El interés de la familia Rothchild en el control de datos meteorológicos y el pronóstico del tiempo. Al borde del monopolio de la Información sobre el clima

 

 

 

Al borde del monopolio de la Información sobre el clima

Rothschild detrás del Cambio Climático

 

En un intento desesperado para finalmente imponer la teoría del calentamiento global la familia Rothschild se lanza a controlar la información meteorológica a nivel mundial. Acaban de comprar la compañía  con mayor difusión y cobertura planetaria sobre la información y pronóstico del tiempo.

 

El interés de los Rothschild en que se establezca esta teoría es muy conocido; y de hecho, años atrás financiaron a su protegido Al Gore en una campaña global para difundir esta idea. Afortunadamente no tuvieron éxito, el planeta no se calentaba, y no hubo un consenso mundial apoyando esta teoría; ahora, le cambiaron el nombre, se llama simplemente Cambio Climático (no hay calentamiento, cualquier cambio justifica la teoría).

 

Ante el estancamiento en que se encontraba este concepto, la familia misma toma la iniciativa y ponen al frente a David Rothschild, quien se dedica a formar grupos ecológicos, realizar conferencias, publicar libros, en fin, una amplia gama de estrategias para difundir el “peligro inminente que se nos avecina”.

 

 

Seguido un video comentario sobre las estrategias de David y su familia, los Rothschild.

 

 

Que no se menosprecie los esfuerzos de esta familia, al final de esta nota adelantamos quienes son los Rothschild, siempre logran lo que pretenden, y mucho más.

 

Ahora acaban de comprar la principal compañía que controla la información global sobre el clima.

Seguido la noticia traducida del inglés que fue difundida en diferentes medios occidentales.

Fuente original, Business Wire.

Rothschild adquiere la compañía Weather Central

 

Rothschild LLC, una compañía de capital privado dirigida por su presidente Sir Evelyn de Rothschild y la directora general Lynn Forester de Rothschild, anunciaron la firma de un acuerdo definitivo para adquirir el 70% de la Central Meteorológica (Weather Central LP) la principal proveedora del mundo de gráficos interactivos sobre el estado del tiempo y servicios de datos meteorológicos para la televisión, web y teléfonos móviles. Altamente precisa y personalizada, la Central Meteorológica (Weather Central LP) ofrece a las  empresas y a los consumidores un exclusivo y único sistema de información sobre la previsión meteorológica basados en tecnología científica. La compañía continuará operando bajo su CEO y fundador, Terry Kelly, y sus administradores actuales. Los términos financieros del acuerdo no fueron revelados.

 

Fundada en 1974, la Central Meteorológica (Weather Central LP)

es un proveedor global de información distribuida “en el aire”, en línea, en medios impresos, para móviles y empresas, en lo que respecta al pronóstico del tiempo generado de manera profesional. Con 180 empleados, incluyendo 70 meteorólogos, la Central Meteorológica (Weather Central LP) proporciona sistemas gráficos dinámicos para el pronóstico del tiempo y demuestra una dedicación en la calidad de sus servicios. La Central Meteorológica (Weather Central LP) tiene asegurado el liderazgo con un 46% del  mercado Norteamericano de pronóstico del tiempo, que es transmitido a cientos de millones de usurarios.

 

Es el principal proveedor de información interactiva sobre el pronostico del tiempo para compañías de los EE.UU., Canadá y México. La Central Meteorológica (Weather Central LP) tiene más de 400 centros de difusión de televisión y clientes en 21 países de todo el mundo. Proporciona pronósticos del tiempo a millones de usuarios diariamente mediante la distribución personalizada de previsiones del tiempo “en vivo”, con mapas interactivos, y advertencias de tormentas en relación con la posición exacta de cada usuario.

 

Muy conocida por sus tecnologías de avanzada, la compañía fue pionera en sistemas meteorológicos en todo el mundo con sistemas gráficos por ordenador y aun continúa innovando; recientemente puso en servicio un sistema de datos de alta resolución que cubre el pronóstico del tiempo para un área de un kilómetro. Desde sus sedes en Madison, Wisconsin, y sus oficinas regionales en Hong Kong, Beijing y Berlín, los sistemas de la empresa ofrece servicios meteorológicos a cientos de millones de espectadores a través de los medios en todo el mundo, incluidos los del Reino Unido, Canadá, España, Brasil, México, y otros países. La Central Meteorológica (Weather Central LP) también es la principal proveedora de tecnología meteorológica para su difusión en las estaciones de televisión en China.

 

La directora de Rothschild LLC, Lynn Forester de Rothschild, comentó sobre la adquisición:  

 

“La Central Meteorológica (Weather Central LP) es una empresa de clase mundial, la número uno en su categoría, con una historia de éxito, un equipo talentoso y de brillante futuro.

Lynn Forester asesora y delegada de Rothschild en Rothschild LLC

 

Con Rothschild LLC, vamos a utilizar nuestros recursos, experiencia empresarial y las innovaciones de la industria para seguir mejorando el éxito de la actual Central Meteorológica (Weather Central LP). Así mismo pretendemos dirigir el perfil internacional de la compañía hacia mercados emergentes como América Latina y la India”.

 

Terry Kelly, fundador de la Central Meteorológica (Weather Central LP) y consejero delegado, declaró: “Mucho ha cambiado desde que lanzamos la Central Meteorológica (Weather Central LP) hace más de 35 años. El mundo actual se enfrenta a importantes cambios en el tiempo debido al cambio climático, y con una población cada vez más móvil, la capacidad de los consumidores de obtener información precisa y personalizada sobre el clima es más importante que nunca. Con nuestra tecnología científica de avanzada, hemos establecido un negocio que está considerado como el mejor en el mercado de la radiodifusión. Ahora con Rothschild LLC, el cielo es el límite para la Central Meteorológica (Weather Central LP), buscamos expandir nuestro éxito a nivel internacional presentando ofertas tentadoras para los consumidores. ”

 

SOBRE EL Rothschild LLC

 

Rothschild LLC, una compañía de capital privado financiada por la familia Rothschild, fue establecida en 2003 por Sir Evelyn de Rothschild y Lynn Forester de Rothschild para supervisar diferentes inversiones de los Rothschild en el mundo. Los directores tienen una amplia experiencia en inversión y operaciones de negocios en los Estados Unidos, Reino Unido, Europa, India y América del Sur. Actualmente, la compañía tiene intereses en medios de comunicación, bienes raíces, agricultura y productos de lujo, con significativas posiciones en los servicios financieros, de tecnología y de comunicaciones.

 

 

La Familia Rothschild

Orígenes: la familia Rothschild en Alemania – pre-1950

 

 

Conocida como la Casa Rothschild o simplemente los Rothschild, es una dinastía europea de origen judeoalemán algunos de cuyos integrantes fundaron bancos e instituciones financieras a finales del siglo XVIII, y que acabó convirtiéndose, a partir del siglo XIX, en uno de los más influyentes linajes de banqueros y financieros de Europa.

A cinco hermanos de la rama austríaca de la familia se les otorgaron baronías hereditarias del Imperio de los Habsburgo por el Emperador Francisco I de Austria en 1816. La rama británica de la familia fue elevada a la nobleza por la Reina Victoria.

 

 

La identidad judía y su postura sionista

 

Los Rothschild fueron partidarios y activos colaboradores de la creación del Estado de Israel. En 1917 Lionel Walter Rothschild, 2do barón Rothschild, fue el destinatario de la Declaración de Balfour a la Federación Sionista que comprometió al gobierno británico para el establecimiento en el Mandato Británico de Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío.

Arriba: la Corte Suprema de Justicia donada por Dorothy Rothschild. Abajo: e Barón Edmond James de Rothschild considerado el padre del Israel contemporáneo, es conmemorado en un billete de 500 shekel

 

Tras la muerte de James de Rothschild en 1868, Alphonse Rothschild, su hijo mayor, se hizo cargo de la administración del banco de la familia y fue el más activo en el apoyo a Eretz Israel. Durante la década de 1870 la familia Rothschild contribuyó con cerca de 500.000 francos por año a la Alianza Israelita Universal.

 

El Barón Edmond James de Rothschild, el más joven de los hijos de James de Rothschild fue un gran benefactor y patrocinó la creación de la primera colonia en Eretz Israel en Rishon LeZion en 1882. También compró a los terratenientes otomanos otros terrenos que ahora constituyen el Estado de Israel. En 1924, fundó la Asociación de Colonización Judía, que adquirió más de 22,36 km² de tierras y creó proyectos empresariales.

 

Tel Aviv tiene una calle, el Boulevard Rothschild, que lleva su nombre así como diversas localidades en todo Israel, como el Edmond de Rothschild Park en Boulogne-Billancourt, Metula, Zikhron Ya’aqov, Rishon LeZion y Rosh Pina.

 

Los Rothschild también jugaron un papel importante en la financiación de algunas de las infraestructuras gubernamentales de Israel. James Armand de Rothschild financió el edificio de la Knesset como donación al Estado de Israel y el edificio de la Corte Suprema de Justicia de Israel fue donada por Dorothy de Rothschild. Fuera de la cámara presidencial se exhibe la carta que la Sra. Rothschild escribió a quien fuera Primer Ministro de Israel en ese momento, Shimon Peres, expresando su intención de donar un nuevo edificio para la Corte Suprema.   –wikipedia

 

 

Rothschilds y la Reina de Inglaterra

 

Australia, Nueva Zelandia y Canadá no son países independientes, o soberanos, ni tampoco podría simplificarse de que están bajo el dominio de Inglaterra. Estos países son propiedad y dominio de la Casa de los Windsor que funciona a partir de la Corporación de la Ciudad de Londres (no Londres, pero la “City of London” -un pequeño e impecable distrito en pleno centro de Londres). El líder, o “frente” visible, de esta corporación es la Reina Isabel de Inglaterra.

