidas, de sus estudios y sus proyectos profesionales. También hay debates sobre cuestiones políticas y sociales. Una vez al año, la sociedad organiza un retiro en Deer Iland, una vasta isla situada en el río Saint Laurent, cerca de Nueva York, donde se ha construido un club señorial al estilo inglés. El nombre de la isla es Deer Iland, no Deer Island, porque tal fue la voluntad de George D. Miller, miembro de los Skull & Bones y generoso donante de la residencia . El ritual de iniciación fue objeto de las más descabelladas elucubraciones por parte de los detractores de la organización. Sin embargo, como en el ritual masónico, el secreto que lo rodea constituye su elemento más determinante y, si es efectivamente posible que las ceremonias que se desarrollan en el recinto de «la Tumba» hayan tenido en algún momento connotaciones paganas, e incluso satánicas, hay que recordar también que las novatadas que inflingían a los nuevos alumnos de Yale eran, en el pasado, particularmente crueles. Pese a ello, es difícil que se pida hoy a los estudiantes seleccionados para entrar en la organización que se presten a juegos sexuales de mal gusto ante los demás iniciados.

La red

 Lo más fascinante no es lo que sucede en el seno de la organización sino más bien la coherencia de su lista de miembros, reveladora del talento de Skull and Bones en la formación de las élites del mañana. Es así que todos los presidentes de Estados Unidos que han pasado por Yale han sido miembros de los Skull & Bones: William Howard Taft, Georhe H. W. Bush y George W. Bush. Son a la vez incontables las personalidades miembros de la organización que han ocupado más tarde importantes funciones en el mundo de la política, de la diplomacia, de los medios de difusión e, incluso, del espionaje. La organización dispone de importantes contactos en los medios diplomáticos, sobre todo en el Council on Foreign Relations. Por ejemplo, Henry Stimson, secretario de Guerra de Franklin Delano Roosevelt, el embajador de Estados Unidos en la Unión Soviética Averell Harriman y J. Richardson Dilworth, administrador de los intereses de la familia Rockefeller, eran miembros de los Skull and Bones. ——————————————————————————– ——————————————————————————– Varios miembros de Skull & Bones han alcanzado también notoriedad en el mundo de los medios de difusión. Al parecer, Henry Luce y Briton Haden, miembros de la organización desde 1920, habrían concebido juntos la idea de crear la revista Time durante una reunión en «la Tumba» mientras que Averell Harriman fue el fundador del diario Today, que se fusionó con otra revista en 1937 convirtiéndose en Newsweek. Los contactos con la CIA son particularmente impresionantes: William F. Buckley, miembro ultraconservador de la Agencia y conocido propagandista, fue miembro de la asociación, al igual que su hermano, James Buckley, subsecretario de Estado para la Seguridad, Ciencia y Tecnología, en el gobierno de Ronald Reagan, puesto desde el cual supervisaba la entrega de la ayuda militar estadounidense destinada a los regímenes de derecha. Hugh Cunningham (Bones 1934) también tuvo una larga carrera en los servicios estadounidenses, de 1947 a 1973. William Bundy, Bonesman de la promoción de 1939, se encuentra en el mismo caso, así como Dino Pionzio (Bones 1950), jefe de la estación CIA en Santiago de Chile en 1970, donde ayudó a desestabilizar al gobierno de Salvador Allende. Al servir de medio de reproducción de la élite económica y política del país la organización se ha asegurado una benevolencia poco acostumbrada por parte de las autoridades. En 1943, un acta legislativa especial adoptada por el Estado de Connecticut eximió a los socios de la Russell Trust Association, que administra, entre otras cosas, los haberes de la sociedad secreta, de la presentación del informe de actividad que se exige a cualquier otra sociedad. Durante la segunda mitad del siglo XX, sus fondos fueron administrados por John B. Madden Jr., miembro de Brown Brothers Harriman, sociedad nacida de la fusión, en 1933, de Brown BROS & Company y de W.A. Harriman & Company. Madden trabajaba entonces bajo las órdenes de Prescott Bush, padre del futuro presidente George H.W. Bush y abuelo del actual presidente de Estados Unidos. Naturalmente, todos estos personajes son miembros de los Skull & Bones. Otra fuente de fondos: los Rockefeller. Percy Rockefeller fue miembro de la Orden y vinculó la organización a las propiedades de la Standard Oil. Otra importante familia ligada a los Skull & Bones es la de los Morgan. J.P. Morgan no fue nunca miembro de la sociedad, pero Harold Stanley, miembro del equipo dirigente del Morgan’s Guaranty Trust, perteneció a ella desde 1908. W. Averell Harriman, de la promoción de 1913, fue también miembro del consejo administrativo, al igual que H.P. Whitney y su padre, W.C. Whitney. Es también de forma indirecta que la organización ha podido beneficiarse con fondos de la familia Ford, aparentemente en contra de la opinión de la misma. McGeorge Bundy, miembro de los Skull & Bones, fue en efecto presidente de la Fundación Ford de 1966 a 1978, después de haber sido asesor para la Seguridad Nacional bajo John F. Kennedy y Lyndon Johnson.