 

Cabe notar que el grupo financiero más importante en el mundo occidental (si no lo es en todo el mundo) es el de la Familia Rothschild. Los Rothschild poseen el control de la Corporación de la Ciudad de Londres, y como consecuencia de su poder sobre la Corona

  1. Lord Jacob Rothschild. 2) Su hijo, Nathaniel. 3) Baron John Rothschild, promoviendo (lobby) el gobierno mundial 4) Sir Evelyn Rothschild, su esposa Lynn Forrester ahora a cargo de Weather Central, ella es una figura de influencia en el partido Demócrata de EE.UU.  5) David Rockefeller, testaferro. 6) Nathan Warburg viene de una familia de testaferros que ayudaron a crear la Reserva Federal. 7) Henry Kissinger, testaferro en la escena política. 8) George Soros, testaferro a cargo de la escena ideológica subvencionando Think Tanks y ONGs. 9) Paul Volcker, testaferro de porte financiera, asesor en economía en el gobierno de Obama. 10) Larry Summers, testaferro asesor en economía en el gobierno de Obama. 11) Lloyd Blankfein, testaferro, banquero a cargo de Goldman Sachs. 12) Ben Shalom Bernanke, testaferro a cargo de la Reserva Federal. Todos de origen judío con doble nacionalidad israelí.
  2.  
  3.  
 

inglesa, influyen en las decisiones del Gobierno Británico. El poder financiero de los Rothschild les ha dado poder absoluto sobre el Banco de Inglaterra. Prácticamente, toda la coalición de poderes de Inglaterra están bajo el control de esta familia; la línea ejecutiva de esos poderes se define más o menos de la siguiente manera: Jacob Rothschild > Nathaniel Rothschild (N.M.Rothschild & Sons Limited, New Court, St Swithin’s Lane, London EC4P 4DU) > Oliver Letwin > George Osborne (Canciller Británico).

 

La Reina Isabel es un frente de los Rothschilds; y la Reina es la mayor propietaria de tierras en todo el planeta. Es la Suprema Jefa de Estado (legalmente y de hecho, la primera figura de poder) en el Reino Unido, Canadá, Australia, Nueva Zelandia y de otros 30 estados y territorios, estableciéndose como la propietaria legal de 6.600 millones de acres de tierras -un sexto de la superficie terrestre. El clan que ella representa, la Corporación de la Ciudad de Londres, tiene un capital modestamente estimado en 17.600 billones de Libras Esterlinas.   –hubpages

Rothschilds en los Estados Unidos

 

El capital de esta familia fundó la Reserva Federal de Estados Unidos -un consorcio privado de banqueros. Los Rothschilds se expanden con un sistema de testaferros, es así que desde un principio apoyaron el desarrollo (control) de la industria y la economía estadounidense -como la Ford, la familia Rockefeller y otros. Actualmente tienen control total de la Reserva Federal, decisiones y privilegios en la economía y política estadounidense, en innovaciones tecnológicas, científicas, patentes, y su línea de testaferros se ha extendido a nivel global con figuras como Al Gore, George Soros y otros. Los Rothschilds también controlan el grupo mafioso Logia Masónica P2 de Italia, e incluso tienen poder ejecutivo sobre el Vaticano.  –whale

 

 

 

>> Más sobre la familia Rothschild

 
Anuncios

Falsa bandera — Atentados de Madrid: la pista atlantista (segunda parte)

Segunda parte

Atentados de Madrid: la pista atlantista

por Mathieu Miquel

Después de los atentados de Madrid (en el año 2004), y al igual que en los atentados de Londres, la justicia desechó la pista de Al Qaeda y afirmó que los crímenes habían sido perpetrados por terroristas islamistas autónomos. La mitad de la prensa española cuestionó ese veredicto y exploró diversas pistas internas. Después de pasar en revista los hechos, la investigación judicial y el juicio en un artículo anterior, Mathieu Miquel estudia en éste la hipótesis de una operación de las redes stay-behind de la OTAN.

 

JPEG - 21.1 KB

 

 

El Consejo del Atlántido Norte, reunido en la sede de la OTAN en Bruselas, observa un minuto de silencio en memoria de las víctimas de los atentados de Madrid.
©OTAN
__________________________________________

Este artículo es la continuación de «11 de marzo de 2004 en Madrid: ¿fue realmente un atentado islamista?»

Todo indica que la versión oficial de los atentados cometidos en Madrid el 11 de marzo de 2004, versión según la cual se trató de una acción islamista no vinculada a Al Qaeda, es en realidad un engaño [1]. Se plantea entonces la cuestión de los verdaderos culpables.

Una investigación seria debería actuar de forma sistemática: establecer una lista exhaustiva de las pistas y seguir después cada una de ellas buscando indicios y móviles. El objetivo de este artículo es analizar una de esas hipótesis: la de una operación montada bajo bandera falsa por servicios secretos atlantistas. Pero antes, presentemos brevemente todas las pistas que habría que explorar si se reabriese la investigación.

El gran público conoce generalmente dos hipótesis sobre los autores de los atentados de Madrid: Al Qaeda, incriminada por el discurso dominante, y la ETA, culpable designado por José María Aznar, al parecer para justificar su propia política sobre la cuestión vasca. Los periodistas españoles exploraron por lo menos otras 4 pistas sobre servicios secretos que pudieran haber montado la operación bajo bandera falsa.

He aquí las 6 hipótesis sobre los posibles autores de los atentados de Madrid:

- 1. Los islamistas: Es la tesis que defienden los medios dominantes, con excepción de algunos en la propia España, como el periódico El Mundo. El principal libro disponible en francés sobre el tema (La Manipulation: Madrid, 11 mars) defiende ese punto de vista [2]. Es importante saber que el autor de ese libro, Jean Chalvidant, es miembro del comité editorial de la revista neoconservadora Le Meilleur des mondes [3], creada en coordinación con la Foundation for the Defense of Democracies [4] expresamente para servir de vocero a los neoconservadores en Francia y para contrarrestar la influencia de la Red Voltaire y sus colaboradores [5].
A pesar de todas las incoherencias ya señaladas en el artículo anterior, la justicia ratificó la tesis del atentado islamista. Hay que subrayar que entre las conclusiones de la justicia y la idea generalmente admitida por la opinión pública existe una contradicción en cuanto a dos puntos importantes. En primer lugar, el comando no estaba vinculado a Al Qaeda [6].
En segundo lugar, los atentados de Madrid no se cometieron como represalia por la participación de España en la invasión de Irak ya que los preparativos [de los atentados] tuvieron lugar con anterioridad.

- 2. La ETA: Al cabo de 30 años de terrorismo y de varios cientos de víctimas, la organización independentista vasca se consideraba ya moribunda como consecuencia de años de redadas policiales. Apareció, sin embargo, como el culpable habitual y fue condenada en los titulares de los diarios y de los noticieros de televisión antes de que los elementos que apuntaban hacia un atentado islamista cobraran la importancia que hizo que se desechara esta pista. El ascenso al poder de José Luís Zapatero, más favorable a la autonomía de las provincias españolas, pudiera ser el objetivo del atentado.

- 3. Los servicios secretos marroquíes: La mayoría de los inculpados son de nacionalidad marroquí. Las relaciones entre España y Marruecos han registrado episodios de alta tensión. El más reciente, en 2002, fue la disputa por la posesión de la isla Perejil en la que se implicaron tropas de ambos países. La caída de Aznar y el ascenso de Zapatero, considerado más conciliador y oportunamente enemistado con Estados Unidos, pudieran haber favorecido a Marruecos.

- 4. Un sector de los servicios secretos españoles favorable a los socialistas: La primera consecuencia espectacular de los atentados de Madrid fue el ascenso de Zapatero al poder, cuando los sondeos lo daban ampliamente como perdedor de las elecciones. Las sospechosas circunstancias en torno a la manera como se desarrollaron las investigaciones hacen pensar a algunos periodistas que el más alto personaje del Estado se encuentra detrás de ese crimen (aunque no llegó a esa función hasta 5 semanas después de los atentados).
Es a favor de esta tesis altamente subversiva que se inclina, aunque no abiertamente, Luís del Pino, una de las referencias de la investigación periodística sobre los atentados de Madrid, junto con el periodista del diario El Mundo Fernando Mugica [7].

- 5. Servicios secretos contrarios a la «coalición de los voluntarios» que intervino en Irak: La segunda consecuencia espectacular de los atentados fue la retirada de las tropas españolas que se encontraban en Irak, conforme a una promesa que Zapatero había hecho en el marco de una elección que realmente no esperaba ganar.
Esa retirada aparece como una derrota para la «coalición de los voluntarios», aunque posteriormente se verá que es más simbólica que otra cosa. Algunos investigadores sospechan por lo tanto de las potencias contrarias a esa coalición regida por la hegemonía estadounidense: la «vieja Europa» franco-alemana, Rusia o China [8].

- 6. Servicios secretos partidarios de la «guerra contra el terrorismo»: Estos pudieron haber obtenido apoyo de un sector del aparato del Estado español, por lo menos en el momento de orientar la investigación en otra dirección. Es sobre esta tesis, defendida también por el periodista Bruno Cardeñosa [9], que vamos a enfocar la continuación de este artículo, comenzando por la presentación de los indicios que vinculan los atentados de Madrid a Estados Unidos, país cuyo gobierno era el principal promotor de la doctrina de «guerra contra el terrorismo».

Los hechos: implicación de un servicio secreto militar

La mochila de Vallecas y las huellas digitales halladas en la camioneta Kangoo: pruebas acusatorias cuya falsificación por elementos del aparato del Estado sugiere la existencia de vínculos del otro lado del Atlántico

Un primer vínculo entre los atentados de Madrid y los de Estados Unidos aparece a fines de marzo de 2004 con una misteriosa foto de la mochila de Vallecas.

Se trata de la única imagen hasta ahora conocida del elemento central de la investigación, el mismo que ha sido objeto de tanta controversia. En la noche del 11 al 12 marzo de 2004 un agente de la policía científica se presentó en el lugar donde los especialistas en desmantelamiento de explosivos estaban desactivando la bomba de Vallecas.

El objetivo del agente era realizar un reportaje fotográfico a medida que se iba desmantelando el artefacto. Como la bomba no estaba desactivaba aún, el agente se mantuvo alejado, confió su cámara a uno de los especialistas antibombas y vio varios flashes. Al terminar la desactivación del artefacto, el agente quiso acercarse pero, para sorpresa suya, los especialistas antibombas le cerraron el paso. Posteriormente un alto funcionario de la policía le pidió que les entregara la película, de la que nunca más tuvo noticias [10].

Por lo tanto, en marzo de 2004 no se había publicado ninguna foto de la bomba de Vallecas. La nebulosa sobre aquel artefacto se hizo más densa a causa de las contradictorias explicaciones que difundieron los medios de prensa sobre las causas que habían impedido el estallido de aquella bomba. Se dijo que los terroristas habían olvidado activar la tarjeta SIM, después se afirmó que por error habían programado la explosión para las 7h30 de la noche en vez de las 7h30 de la mañana y también que la cantidad de electricidad proveniente del teléfono había sido insuficiente para desencadenar la explosión. Todas esas versiones fueron desmentidas posteriormente.

La explicación más absurda fue la que se dio para el arresto de Jamal Zougam, el único de los sospechosos que supuestamente pusieron las bombas que pudo ser encarcelado. Según esa explicación, el chasis del teléfono [encontrado en la mochila de Vallecas] estaba partido y el pedacito de plástico que le faltaba fue encontrado en la casa de Zougam.
En cuanto a la composición de la bomba, la mayoría de los medios hablaba entonces de un teléfono Motorola modelo Triumph, en vez del modelo Trium de Mitsubishi [11] que finalmente se menciona en la versión oficial.

El 30 de marzo la cadena estadounidense de televisión ABC News difundió la única foto de la bomba que se conoce hasta ahora, foto que retomaron todos los medios españoles sin hacer la menor pregunta. Aquella foto venía a llenar el vacío causado por la desaparición de la película fotográfica de la policía científica [española] y aportaba una nueva imagen de credibilidad a aquella prueba que parecía cada vez más turbia.

Pero la foto da lugar a nuevas interrogantes que todavía siguen sin respuesta. ¿Quién tomó esa foto? ¿En qué circunstancias? ¿Por qué apareció en Estados Unidos, lejos de los medios españoles que tan estrechamente venían siguiendo el caso? Intrigado, Luís del Pino interrogó a los corresponsales de la ABC en España, a quienes se atribuía la foto.
Pero éstos negaron haber sido los autores de aquella foto y precisaron que no sabían cómo la había conseguido la dirección estadounidense de la cadena [12].

El 6 de mayo de 2004 las miradas se vuelven nuevamente hacia Estados Unidos cuando la revista Newsweek revela que un abogado estadounidense, Brandon Mayfield, ha sido arrestado días antes en el Estado de Oregon. Sus huellas digitales habían aparecido en la envoltura de los detonadores encontrados en la camioneta Kangoo que supuestamente habían utilizado los terroristas. Durante todo el mes de mayo, y ante las dudas expresadas por el New York Times, la revista Newsweek mencionará diversas fuentes policiales que garantizan la validez de la prueba.

El 17 de mayo, «Un alto responsable del contraterrorismo estadounidense ha dicho a Newsweek que la identificación de las huellas digitales es irrefutable» [13]. El FBI había identificado la huella poco después del atentado, poniendo entonces a Mayfield bajo vigilancia. Fue el temor de una filtración hacia la prensa lo que llevó a la realización de un discreto arresto. Sin embargo, una sorpresa se produce el 20 de mayo cuando la policía española anuncia que ha identificado la huella como perteneciente a Ouhnane Daoud, un argelino residente en España.

Las autoridades estadounidenses toman nota y Mayfield es liberado ese mismo día con, cosa nada frecuente, excusas públicas del FBI y, posteriormente, una indemnización. El tal Daoud nunca ha sido encontrado, lo cual impide evaluar la validez de su identificación.

Resulta imposible dejar de observar lo oportuna que resultó la identificación de Daoud, un personaje que, después de haber sido pasado por alto durante los 2 meses posteriores a los atentados, es identificado precisamente en las semanas subsiguientes al arresto de Mayfield.

También resulta sospechoso el perfil de Mayfield. Abogado discreto y no muy activo, convertido al Islam, Mayfield había defendido en un caso de derecho familiar a un estadounidense que posteriormente resultó acusado de terrorismo. Pero lo más llamativo es su vínculo con el ejército estadounidense: Mayfield es oficial de la reserva después de haber pasado 8 años en filas, uno de ellos en una unidad de inteligencia [14].

Los dos indicios mencionados tienen que ver con las dos pruebas principales del caso: la mochila de Vallecas y la camioneta Kangoo. Antes de proseguir nuestra investigación, abramos un paréntesis para aportar algunos elementos de reflexión sobre algo que pudiera parecer una contradicción. Ya vimos lo insuficiente que resultan las supuestas pruebas de la investigación: la mochila de Vallecas, la camioneta Kangoo y también los testimonios, los datos telefónicos, etc.

El observador no puede menos que sorprenderse ante el hecho que los protagonistas –sean quiénes sean– puedan haber actuado con tanto amateurismo en cuanto a la fabricación de pistas falsas. Varios investigadores, entre ellos Luís del Pino [15], han propuesto como respuesta a esa paradoja la siguiente explicación: la mochila de Vallecas y las demás pruebas fueron fabricadas de forma precipitada porque «alguien» había previsto que la investigación se basaría en las dos bombas sin estallar encontradas en los trenes aquella mañana.

«Alguien» montó deliberadamente aquellas dos bombas de manera defectuosa y «alguien» incluyó en ellas indicios cuidadosamente escogidos que debían permitir que la policía construyera una investigación aparentemente sólida. Pero los dos artefactos estallaron inesperadamente mientras los expertos realizaban la desactivación, destruyendo así los indicios que «alguien» había incluido en ellos.

Para resolver este imprevisto, «alguien» se vio entonces obligado a improvisar las pruebas que ya conocemos, lo cual explicaría sus imperfecciones. La mochila de Vallecas aparece entonces en una comisaría y en un lote de efectos personales ya verificados anteriormente y que también debería haberse encontrado en la morgue, con los demás lotes de efectos personales. Al mismo tiempo, varios elementos que acusan a los islamistas aparecen en la camioneta Kangoo después de haber sido llevada ésta hasta la comisaría y después de varios registros anteriores durante los cuales no se había encontrado nada.

Las declaraciones que hicieron durante el juicio los expertos que neutralizaron una de ellas confirman esta hipótesis de las 2 «bombas falsas». Los expertos en desactivación de explosivos no encontraron el artefacto en el tren sino en el andén. Y, aunque un policía municipal declaró como testigo que había encontrado aquella mochila en un vagón y la había llevado hasta aquel lugar, es altamente improbable que alguien la dejase sin vigilancia y que los expertos la hayan «redescubierto» allí.
Lo más importante es que el aspecto mismo de la mochila que contenía la bomba les hizo dudar que pudiese venir del tren, ya que todos los objetos sacados de los vagones mostraban huellas de golpes, de humo, etc. [16]

Estos elementos sugieren que aquella mochila había sido puesta en el andén después de las explosiones, no que se encontraba en el tren como las otras bombas. Esta hipótesis parece ser una explicación plausible a la aparente contradicción entre lo poco convincentes que resultan los elementos de la investigación y la posible implicación de un servicio secreto.

Activación y naturaleza de los explosivos: ¿amateurismo o material militar?

Prosigamos nuestro análisis agregando dos elementos que confirman que los atentados de Madrid no fueron obra de una banda de delincuentes sino de organización de tipo militar. En primer lugar, todo indica que las 10 bombas fueron activadas por control remoto a través de sistemas de radiocomunicación, en vez de ser programadas de antemano mediante la función despertador de los teléfonos móviles, como se afirma en la versión oficial.

En efecto, 3 trenes estallaron mientras se encontraban parados en las estaciones de Atocha, El Pozo y Santa Eugenia; el cuarto tren estalló fuera de Atocha, mientras esperaba la salida del primer tren. A menos que veamos en ello una extraordinaria coincidencia, lo anterior permite deducir que los terroristas querían que las bombas estallaran dentro de las estaciones. Pero es extremadamente difícil obtener ese resultado mediante la simple programación previa de la hora de la explosión.

En primera, porque los teléfonos celulares supuestamente utilizados no permiten un manejo preciso del reloj y de la función de despertador: se pueden programar los minutos pero no los segundos. Y también porque los trenes de los suburbios no son rigurosamente puntuales. En este caso, varios de aquellos trenes circulaban con retraso aquel día.
El del Pozo, por ejemplo, tenía «un par de minutos de retraso» según la declaración de su conductor [17].

Por lo tanto, las explosiones no estaban programadas de antemano sino que fueron desencadenadas «en directo». Los medios de radiocomunicación que ello exige sugieren que se trató de una operación sofisticada, fuera del alcance de una banda de delincuentes de poca monta como la que se describe en la versión oficial.
Dicho esto, ¿por qué se quería que los trenes explotaran dentro de las estaciones? Posiblemente para que quedaran más fácil y discretamente accesibles, lo cual corroboraría la hipótesis de las dos «bombas falsas» introducidas después de las explosiones.

En segundo lugar, todo indica que las bombas se componían de explosivos de uso militar, explosivos «que cortan», no de dinamita como la que se usa en el trabajo de minería, «que muerde», como ya se demostró en el artículo. En la explicación que proporcionó al juez de instrucción, el jefe de los expertos en desactivación de bombas de Madrid menciona incluso el explosivo de uso militar C4 [18].
Recordemos de paso que la policía había interceptado precisamente ese tipo de explosivo en manos de los agentes estadounidenses que trataban de introducirlo discretamente en la cumbre del G8 de junio de 2007 [19].

El origen de la operación es por lo tanto de carácter militar, como confirma Salvador Ortega, pionero de la policía científica en España, entrevistado por Bruno Cardeñosa varios días después de los atentados.
Al ser interrogado sobre los aspectos no aclarados por la investigación en desarrollo, este especialista respondió que faltaban «algunos autores materiales y la cabeza pensante. Porque detrás de esos hechos está la participación de elementos muy sofisticados que sin dudas se encontraban bajo la dirección de alguien de los servicios de inteligencia y militar.
Porque fue además una operación muy costosa» [20].

CMX 2004: ¿simulacro o encubrimiento de la OTAN?

Después de haber demostrado que elementos no identificados del aparato del Estado falsificaron pruebas para orientar la investigación sobre una pista falsa y encubrir una operación de tipo militar, resulta lógico analizar la posibilidad de que los atentados de Madrid hayan sido cometidos por un servicio secreto militar.

Según el ex oficial de inteligencia del ejército estadounidense Eric H. May [21], «la manera más simple de hacer un atentado bajo bandera falsa consiste en organizar un ejercicio militar que simule exactamente el atentado que se quiere cometer» [22].
Al igual que los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos y los del 7 de julio de 2005 en Londres, los atentados de Madrid coincidieron con un simulacro de ataque terrorista [23]. Desde el día 4 de marzo hasta el día 10 del mismo mes de 2004, la OTAN estuvo realizando su ejercicio anual de gestión de crisis, llamado CMX 2004 [24], y el 11 de marzo las bombas de verdad estallaban en Madrid.

El escenario trazado aquel año por la alianza atlántica era precisamente un gran ataque terrorista de Al Qaeda en países occidentales. En España, participaron en el ejercicio la presidencia del gobierno, el ministerio de Defensa y el CNI (servicios secretos). Pero no se sabe si el ejercicio incluyó la realización de maniobras en la capital española ya que los datos sobre dichas maniobras son confidenciales.

En una de las pocas menciones de aquel simulacro aparecidas en la prensa, el diario español El Mundo escribía lo siguiente: «La similitud del ejemplo diseñado por la OTAN con lo sucedido en Madrid es escalofriante y ha impresionado a los diplomáticos, militares y servicios de Inteligencia que participaron en el simulacro apenas horas antes» [25]. Como los detalles del CMX son información clasificada, se ignora hasta donde llega esa similitud.