 

Presidencial 2004: Skull and Bones cara a cara

 Los Skull & Bones no tienen verdaderamente un discurso ideológico, aunque no es corriente reverenciar a un financista de la guerra del opio o utilizar como objeto ritual el supuesto cráneo del último jefe de un pueblo recientemente exterminado. Contrariamente a lo que la literatura conspiracionista haya podido mencionar, no se trata de un club de neonazis, de ultraconservadores o tan siquiera de halcones. Sin embargo, como representante de la futura élite (lo cual implica ya el hecho de pertenecer a la clase social que dispone de suficiente capital sociocultural como para triunfar en los diferentes campos del poder), los miembros de Skull & Bones comparten una misma visión del mundo y de las relaciones en el seno de la sociedad. Son todos capitalistas partidarios de un seudoliberalismo y defensores de los valores de Libertad que presuntamente encarnan los Estados Unidos. Aún habiendo respondido recientemente a los cantos de sirena de lo «políticamente correcto» al admitir progresivamente a algunos representantes de las minorías étnicas y sexuales, y más tarde de las mujeres, en 1991 –provocando la consternación, entre otros, del ex-presidente George H.W. Bush–, las élites reunidas en los Skull & Bones no dejan de ser por ello la encarnación casi perfecta del pensamiento único de la clase dirigente estadounidense. El hecho de que los dos últimos candidatos a la presidencia de Estados Unidos, George W. Bush y John Kerry, fueran miembros de la organización no puede ser interpretado como la manifestación de una elección arreglada de antemano entre dos cómplices. Podemos sin embargo inquietarnos legítimamente por la forma en que se establece la selección en el terreno político estadounidense ya que, si los dos candidatos son capaces de enfrentarse duramente, no hay dudas de que ambos pertenecen a un medio social estrecho y homogéneo y que, por esa razón, defienden, a pesar de sus divergencias, intereses parecidos. En cierta forma, parafraseando a un político francés, la elección presidencial de 2004 habría sido «Skull and Bones o Bones and Skull». Es además por esa misma razón que la Orden llama tanto la atención, porque encarna la quintaesencia del medio social más favorecido de Estados Unidos y cuyos puntos de vista están lejos de representar el ideal democrático al que aspira el resto de la población. Individualmente, numerosos miembros de la organización han estado involucrados en la mayoría de las «acciones sucias» de Estados Unidos en los últimos cincuenta años, de la invasión de Bahía de Cochinos a la elaboración de la doctrina nuclear, pasando por el derrocamiento de Salvador Allende. Y han podido hacerlo únicamente fuera del marco de las instituciones democráticas, amparados por el secreto de su complicidad y sobre la base de una vieja confraternidad. Sin embargo, ninguna decisión de ese tipo ha sido tomada en el seno mismo de la asociación de los Skull & Bones. No se trata de una estructura jerarquizada, apta para tomar tales decisiones y hacer que se apliquen. Como quiera que sea, la Orden secreta sigue siendo la fachada más evidente del «enemigo de clase» que representa la «aristocracia imperial» de Estados Unidos. (Fuente: Red Voltaire) http://calalberche_org.nireblog.com/post/2009/01/19/skull-and-bones-calavera-y-huesos

Promoción de los 15 elegidos en Skull and Bones donde se puede ver a George W.Bush a la dcha del reloj

 

La democracia ha muerto

 