Partida precipitada de un equipo de la CIA

Otra coincidencia perturbadora es la escala realizada en España por uno de los aviones clandestinos de la CIA. Los vuelos secretos de la CIA se hicieron célebres durante el escándalo de los secuestros y de las prisiones secretas en Europa utilizados en el marco del programa estadounidenses de «restituciones extraordinarias» [26].

El Boeing 737 inmatriculado como N313P aterriza el 9 de marzo de 2004 en el aeropuerto de Palma, en la isla española de Mallorca, y parte el 12 de marzo, el día siguiente de los atentados de Madrid [27]. Este fue el más grande de todos los aviones utilizado en los vuelos secretos y se trata del principal avión citado en el informe del Consejo de Europa de 2006. Palma se describe en ese informe como una «plataforma de la CIA en el programa de restituciones» [28]

Periodistas del periódico local El Diario de Mallorca, premiados por su investigación sobre los vuelos secretos de la CIA, fueron invitados a los estudios de la Cadena SER, la estación de radio de mayor audiencia en España. A modo de conclusión de la entrevista, estos periodistas declararon «El 11 de marzo de 2004 el Boeing 737 de la CIA estaba en Palma. Al día siguiente partió precipitadamente porque modificó su hora de despegue. Había anunciado que salía para Suecia pero salió para Bagdad» [29].

¿Qué provocó aquel despegue precipitado sólo horas después del descubrimiento de la famosa mochila de Vallecas? Además de aquella precipitación, lo que llama la atención es la presencia misma del avión en territorio español en el preciso momento de los atentados de Madrid.
Según la comisión del Parlamento Europeo sobre los vuelos de la CIA, 125 vuelos secretos de la agencia de espionaje estadounidense aterrizaron en diferentes aeropuertos españoles entre el año 2001 y 2005 [30] (o sea, en unos 1500 días). Las escalas son generalmente de 1 o 2 días [31], la simultaneidad entre ambos hechos implica una coincidencia que merece atención.

La OTAN, sospechoso con graves antecedentes

En un país que desde el restablecimiento de la democracia ha sufrido varios intentos de golpes de Estado militares, no es posible que las fuerzas que añoran el franquismo hayan podido realizar una operación como los atentados de Madrid sin ser desenmascaradas de inmediato.
Pero sí es posible que un servicio secreto militar extranjero haya podido planear esa operación y, de ser necesario, haya logrado reclutar personal dentro de esa tendencia española, que se mantiene sensible al mito de la Reconquista.

En este punto, se hace indispensable retomar las referencias históricas. Al igual que en el resto de Europa occidental, una estructura secreta dirigida por la OTAN se implanta en la España de la posguerra [32] a pesar de que, precisamente debido a su régimen político, ese país no se incorporó a la alianza atlántica hasta 1982.

En su libro de referencia «Les Armées secrètes de l’OTAN»(Los ejércitos secretos de la OTAN) [33], el historiador suizo Daniele Ganser describe esas redes, calificadas como stay-behind (o sea, redes que podían ser activadas tras las líneas enemigas en caso de ocupación enemiga) y conocidas con el nombre genérico de la unidad italiana Gladio (nombre de la espada corta de los antiguos romanos).
Ganser dejó establecido esencialmente cómo esas redes cometieron atentados terroristas bajo bandera falsa en el marco de la «estrategia de la tensión».

El objetivo era justificar un fortalecimiento del aparato de seguridad y suscitar el miedo a los «rojos» para impedir así que los comunistas lograran alcanzar el poder por la vía democrática.
España desempeñaba «un papel crucial en el reclutamiento de los agentes del Gladio» y les servía además de refugio. Dio abrigo, por ejemplo, a Stefano Delle Chiaie, «el más conocido de los terroristas miembros de los ejércitos secretos que combatieron el comunismo en Europa y en el mundo durante la guerra fría», un individuo que tiene en su haber «al menos un millar de operaciones sangrientas, entre ellas alrededor 50 asesinatos».

La red actuaba «contra los militantes comunistas y anarquistas, sobre todo en el medio minero de Asturias y los nacionalistas catalanes y vascos» (aparece aquí el medio de las minas asturianas al que pertenece Emilio Trashorras, principal testigo de cargo contra El Chino y su banda así como colaborador de la policía).
El hombre de confianza de Franco, el almirante Carrero Blanco, gran arquitecto de los servicios secretos españoles, era «su oficial de enlace con la CIA», y su aparato de inteligencia «uno de los mejores aliados de la CIA en Europa» [34].

Aunque fueron concebidos para organizar la resistencia contra una invasión soviética, nada permite pensar que las redes stay-behind hayan sido desmanteladas después del derrumbe del bloque del Este.
El comando estadounidense en Europa (EuCom) y la OTAN mantienen además en España la base naval y de inteligencia de Rota y la base aérea de Morón. Y, finalmente, el comando sur de la OTAN estaba instalando en Madrid el cuartel general de sus tropas terrestres precisamente en el momento de los atentados [35].

Hay que señalar que los servicios secretos de la US Navy y de la US Air Force, respectivamente el NCIS y el OSI, gozaron durante el periodo que nos interesa de una sorprendente libertad de acción en territorio español.
En abril de 2002, José María Aznar y George W. Bush modificaron la convención bilateral de defensa entre España y Estados Unidos.

Esa modificación legalizó por vez primera la presencia en España de los servicios secretos estadounidenses anteriormente mencionados, dotándolos además de prerrogativas policíacas.
La redacción deliberadamente confusa de ese texto les otorgó un amplio margen de maniobra: «las autoridades competentes de los dos países tendrán que establecer las normas que regulen las acciones del NCIS y del OSI en España».

En febrero del año 2006 «el caso Pimienta» evidenció la ausencia de normas reguladoras. El NCIS había secuestrado en territorio español a Federico Pimienta, desertor de los Marines estadounidenses, acción que realizó sin el menor control por parte de las autoridades policiales o judiciales españolas. Sólo como consecuencia de la polémica que engendró esa violación flagrante de la soberanía española se procedió a la redacción de normas como «la acreditación previa de miembros del NCIS y del OSI por las autoridades españolas» y «la comunicación previa de toda operación a las autoridades españolas» [36].

La búsqueda del móvil

Si la OTAN estuviera implicada en atentados como los de Madrid, la decisión estratégica de recurrir a la acción secreta hubiese tenido que contar con el aval del Comité de Coordinación de los Aliados y presentar un objetivo preciso. La concepción táctica de cada operación, incluyendo la de Madrid, hubiera estado exclusivamente en manos de Estados Unidos y del Reino Unido, sin poner al tanto a los Aliados.

__________________________________________

JPEG - 21.7 KB

El general James L. Jones era el comandante supremo de la OTAN en 2004. Hoy es consejero de Seguridad Nacional del presidente de los Estados Unidos.
©OTAN

____________________________________________

En otras palabras, si los responsables de los servicios secretos aliados hubiesen dado su consentimiento para un montaje de la «guerra contra el terrorismo», el general James Jones (SACEUR) [37], el embajador Nicholas Burns (Estados Unidos) [38] y el embajador Peter Ricketts (Gran Bretaña) [39] pudieron haber decidido el ataque contra Madrid a espaldas del gobierno español, posiblemente requiriendo el concurso de elementos de aparato estatal español en la realización de la operación.

La decisión de recurrir al terrorismo tendría que haber estado vinculada a la estrategia general de la OTAN, no a intereses políticos, aunque es posible que intereses políticos inmediatos hayan podido falsear la evaluación de la pertinencia de una operación en particular.
Visto de ese ángulo, sería erróneo interpretar una implicación de los servicios secretos atlánticos en función de las elecciones legislativas españolas o de la elección presidencial estadounidense. Ello equivaldría a enfocarse en una cuestión secundaria dejando pasar por alto el elemento fundamental de la cuestión.

La OTAN se abstiene de intervenir en la vida política de los Estados miembros cuando todos los competidores políticos son favorables a los intereses de la alianza atlántica (como en el caso del Partido Popular y el Partido Socialista españoles y el del Partido Republicano y el Partido Demócrata estadounidenses). La visión de la OTAN es mucho más amplia.
Además, es erróneo considerar que para la alianza atlántica era negativo que el Partido Popular perdiera el poder en España (Aznar no había querido presentar nuevamente su candidatura) y que las tropas españolas se retirasen de Irak.

El gobierno socialista [español] es un socio privilegiado para los laboristas que ejercen el poder en el Reino Unido. Una semana después de su elección, Zapatero declaraba que su «prioridad absoluta era la lucha contra el terrorismo». Por otro lado, el contingente español en Irak sólo tenía el noveno lugar en materia de efectivos (1 300 hombres, o sea menos del 1% de las tropas de la coalición en ese país). Además, su retirada se vio compensada por una implicación más importante de España en Afganistán.

Numerosos autores españoles se han interrogado sobre las razones que llevaron a los terroristas, quienes quiera que fueren, a actuar durante las elecciones legislativas. [Esos autores] han resaltado la manera en que las reacciones de los diversos protagonistas estuvieron determinadas en función de los intereses de cada cual. Pero eso no nos proporciona información alguna sobre las intenciones de los terroristas.
Si la operación se hubiese realizado por orden de la OTAN, el contexto electoral permitiría reforzar la teoría del «choque de civilizaciones»: o sea, musulmanes no vinculados a Al Qaeda tratan de destruir la democracia y las instituciones occidentales. Esa fue precisamente la versión de los atentados de Madrid que adoptó la justicia española. La misma que adoptó la justicia británica sobre los atentados de Londres [40].

Si la decisión de poner en escena un terrorismo islámico fue adoptada por el Comité de Coordinación de los Aliados, esa decisión pudo aplicarse los días 15 y 20 de noviembre de 2003 en Estambul, el 11 de marzo de 2004 en Madrid y el 7 de julio en Londres [41]. Para tener validez, nuestra hipótesis debería explicar esos crímenes en conjunto.
¿Podían los objetivos que la OTAN se planteaba en aquel momento haber motivado ese tipo de intervención?

En 2004, la OTAN se encuentra en plena reorganización. Por un lado, parece en expansión: se prepara para la entrada de nuevos miembros; está implicada en la estabilización de Kosovo; garantiza la seguridad de la navegación en el Mediterráneo y en las aguas del cuerno de África; está desplegada en Afganistán y comienza a hacerlo en Irak; está conformando una Fuerza de Intervención Rápida capaz de defender sus intereses en cualquier lugar del planeta.
Pero por otro lado, la OTAN atraviesa una grave crisis: después de haber aportado en 2001, por primera vez en toda su historia, la asistencia de sus miembros a uno de ellos que había sido víctima, según los países miembros, de una agresión extranjera, ese mismo tema está siendo centro de graves divergencias en 2003.

Francia y Bélgica han negado que Irak pueda representar una amenaza terrorista para Estados Unidos, mientras que Turquía ha prohibido a Estados Unidos la utilización de su espacio aéreo y de las bases de la OTAN en territorio turco en el ataque contra Irak.

En pleno crecimiento, la OTAN se ve amenazada por un posible desmembramiento. Desunidos, sus miembros se implican en Irak «a la carta».
El único medio de reunificarlos consiste en iniciar nuevas acciones comunes en el marco de la «guerra contra el terrorismo».

Recrudecimiento del contraterrorismo entre los Aliados

En primer lugar, la OTAN refuerza su control sobre la población extendiendo a Europa las disposiciones de la Patriot Act. En la introducción de su libro La Fin de l’Etat de droit [En español, El fin del Estado de derecho. Nota del Traductor.], el sociólogo Jean-Claude Paye describe de la siguiente manera la reacción de la Unión Europea ante los atentados del 11 de marzo en Madrid:

«En ocasión de los atentados del 11 de marzo de 2004 en España han aparecido en nuestras pantallas de televisión una serie de especialistas del terrorismo que hacen una amalgama entre Al Qaeda, la ETA y diferentes tipos de refugiados políticos, haciendo así del “terrorismo” un término genérico que va a reemplazar al conjunto de situaciones concretas.

______________________________________

JPEG - 17.7 KB

Para el diario francés Le Monde, los atentados de Madrid demuestran que Al Qaeda amenaza Europa. El diario reedita en primera plana su consigna del 11 de septiembre de 2001: «Todos somos madrileños (edición del 13 de marzo de 2005).
________________________________________

Una de las medidas unánimemente reclamada para conjurar ese peligro multiforme fue la instauración inmediata de la orden de arresto europea. La orden de arresto europea permite la entrega casi automática, por un Estado miembro [de la UE], de una persona requerida por una autoridad judicial de otro Estado miembro. En relación con los procedimientos de extradición, la orden de arresto europea elimina todos los controles políticos y judiciales que tienen que ver con el fondo y con la legalidad del pedido presentado, así como las posibilidades legales de oponerse a dicho pedido.
O sea, el pedido de arresto se satisface de forma incondicional y es legitimado por los demás países, sin entrar a analizar la legalidad del mismo ni su conformidad con los principios de un Estado de derecho.

La orden de arresto europea debía entrar en vigor el 1º de enero de 2004. Aprobada a nivel de la Unión Europea y ya incorporada a la mayoría de las legislaciones nacionales, esta medida estaba tardando sin embargo en entrar en funcionamiento. Una de las primeras consecuencias de los atentados cometidos en Madrid el 11 de marzo fue el fin de la resistencia que aún se mantenía a la utilización de la orden de arresto europea así como el recrudecimiento de medidas incontrolables, adoptadas en el marco de la cooperación judicial y policial entre los países europeos.

Es de temer entonces una aceleración del proceso de suspensión de las garantías constitucionales, ya en marcha después del 11 de septiembre. Las primeras medidas en ese sentido tienen que ver con el fortalecimiento de la cooperación policial y judicial. Una “capacidad de inteligencia” tendrá como función el análisis de los datos de inteligencia proporcionados por los servicios secretos y los cuerpos policiales de los Estados miembros.

Se trata también de adoptar legislaciones que permitan que los investigadores de varios países puedan trabajar en equipos comunes y de ratificar una convención de ayuda mutua judicial en materia penal. También se prevé favorecer los intercambios de datos: huellas digitales y características biométricas.

El Consejo de Jefes de Estado y de gobierno también quiere llegar, antes de 2005, a la instauración de pasaportes y de documentos de identidad que contengan datos tales como la fotografía del iris del ojo y las huellas digitales. Las compañías aéreas también estarían obligadas a comunicar a las autoridades aduanales y policiales europeas un conjunto de informaciones sobre sus pasajeros. Esta medida ya estaba en funcionamiento, para proveer información a las autoridades americanas, en los vuelos transatlánticos.

Todas estas medidas, como los pasaportes o documentos de identidad que incluyen un chip electrónico con datos biométricos, están en discusión desde hace tiempo. Los atentados son simplemente una oportunidad para eliminar la resistencia ante esas medidas liberticidas. Pero si las aplicamos a los atentados de Madrid, la eficacia de esas medidas resulta altamente discutible ya que las personas arrestadas estaban viviendo en España desde mucho antes y no viajaban a través de fronteras.

Por lo tanto, no podían ser detectadas a través de esos medios. Sin embargo, esas medidas son perfectamente adecuadas para un manejo policial de las poblaciones. La organización Statewatch ha demostrado que entre las 57 medidas previstas por el Consejo de Jefes de Estado y de gobierno reunido los días 25 y 26 de marzo de 2004, hay 27 proposiciones que no tienen nada o muy poco que ver con el terrorismo.
El objetivo de esas disposiciones no es garantizar la vigilancia de determinados grupos sino la vigilancia sobre la población a través del control de las comunicaciones» [42].

Jean-Claude Paye demuestra que este control sobre la población se realiza para informar no sólo a las instituciones de los Estados miembros de la Unión Europea sino también a las autoridades estadounidenses. «El desarrollo de la cooperación transatlántica en el marco de la lucha contra el terrorismo revela el carácter orgánico del derecho penal en la formación de la estructura imperial.
La Unión Europea se somete a la hegemonía estadounidense en materia de organización del control de las poblaciones. En cuanto a Estados Unidos, sus exigencias tienen que ver más bien con la capacidad de sus instituciones policiales o judiciales para evadir las estructuras formales de los poderes ejecutivos y judiciales europeos.» [43]

La «guerra contra el terrorismo» se extiende a África

El general Jones, comandante supremo de la OTAN y además gran jefe de las fuerzas estadounidenses en Europa (EuCom), se da a la tarea de crear un comando ad hoc para las fuerzas estadounidenses en África (AfriCom). Para justificar ese despliegue, que inquieta a los africanos, Jones no pierde ocasión de denunciar el peligro terrorista en ese continente. Esa misma argumentación servirá para meter a la OTAN en África. Es importante observar que la extraña decisión del Tribunal Supremo de atribuir los atentados de Madrid a terroristas islámicos no vinculados a Al Qaeda favorece esa perspectiva ya que esos islamistas son originarios del norte de África.

Durante su gira africana de julio de 2003, el presidente Bush advirte: «No dejaremos que los terroristas amenacen a los pueblos africanos, ni que utilicen África como base para amenazar el mundo» [44]. Los responsables estadounidenses multiplican las declaraciones en las que afirman que Al Qaeda se ha implantado en el desierto del Sahel, lo cual ponen en duda numerosos observadores. A principios de marzo de 2004 es el comandante en jefe adjunto de las fuerzas estadounidenses en Europa (EuCom, que también supervisa África en ese momento) quien advierte que miembros de Al Qaeda están tratando de establecerse «en la parte norte de África, en el Sahel y el Magreb. Están buscando un santuario como en Afganistán, cuando los talibanes estaban en el poder.
Necesitan un lugar estable para equiparse, organizarse y reclutar nuevos miembros» [45].

Los días 23 y 24 de marzo de 2004 una reunión sin precedente de los jefes de los estados mayores de 8 países del norte de África y del Reino Unido tiene lugar en la sede del EuCom, en Stuttgart, por iniciativa de Estados Unidos. En aquel momento todas las miradas se dirigían hacia el norte de África, particularmente hacia Marruecos, donde el GICM (Grupo Islámico Combatiente Marroquí) es considerado sospechoso de encontrarse detrás de los atentados de Madrid.

Se decide la puesta en práctica del TSCTP (trans-saharian counterterrorism partnership), ambicioso plan de entrenamiento de los ejércitos africanos para la lucha antiterrorista por parte de Estados Unidos [46]. Estos planes de entrenamiento permiten a Estados Unidos establecerse en suelo africano dirigiendo discretamente los ejércitos locales. La selección de esta estrategia de despliegue responde a la necesidad de disminuir las pérdidas militares causadas por las invasiones de Afganistán e Irak.

Los atentados de Madrid se produjeron en el momento preciso para que Washington y Londres impusieran el TSCTP a esos 8 países africanos. Los atentados habían creado un clima de incertidumbre debido esencialmente a un rumor que anunciaba el próximo desembarco del ejército estadounidense en el norte de África, como en las invasiones de Afganistán y de Irak.
Varios periódicos españoles, argelinos y marroquíes alimentaban aquel rumor, que resultaría falso [47].

Por ejemplo, el importante diario español La Razón escribía el 21 de marzo de 2004: «Unidades de las fuerzas especiales estadounidenses y tropas militarizadas de la CIA se esperan en los próximos días en la región del Sahel (norte del Sahara). Participarán en la mayor operación antiterrorista realizada por Estados Unidos desde la guerra de Irak. Se prevé que los combates duren varias semanas. Los ejércitos de los países de la zona, que ya han aceptado abrir su espacio aéreo a la US Air Force, participarán en los combates bajo las órdenes de los estadounidenses (…)

El comienzo de la operación militar, decidido como consecuencia de los atentados de Madrid el 11 de marzo pudiera coincidir con (…) el 26 de marzo próximo» [48]. Este rumor de desembarco tiene toda la apariencia de una maniobra de intoxicación tendiente a forzar la mano a los dirigentes africanos sobre la cuestión del TSCTP.
La llegada de consejeros militares estadounidenses y británicos podía en efecto parecer a los dirigentes africanos un mal menor, comparada con un desembarco del ejército estadounidense en sus países.

En todo caso, la OTAN como tal no quiso implicarse en el TSCTP. Fue solamente a partir de 2005 que los Estados miembros aceptaron enviar tropas a África, en apoyo a las operaciones de la Unión Africana en Sudán y Somalia. Los atentados de Madrid, presentados como un castigo contra Aznar por su implicación en la guerra de Irak (lo cual fue desmentido mucho más tarde por la justicia), permitieron integrar indirectamente la guerra contra Irak a la «guerra contra el terrorismo» en lógica continuación a las mentiras que el secretario de Estado Colin Powell profiriera en su discurso ante el Consejo de Seguridad de la ONU [49].
En cuanto a la ola de atentados islámicos en Europa, esta se interrumpió con la operación frustrada en Barcelona, en enero de 2008 [50].

Conclusión

Al término de este análisis podemos afirmar que la decisión del Tribunal Supremo [español] no responde a la realidad sino a exigencias políticas. Elementos del aparato estatal español intervinieron para falsificar elementos probatorios y orientar la investigación hacia una pista prefabricada, la pista islamista. Los atentados fueron perpetrados por una organización militar que disponía de cómplices dentro del aparato del Estado.