En las escuelas se enseña que Estados Unidos de América es una democracia. El gobierno se estableció “de, por y para el pueblo” y más tarde un presidente, Abraham Lincoln, pidió al pueblo de la nación que se uniera a la guerra civil y muriera en ella para que semejante cosa nunca pereciera de la faz de la tierra. Aparte del hecho de que la frase nunca fuera acorde con la verdad, hoy se ha convertido en un absurdo total. El Tribunal Supremo ha declarado de una vez por todas que son las corporaciones quienes gobernarán. Ahora, Estados Unidos de América se describe mejor como una “corporatocracia”. Estas creaciones capitalistas cuyo Dios es Mammon* son las dueñas del gobierno y de quienes lo establecen. Las corporaciones son, por supuesto, diferentes del pueblo. Carecen de emociones humanas. Por su propia naturaleza son incapaces de generar empatía. No sienten nada si el pueblo sufre explotación, si el pueblo vive en la miseria o si el pueblo muere horriblemente. A Union Carbide no le afectaron las miles de personas que murieron y que mueren en Bhopal. Únicamente registró en la hoja de balance 470 millones de dólares de pérdidas dedicados a la futura viabilidad corporativa bajo un nuevo nombre, Dow Chemical. 

No se razonará con la corporación ni se le suplicará o se le recriminará para que cambie su curso, ni siquiera cuando la vida en el planeta está pendiente de un hilo. McDonald’s se encuentra en el proceso de enseñar a Starbucks que incluso el hecho de fingir tener conciencia social es una estrategia de marketing fallida. La corporación sólo reconoce y reacciona ante las amenazas a sus suministros-beneficios. Así que un sentido las corporaciones comparten algo con los seres humanos. Tienen un instinto de autoconservación y mueren si se ven privadas de un elemento vital. Mientras que los seres humanos necesitan aire y agua, el elemento vital de las corporaciones son esos beneficios trimestrales. La corporación debe tener beneficios y después aún mayores beneficios en el futuro. Los beneficios de las corporaciones deben crecer, ¡siempre! Irracional, imposible e insostenible, pero así es la naturaleza de la bestia, como los lemming que se precipitan en manada al mar.

Los parámetros son los mismos en cada rincón de la economía globalizada. El mayor beneficio posible es producto de la mayor productividad posible y el salario más bajo posible. Las corporaciones estadounidenses han deslocalizado todo lo que no está establecido en países con bajos salarios. En el desindustrializado Estados Unidos hoy no se fabrica nada. Las llamadas del servicio a los consumidores estadounidense se responden en Irlanda, India, Filipinas y la República Dominicana. Las pelotas que se usan en la liga de béisbol se fabrican en Haití y el reciente terremoto mortal no va a cambiar esto. [Las deportivas] AirJordans salen de las fábricas de Nike donde se explota a los trabajadores que están situadas en Indonesia.

Microsoft lleva a cabo el 85% de sus investigaciones en Estados Unidos de modo que Bill Gates lucha para eliminar las restricciones del visado de trabajo básico estadounidense para traer de India o Taiwan trabajadores cualificados en alta tecnología que cobran bajos salarios. La sede central de Halliburton está ahora en Dubai y se prepara para recibir a su antiguo jefe, Dick Cheney, en su jubilación. Para sobrevivir bajo su imperativo del beneficio, las corporaciones deben emprender un interminable proceso de consolidación. Hay una consolidación por integración horizontal. Por ejemplo, antaño muchas corporaciones estadounidenses salpicaban el paisaje de fabricación estadounidense de coches. En los últimos años todo dependía de los Tres Grandes… Hoy, Chrysler está condenada, se mantiene a Ford artificialmente con vida y General Motors está hincada de rodillas. En el mundo corporativo del futuro inmediato los coches se fabricarán en Japón, China o India. En última instancia, la industria instalará una entidad corporativa. Hay consolidación por integración vertical y su campeón es Wal-Mart, la mayor corporación del mundo. Wal-Mart ha convertido al gobierno chino en socio. Trabajando juntos, los dos socios han convertido China en un campo de trabajo con salarios de hambre. China provee a Wal-Mart, así que ésta no necesita vendedores locales como el ahora destruido Rubbermaid.