La OTAN, cuyo pasado terroristas está fehacientemente demostrado, disponía del conocimiento, de los medios logísticos y tenía además un móvil para realizar esa operación. Si se abriera una nueva investigación judicial, el sospechoso principal debería ser la OTAN.

 

 

[1] «11 de marzo de 2004 en Madrid: ¿fue realmente un atentado islamista?», por Mathieu Miquel, Réseau Voltaire, 19 de octubre de 2009.

[2] La Manipulation: Madrid, 11 mars, por Jean Chalvidant, ediciones Cheminements, 2004. El autor ha presentado sus argumentos en su blog.

[3] Sitio de la revista Le Meilleur des mondes.

[4] «Los trucos de la Foundation for the Defense of Democraties», Red Voltaire, 18 de agosto de 2005.

[5] Cf. primer número de la revista.

[6] Veredicto de apelación del juicio sobre los atentados, páginas 581-582.

[7] Fernando Mugica, autor de unos 40 artículos intitulados «los huecos negros del 11 de marzo» publicados en el diario español El Mundo, es el precursor de la crítica de la versión oficial en la prensa. Aunque nunca se ha inclinado por una pista en particular, Mugica escribió el 11 de marzo de 2005 en su artículo intitulado «Las piedras de Pulgarcito»: «El trabajo de campo efectuado para un amigo, escritor de éxito, en torno a una posible novela me llevaron a investigar a finales del otoño de 2003 todos los datos que rodeaban a los atentados del 11-S en Estados Unidos (…) No voy a desvelar mis conclusiones sobre el 11-S, pero sí puedo afirmar que sin ese trabajo nunca hubieran surgido los agujeros [negros del 11 de marzo].»

[8] Ernesto Mila defiende esta tesis en su libro 11-M los perros del infierno (Pyre, 2004) donde ofrece además un testimonio desde dentro de los medios de extrema derecha sobre la estrategia de la tensión que se puso en práctica durante la guerra fría.

[9] Bruno Cardeñosa ha escrito también sobre las falsedades del 11 de septiembre, ver «Periodistas españoles afirman que ningún avión se estrelló en el Pentágono», por Sandro Cruz, Red Voltaire, 13 de septiembre de 2004.

[10] Testimonio de este agente de la policía científica durante el juicio, testigo protegido 17054, 3 de mayo de 2007.

[11] Así lo hizo el diario El País, en sus ediciones de los días 13, 14, 19 y 24 de marzo de 2004.

[12] «Historia de la mochila numero 13», por Luís del Pino, El Mundo, 19 de marzo de 2006.

[13] «An American Connection», por Michael Isikoff, Newsweek, 17 de mayo de 2004.

[14] Ibid. y «Arrest in Bombing Inquiry Was Rushed, Officials Say», por Sarah Kershaw y David Johnston, New York Times, 8 de mayo de 2004.

[15] Los enigmas del 11M, por Luís Del Pino, (Ediciones Libroslibres, 2006), capítulo 11 «Atando cabos».

[16] Testimonio de uno de los mineros durante el juicio, testigo protegido 54868, 19 de marzo de 2007.

[17] Acta de inculpación del juicio sobre los atentados, página 4.

[18] Acta de inculpación del juicio sobre los atentados, página 53.

[19] «La police allemande déjoue une tentative d’attentat états-unienne contre le G8», (La policía alemana neutraliza un atentado estadounidense contra la reunión G-8) Réseau Voltaire, 11 de junio de 2007.

[20] «11-M Claves de una conspiracion», por Bruno Cardeñosa (Espejo de tinta, 2004), página 123.

[21] Su retrato: «Capitaine Eric H. May», por Alan Miller, Réseau Voltaire, 9 de junio de 2009.

[22] «False Flag Prospects, 2008 – Top Three US Target Cities», por Eric H. May, Globalresearch.ca, 23 de febrero de 2008.

[23] «Londres: ¡la misma situación se desarrollaba simultáneamente en forma de ejercicio!» y «Ejercicios de simulación que facilitan atentados», Red Voltaire, 13 de julio y 13 de septiembre de 2005.

[24] Comunicado de prensa de la OTAN, 1º de marzo de 2004.

[25] «La OTAN simuló un atentado en Europa con 200 muertos», por Carlos Segovia, El Mundo, 14 de marzo de 2004.

[26] «La CIA “directement responsable” des “restitutions extraordinaires” de prisonniers en Europe, selon les députés européens», Réseau Voltaire, 14 de junio de 2006.

[27] «La investigación halla en los vuelos de la CIA decenas de ocupantes con estatus diplomático», por Andreu Manresa, El País, 15 de noviembre de 2005.

[28] Allégations de détentions secrètes et de transferts illégaux de détenus concernant des États membres du Conseil de l’Europe, informe del senador Dick Marty al Consejo de Europa, Réseau Voltaire, 12 de junio de 2006. Ver la parte intitulada «La “toile d’araignée” mondiale».

[29] «El Diario de Mallorca gana el premio Ortega y Gasset de periodismo», Cadena Ser, 12 de abril de 2006, la grabación de esta entrevista puede escucharse a través de Internet.

[30] «Un informe de la Eurocámara eleva a 125 los vuelos de la CIA que hicieron escala en España», El Mundo, 15 de junio de 2006.

[31] «La investigación halla en los vuelos de la CIA decenas de ocupantes con estatus diplomático», por Andreu Manresa, El País, 15 de noviembre de 2005.

[32] «Las redes estadounidenses de desestabilización y de injerencia», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 20 de julio de 2001.

[33] «Les Armées secrètes de l’OTAN», por Daniele Ganser (Demi-lune, 2007). Este libro está siendo publicado en forma seriada a través de la Red Voltaire.

[34] «Les Armées secrètes de l’OTAN», por Daniele Ganser (Demi-lune, 2007), capítulo 7.

[35] Sitio oficial del CC-Land-Madrid.

[36] «Defensa rechaza que los servicios secretos de EE UU actúen por su cuenta en suelo español», 16 de abril de 2006, y «España autorizará a los espías de EE UU a actuar bajo supervisión en territorio nacional», 18 de febrero de 2007, por Miguel González, El País. Es de notar que, durante el periodo 2004-08, Estados Unidos firmó numerosas convenciones con sus aliados para que los servicios secretos estadounidenses puedan actuar a sus anchas en dichos Estados. Ver, por ejemplo, en el caso de Francia: «Francia autoriza a los servicios de Estados Unidos a actuar en su territorio», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 19 de mayo de 2005.

[37] El general Jones, quien rechazó dos veces el puesto de secretario de Estado en la administración Bush, ha sido nombrado consejero de seguridad nacional de la administración Obama.

[38] El embajador Burns, actualmente en un semiretiro, es hoy en día centro de una polémica. Según una serie de documentos publicados por el movimiento Hamas, Burns fue uno de los principales organizadores del envenenamiento del presidente palestino Yaser Arafat.

[39] Peter Ricketts, ex presidente del Comité Conjunto de Inteligencia, ha sido nombrado secretario general del Foreign Office.

[40] «Attentats de Londres: le rapport officiel écarte la piste “Al Qaïda”», Réseau Voltaire, 10 de abril de 2006.

[41] «Londres vuelve a la “estrategia de la tensión”», por Thierry Meyssan; «Atentados de Londres: Rachid Aswat es un agente británico», Réseau Voltaire, 15 de julio de y 8 de septiembre de 2005.

[42] «La Fin de l’État de droit», por Jean-Claude Paye (La Dispute, 2004), desde la página 13 hasta la 15.

[43] Ibid, page 12.

[44] «Activisme militaire de Washington en Afrique», por Pierre Abramovici, Le Monde Diplomatique, julio de 2004.

[45] «Enquête sur l’étrange “Ben Laden du Sahara”», por Salima Mellah y Jean-Baptiste Rivoire, Le Monde Diplomatique, febrero de 2005.

[46] Presentación del TSCTP en el sitio web del comando de las fuerzas estadounidenses en África.

[47] Ver especialmente los artículos «Des soldats US dans le Sahel», por Lounés Guemache en el diario argelino Liberté, 17 de marzo de 2004; «EEUU lanza en el Sahara una gran operación antiterrorista tras los atentados del 11-M», por Pedro Canales, La Razón, 21 de marzo de 2004; «Les USA se préparent à mener une grande opération contre le terrorisme au sud du Sahara» en el diario marroquí Al Ahdath al Maghribiya, 22 de marzo de 2004.

[48] «EE UU lanza en el Sahara una gran operación antiterrorista tras los atentados del 11-M», por Pedro Canales, La Razón, 21 de marzo de 2004.

[49] «Discours de M. Powell au Conseil de sécurité de l’ONU» (Discurso de Colin Powell en la ONU), Réseau Voltaire, 11 de febrero de 2003.

[50] «De cómo los servicios secretos españoles de Zapatero impidieron una nueva ola de atentados de Al Qaeda-CIA en Europa», por Thierry Meyssan, Réseau Voltaire, 8 de febrero de 2008.

 

 

Vía: Redvoltaire

Memorias del Saqueo by Fernando Solanas (kAsA-tV)

Extraordinario documental que nos acerca el saqueo de Argentina por la oligarquía a través de la deuda y que sirve de forma paradigmática para ilustrar la actual situación de la UE; especialmente  para los paises más pobres de Europa.

(k.)

La “Patriot Act” y el fin del estado de derecho.

 

 

 

 

 

 

El Congreso de Estados Unidos aprobó este jueves la ampliación de la ‘Patriotic Act’, durante otro año ,la ley establecida por el Gobierno del ex presidente George Bush tras los atentados del 11-S para dotar de mayores capacidades al Estado en materia antiterrorista, a costa de un recorte en las libertades civiles ,entre ellos el fundamento de toda democracia el “habeas corpus”.

 

 

 

—————————————————————

 

EL fin de las soberanías y de las libertades en Europa: entrevista al sociólogo belga

 

Jean-Claude Paye: «Las leyes antiterroristas. Un acto constitutivo del Imperio»

 

por Silvia Cattori*

_____________________________________________________

 



 

 

 

 

 

Las leyes «antiterroristas» impuestas por EE.UU. han servido para establecer los fundamentos sobre los que se construye un nuevo orden del derecho, señala el sociólogo belga Jean-Claude Paye. Se aplican de ahora en adelante en todos los Estados europeos. Actualmente servicios secretos extranjeros pueden vigilar a cualquier ciudadano europeo en su propio país, puede ser calificado de “combatiente enemigo”, ser entregado a torturadores de la CIA y ser juzgado por comisiones militares estadounidenses.

 

 

 

——————————————————————————–

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Jean-Claude Paye y su libro publicado en francés: «La fin de l’État de droit» («La fin de l’État de droit»), Ediciones La Dispute, 2004. Su secundo libro: «The Global War on Liberty», ediciones Telos Press Publishing, 2007.

 

_____________________________________________________

 

 


_____________________________________________________

 




 

 

 

 

 

Silvia Cattori: Al leer sus dos obras: «La fin de l’État de droit. La lutte antiterroriste: de l’état d’exception à la dictature» y «Global War on Liberty» [La guerra global contra la libertad] [1] se comprende una cosa que los responsables políticos quieren ocultarnos: que todas las medidas adoptadas en el marco de la Ley Patriota [2] — presentadas como si tuvieran que ver con organizaciones terroristas – han sido generalizadas y afectan de hoy en adelante al conjunto de los ciudadanos. Cuesta comprender que los Estados europeos hayan podido aprobar el abandono de su orden legal y someter sus sociedades a esas leyes de excepción.

 

 

 

Jean-Claude Paye: No hay nada, efectivamente, en los acuerdos europeos de extradición, firmados en 2003, que impida que ciudadanos europeos sean llevados antes jurisdicciones de excepción de EE.UU. Hay que darse cuenta de que esos acuerdos, que legitiman esos tribunales de excepción, son el resultado de años de negociaciones secretas. No constituyen más que la punta del iceberg. Una parte del texto relativo a esos acuerdos se ha hecho visible porque debía ser ratificada por el Congreso de EE.UU.

 

 

 

Del lado europeo, no era necesario hacerlos ratificar por el Parlamento Europeo y los parlamentos de los Estados miembros no han tenido ninguna posibilidad de influir sobre el contenido de los acuerdos. Los que negocian en el ámbito europeo son simples funcionarios designados por los diversos Estados miembros.

 

 

 

Silvia Cattori: ¡Pero al firmar esos acuerdos, el Consejo Europeo ha precipitado a nuestros países a un universo kafkaiano! ¿Si esos acuerdos no han sido ratificados por el Parlamento Europeo por qué han sido aceptados?

 

 

 

Jean-Claude Paye: No han sido ratificados – el Parlamento Europeo tiene sólo una opinión consultiva – pero tienen fuerza legal. Es muy revelador de la estructura imperial que ha sido impuesta. Se puede ver que la única estructura estatal soberana que subsiste, es EE.UU. La Unión Europea, por ejemplo, es una estructura totalmente desintegrada.

 

 

 

Silvia Cattori: ¿A qué nivel tuvo lugar esta negociación?

 

 

 

Jean-Claude Paye: Al nivel de representantes del Consejo Europeo. Se trata de funcionarios que prácticamente no tienen que rendir cuentas. Son delegados permanentes a cargo de asuntos de policía y justicia, designados por los Estados miembros. Son funcionarios europeos o nacionales que se convierten en satélites del gobierno de EE.UU. Eso vale en el plano judicial, y también en el plano económico.

 

 

 

Silvia Cattori: Por lo tanto, la Unión Europea no se interesa por la protección de sus ciudadanos ¿Todo esto está fuera de su control?

 

 

 

Jean-Claude Paye: Sí, evidentemente. Ha sido construida de modo que todo esto está fuera de su control. Eso demuestra que la Unión Europea no es una alternativa al poder de EE.UU. Al contrario, está integrada en esa potencia imperial, no es más que un simple repetidor [3]

 

 

 

Antes del 11 de septiembre de 2001, EE.UU. negociaba de modo bilateral. Entonces, recelaba ante negociaciones con una entidad como la Europa de los quince porque siempre había un Estado miembro que no estaba de acuerdo. Con los atentados del 11 de septiembre, las cosas se aceleraron y simplificaron para EE.UU. Sigue negociando acuerdos bilaterales, pero ahora trata también directamente con la Unión Europea porque posee la relación de fuerzas necesaria para que sus exigencias sean aceptadas de entrada. Así fue durante los acuerdos respecto a los datos de vigilancia de los pasajes aéreos. Un primer acuerdo había sido firmado en 2004, después un segundo en 2006 y un tercero en 2007. Cada vez EE.UU. aumentó sus exigencias.

 

 

 

El acuerdo sobre los datos respecto a los viajeros que van a EE.UU. – que entró en vigor el 29 de julio de 2007 – es un buen ejemplo. En este acuerdo, los europeos despojaron de su sustancia a todas las protecciones legales, nacionales y europeas, que existen en cuanto a los datos personales. Son accesibles 72 horas antes del embarque. Las compañías aéreas deben transmitir el número de las tarjetas bancarias, el trayecto que se recorrerá en EE.UU. Este último tiene derecho a impedir el acceso a su territorio, tiene todos los derechos. Los ciudadanos extranjeros no son protegidos por las leyes de EE.UU. Durante las negociaciones, Washington ha concedido que se trataría a los europeos como a los ciudadanos de EE.UU., pero se trata de un privilegio concedido por el gobierno, que no tiene fuerza de la ley y que puede ser alterado por el poder ejecutivo.

 

Silvia Cattori: ¿Ya no hay nada que se oponga al establecimiento de un sistema policial?

 

Jean-Claude Paye: ¡Evidentemente! Los gobiernos europeos quieren realizar el mismo control de nuestras libertades. Las exigencias de EE.UU. les brindan la ocasión. Dicen: “Nos vemos obligados a aceptar las exigencias de EE.UU. porque si no las compañías europeas ya no podrán seguir aterrizando allá.” Se comportan como si los Estados europeos no tuvieran ningún medio de retorsión y no pudieran, por su parte, prohibir que las compañías de EE.UU. aterricen en Europa. En los hechos, quieren hacer lo mismo que el gobierno estadounidense. Y existe el proyecto de instaurar intercambios de información similares en el ámbito europeo.

 

Silvia Cattori: En Gran Bretaña, las leyes «antiterroristas» permiten procesar a toda persona que exprese puntos de vista considerados como susceptibles de “crear una atmósfera favorable al terrorismo.” ¿Pueden extenderse esas leyes igualmente a otros Estados?

 

Jean-Claude Paye: Sí. En Gran Bretaña, el gobierno Blair pudo criminalizar a través de la ley toda forma de oposición radical a su política exterior. En el continente, los Estados tratan de actuar a través de la jurisprudencia. Hubo un proceso muy interesante respecto a militantes y simpatizantes del DHKPC en Bélgica, una organización de oposición radical turca [4], que muestra como el poder trata de crear tribunales de excepción para introducir una jurisprudencia de excepción. Mediante la creación de esos tribunales, el poder trata de criminalizar toda forma de apoyo, aunque sea verbal, a grupos etiquetados como “terroristas” por EE.UU., inscritos luego en la lista europea de organizaciones “terroristas.”

 

Silvia Cattori: Resumiendo, ¿esas leyes “antiterroristas” establecidas después de los atentados del 11 de septiembre de 2001, sirven no sólo los objetivos del gobierno de Bush, sino también los de los gobiernos europeos?

 

Jean-Claude Paye: Las medidas de las que hablamos fueron establecidas antes del 11 de septiembre de 2001. La Ley Patriota reúne un conjunto de medidas que ya existían parcialmente. El objetivo de la Ley Patriota no fue solo imponer las medidas adoptadas, sino darles legitimidad. Lo que era aislado, disperso, está ahora reunido en una sola ley. Lo que otorga legitimidad a las medidas que son adoptadas.

 

Silvia Cattori: ¿Se puede deducir que EE.UU. precisaba de un gran atentado para imponer esta modificación del derecho penal?

 

Jean-Claude Paye:¡Es obvio! Hay que saber que la Ley Patriota, que fue presentada tres días después de los atentados, tiene 128 páginas. El sistema penal de EE.UU. es complejo, funciona por referencias. Eso quiere decir que una ley modifica el contenido de otras leyes penales. Si se toma el conjunto de esas modificaciones, eso corresponde a 350 páginas. Se necesita por los menos de un año para redactar un texto semejante.

 

En cuanto a la Unión Europea, no es menos caricaturesco. Las dos decisiones marco – la relativa a las organizaciones “terroristas” y aquella relativa a la orden de arresto europea – fueron presentadas una semana después de los atentados. También en este caso se trata de textos que estaban listos. Se esperaba la ocasión adecuada para aprobarlos.

 

Silvia Cattori: ¿Lo que quiere decir que Bush desde 2001, y Sarkozy ahora, pueden utilizar esos procedimientos de excepción para transformar en enemigos a quienes quieran?

 

Jean-Claude Paye: Cuando adoptaron esos textos, ya se tenía una buena idea de a dónde podían llevar. La lista de redes “terroristas” viene de la Unión Europea. Es establecida por un reglamento europeo de 2001. En mi libro “La fin de l’État de droit” [El fin del Estado de derecho], menciono el caso de un comunista filipino, José Maria Sison, refugiado político reconocido que había obtenido asilo político en Holanda. Inscrito en la lista “terrorista” de EE.UU., su nombre pasó a ser inscrito en la lista “terrorista” holandesa, El señor Sison descubrió luego que estaba inscrito en la lista “terrorista” cuando bloquearon sus cuentas y lo expulsaron del alojamiento social que le habían asignado. Posteriormente fue retirado de la lista holandesa pero como mientras tanto había sido inscrito sobre la lista europea del Consejo, el gobierno holandés se sirvió del pretexto de que el señor Sison figuraba sobre la lista “terrorista” europea, para mantener las disposiciones que no podía justificar.

 

Lo interesante del caso es que, el 11 de julio de 2007, la Corte Europea de Luxemburgo anuló la decisión del Consejo Europeo. Estipuló que no existían motivos para inscribir al señor Sison en la lista de “terrorismo” del Consejo que permite el bloqueo de cuentas.

 

El veredicto estipula claramente que la ausencia de “motivos pertinentes” y el no–respeto de los derechos de la defensa llevaron a la decisión de anular la decisión del Consejo Europeo.

 

Sin embargo, el 28 de agosto, la policía holandesa volvió a arrestar al señor Sison, violando la decisión de la Corte de Justicia.

 

Este caso es significativo de las relaciones actuales entre la Justicia – que es la última institución de resistencia contra la concentración de poderes en manos del ejecutivo – y la policía. Esto muestra que la policía hace lo que quiere, violando las decisiones de la justicia.

 

Silvia Cattori: Parecería que ha comenzado la primera transcripción sobre la lista “terrorista” francesa de los decretos promulgados recientemente por George Bush que criminalizan a las organizaciones e individuos que se oponen a la política actual en Iraq y en el Líbano. Una lista de nombre que podría ser publicada próximamente en conjunto por Francia y EE.UU. Cuando fue votado en enero de 2006 por el Parlamento en Francia el dispositivo legislativo relativo al blanqueo [5] nadie se imaginó que sería utilizado para atacar a oponentes políticos.