Armado con los costes más bajos de producción, Wal-Mart se alza en una esquina cada dos calles vendiendo todo tipo de artículos que se pueda imaginar y cada servicio al que la corporación puede echar el anzuelo. Wal-Mart arrasa las economías locales y luego recoge sus pedazos para convertirse en la única carnicería, panadería y fabricante de velas de la población. Recientemente la corporación ha dado el paso de ofrecer servicios bancarios en sus tiendas. Durante el ascenso al poder absoluto de las corporaciones se ha vaciado al gobierno estadounidense. Las elecciones se han convertido en un elaborado “reality show” que actúa en las televisiones de las corporaciones para entretenimiento de la audiencia. Si usted mira [el canal de television] FOX, su realidad es filtrada a través de Newscorp de Rupert Murdoch, NBC es las noticias de General Electric, CNN es las de Time/Warner, ABC le lleva al mundo de Disney y Viacom comprueba regularmente el icónico departamento de noticias de CBS para asegurarse de que Edward R. Murrow sigue muerto. Es entonces cuando Viacom está preparando a la juventud estadounidense para la esclavitud y la muerte a través de MTV y B.E.T.

Las corporaciones son quienes hacen el recuento real de los votos del pueblo estadounidense. No es de extrañar que el gigante contratista de defensa haya recibido recientemente esta tarea de manos de Diebold. Los centinelas de las corporaciones, los miembros de los lobbies, deambulan por los vestíbulos del gobierno haciendo respetar la disciplina entre sus manos asalariadas, permitiendo a los más serviles alimentarse abundantemente a costa del público. Así, en treinta años el Congreso no ha aprobado ninguna legislación ni el Tribunal Supremo ha sentenciado sobre ningún caso en el que haya por medio una riquezaa significativa a favor del pueblo. Ahora todas y cada una de las decisiones del gobierno estadounidense transfieren riqueza del pueblo a los amos de las corporaciones.

Ahora las corporaciones tienen puesta la vista en lo último que queda de los pilares institucionales de la democracia estadounidense.

El Business Roundtable**, la Fundación Gates y la Fundación de la Familia Walton han estado trabajando con todas sus fuerzas para aplastar las escuelas públicas. Wall Street está financiando la campaña para lograr que sus banqueros obtengan control del fondo del trust de la Seguridad Social. Y toda la pandilla corporativa está resuelta a “hacer pasar hambre a la bestia” o acabar con a los gobiernos estatal y local. Donde mejor se expresa el éxito de su campaña probablemente sea Hawaii, en la que la cantidad de días que los niños pasan en el colegio ha pasado de 180 a 163; Detroit, donde los profesores devolverán al Estado 500 dólares de una paga; Nueva Orleans donde ya sólo queda un puñado de escuelas públicas; y los Estados desde California a Nueva York y Florida, donde los presupuestos de las escuelas públicas han sido rebajados drásticamente al mínimo. Y, finalmente, está el acontecimiento de peor agüero de todos. Las corporaciones han empezado a formar su propia Guardia Pretoriana. La masacre de civiles iraquíes y las patrullas por las calles de Nueva Orleans arrasadas por el huracán han convertido a Xe, antes Blackwater Worldwide, antes Blackwater USA, en uno de los más famosos nuevos ejércitos corporativos. Contrariamente a cualquier noción de efectividad en los costos, los mercenarios protegen al personal del Departamento de Estado estadounidense en Iraq en vez del ejército regular. No parece que tenga sentido, a menos que la corporatocracia esté mirando hacia el futuro al día en que no puedan confiar en el ejército estadounidense para llevar a cabo los ataques contra una resistencia del pueblo estadounidense.

La democracia ha muerto, ¡viva la “corporatocracia”!

 


Information Clearing House

 

 

Traducido del inglés para Rebelión por Beatriz Morales Bastos

 

Paul A. Moore es profesor de enseñanza pública

* N. de la t.: Mammon es una palabra de origen arameo que significa “riqueza”. El término se emplea en el Nuevo Testamento para describir la abundancia o la avaricia material.

** N. de la t.: “Roundtable” es el término con el que se denomina a un club social para profesionales jóvenes que promueven obras benéficas, organizan actividades sociales, etc.

Fuente: http://www.informationclearinghouse.info/article24481.htm