 

Jean-Claude Paye: En cada país, existe una lista interna de organizaciones “terroristas”. En general, se trata de la simple transcripción de la lista del Consejo Europeo, a la cual agregan elementos complementarios.

 

Me entero en lo que se refiere al Líbano. Parece que aquí han agregado elementos complementarios sobre elementos de la oposición política en el Líbano Sería interesante saber si esos elementos van a ser integrados a la lista del Consejo de Europa.

 

El que declara que alguien es “terrorista” no es un tribunal; es una simple autoridad administrativa que te inscribe, sin que haya ninguna explicación que justifique que se te haya puesto sobre esa lista “terrorista.”

 

Silvia Cattori: ¿Qué le inspira todo esto?

 

Jean-Claude Paye: Esto muestra que casi todos los poderes se concentran actualmente en manos del ejecutivo. Que el ejecutivo posee actualmente poderes judiciales. Es el poder ejecutivo el que decide que se puede tomar tal o cual medida en tu contra.

 

El ejemplo respecto a la oposición en el Líbano y el ejemplo de José Maria Sison, son exactamente lo mismo. Se trata de decisiones sin motivación. Con la salvedad de que, en el caso del Líbano, hay una extensión, ya que no basta con ser miembro de una organización que ha sido calificada de “terrorista” para ser incriminado, sino simplemente de tener contactos con sus miembros. Es una tendencia general que prevalece al nivel de la aplicación de las legislaciones “antiterroristas.”

 

Silvia Cattori: ¿Por lo tanto, el objetivo de la Ley Patriota y de otras leyes “antiterroristas,” es atacar las libertades fundamentales?

 

Jean-Claude Paye: Sí, el objetivo es suprimir las libertades fundamentales.

 

Silvia Cattori: Se habría podido esperar que todas las fuerzas políticas denunciaran esas normas de excepción. La izquierda, que se presenta como defensora de la justicia social, ¿no debiera movilizarse, exigir que se vuelva de inmediato al Estado de derecho?

 

Jean-Claude Paye: ¿La izquierda? ¿Qué izquierda? Mire a EE.UU. Los demócratas votan a favor de las leyes más liberticidas elaboradas por el partido republicano. La Ley de Comisiones Militares [MCA, por sus siglas en inglés], adoptada en 2006, fue votada por igual por una parte del partido demócrata, que, sin embargo, es mayoritario en la Cámara y que tenía la posibilidad de impedir que fuera aprobada esa ley.

 

Donde nosotros, es lo mismo. No se ve la diferencia con la derecha cuando la izquierda está en el poder, aparte de una aceleración, como es el caso con el presidente Sarkozy. Por ejemplo, en Francia, las primeras medidas de vigilancia de la Red, medidas de vigilancia global, fueron establecidas por el gobierno de Lionel Jospin.

 

El único poder que manifiesta una pequeña resistencia es el poder judicial. En EE.UU. hay decretos adoptados por el ejecutivo que son anulados. Por ejemplo, cuando la Corte de Casación en Bélgica anula por vicio de forma el juicio en apelación de militantes del DHKCP, es una resistencia al aparato judicial. El problema es que no hay ningún relevo en la sociedad civil. Esa ausencia de relevo se suma al silencio de los medios. No se puede esperar que una institución aislada pueda resistir durante mucho tiempo.

 

Silvia Cattori: Pero es un ataque contra la libertad de opinión que se extiende al mundo entero. Por lo tanto es fundamental que los partidos políticos se preocupen de esas desviaciones y que los ciudadanos sepan que esas nuevas leyes permiten, sobre la base de una simple sospecha, que se mantenga a cualquiera en la prisión sin acusación y sin proceso, que ya nadie está protegido por la ley, ¡que se trata de una arbitrariedad total! ¿Cómo se puede explicar que en los Foros Sociales, los “altermundialistas,” los responsables de Attac, no coloquen estos temas en el centro del debate?

 

Jean-Claude Paye: No hablan de eso. No quieren hablar. Eso toca problemas fundamentales. No quieren hablar de esos problemas porque deberían afrentar directamente al poder. Esas preocupaciones les son secundarias. Tampoco forman parte del programa de Attac. Hablan de la tasa Tobin, de cosas periféricas. Se está en una sociedad psicótica, una sociedad del no–enfrentamiento.

 

Los que defienden a los ciudadanos no son nunca los partidos que gobiernan. Cada vez que los partidos han aprobado medidas favorables a los ciudadanos, lo han hecho porque había una relación de fuerzas que los ha obligado a hacerlo. La democracia se conquista cada día, nunca es concedida.

 

Si se estudian y explican las leyes ªantiterroristasª se desvela exactamente la naturaleza del poder. No se puede hablar de poder democrático, se ve una sociedad que ya va en marcha hacia la dictadura. Se ve que cada nueva medida adoptada es peor que la precedente. Las cosas están muy claras. Pero se niegan a verlas tal como son.

 

El problema fundamental no es que el poder se transforme en dictadura, porque, como lo muestra la historia, un poder incontrolable se convierte siempre en dictadura. El problema fundamental de nuestra época es la abdicación de la gente ante ese proceso. Y eso constituye un fenómeno bastante nuevo. La gente abandona al poder y a la maquinaria económica sus libertades; y a última instancia, en vista de los problemas ecológicos y climáticos, su supervivencia como especie viva.

 

Silvia Cattori: ¿Desde cuando ha presentido que las cosas se desarrollaban en ese sentido, y que se prohibiría que se exprese la gente que critica el sistema político y mediático?

 

Jean-Claude Paye: Desde fines de los años noventa. En esa época ya se veía el establecimiento de este Estado policial. Pero las leyes establecidas en aquel entonces ya parecen casi democráticas en comparación con lo que vemos ahora. El proceso vive una fuerte aceleración.

 

Silvia Cattori: ¿Eso significa que la autoridad ejecutiva de EE.UU. ataca directamente los derechos fundamentales de los ciudadanos del mundo entero, entre ellos los de la Unión Europea?

 

Jean-Claude Paye: ¡Sí, evidentemente! Pero no se trata sólo del ejecutivo estadounidense, sino del conjunto de los ejecutivos del planeta entre los cuales existe una verdadera solidaridad contra sus poblaciones. Las prisiones secretas de la CIA son un buen ejemplo de ese proceso. [6] En el ámbito europeo, los gobiernos han sido directamente integrados en esta organización de la tortura. En el mejor de los casos, todo lo que se ha podido obtener de los gobiernos europeos es que se comporten como los tres pequeños simios; ciegos, sordos y mudos [7].

 

Silvia Cattori: ¿Qué va a pasar con los que están inscritos en esas listas “terroristas” que siguen siendo mantenidas en el secreto?

 

Jean-Claude Paye: Las listas “terroristas” no son todas secretas. En el ámbito europeo, sólo la lista “Europol” es secreta. Permite que se tomen medidas de vigilancia y el uso de técnicas especiales secretas de vigilancia y de investigación respecto a personas identificadas como “terroristas” [8].

 

La lista del Consejo Europeo permite que se tomen medidas financieras, como el bloqueo de cuentas bancarias. Todos esos elementos serán utilizados si la relación de fuerzas es favorable al poder existente. Lo primero que hay que hacer es revelar lo que sucede, difundir el máximo de informaciones y hacer que esas listas sean conocidas.

 

Silvia Cattori: ¿Todo esto no le sugiere alguna analogía?

 

Jean-Claude Paye: Sí, con el clima de los años treinta. Pero actualmente se establece una dictadura mundial. Una especie del “mejor de los mundos” y no un simple proceso de “fascistización.”

 

Silvia Cattori: Desde 2001, se secuestra a personas, se tortura a supuestos “terroristas” de origen árabe y de confesión musulmana. ¿Hay que esperar que mañana se castigue a los que denuncian esos abusos?

 

Jean-Claude Paye: El imperio necesita enemigos. Crea, inventa, a sus propios enemigos.

 

Lo primero que hay que hacer es sacar a la luz lo que está oculto [9] ¡Hay tantas leyes que permiten hacer cualquier cosa, cuando se quiera! Pero eso se hace en función de la resistencia inmediata de los interesados. Antes existía un marco legislativo que nos protegía. Ahora, pueden hacer cualquier cosa si tienen la capacidad de imponerla. Hoy en día, las cosas reposan sobre una simple relación de fuerzas.

 

Silvia Cattori: El señor Dick Marty [10], nombrado por el Consejo Europeo, ¿podrá obtener de la Unión Europea que anule esas listas ilegales?

 

Jean-Claude Paye:¡El informe que ha redactado el señor Dick Marty es muy importante! Su informe da en el blanco, se opone a la línea política de los gobiernos europeos. Pero, en realidad, el señor Marty no tiene ningún poder; su informe no ha podido cambiar nada porque va a contracorriente. Sin embargo, ese informe es esencial.

 

Silvia Cattori: Esas políticas que nos hablan de justicia y libertad; ¿no son más que aire, nada?

 

Jean-Claude Paye: Tenemos que ser lúcidos: mostrar las cosas tal como son. Los que hacen críticas y se limitan a decir: “Sí, hay que tener leyes antiterroristas, es necesario luchar contra el terrorismo, pero hay que evitar los abusos” no hacen otra cosa que legitimar el punto de vista del poder. Hay que mostrar que las leyes que tienen por objetivo la lucha contra el “terrorismo”, son en realidad leyes contra las poblaciones.

 

La última ley promulgada en EE.UU., la Ley de Comisiones Militares, es una ley constitucional de alcance mundial, como lo demuestro en mi último libro “Global war on Libertyª. El presidente de EE.UU. tiene la posibilitar de calificar de enemigo a todo ciudadano estadounidense o a todo nacional de un país con el cual EE.UU. no está en guerra. La gestión de las poblaciones, incluyendo a los ciudadanos estadounidenses, se convierte en un acto de guerra y ya no sólo en una acción policial.

 

Tomemos el ejemplo del Acuerdo Swift. Swift es una agencia belga que se ocupa de las transferencias financieras internacionales. Swift ha transmitido, desde 2001, todas las informaciones sobre las transacciones de sus clientes violando no sólo la legislación belga, sino la legislación europea [11]. Es el derecho de EE.UU. aplicado en Europa.

 

Todo lo que dice el gobierno estadounidense es del dominio de la fe. La tesis gubernamental sobre los atentados del 11 de septiembre, nadie puede creerla racionalmente. El informe de la Comisión no indica siquiera que se derrumbó una tercera torre. Es un informe psicótico en el cual el discurso del amo reemplaza a los hechos en sí. Un reciente sondeo Zogby muestra que la mayoría de los estadounidenses desea que se reabra la investigación. [12] Mientras que en Europa basta el hecho de posarse preguntas para ser estigmatizado.

 

Silvia Cattori: ¿Qué mecanismo subsiste para exigir el retorno a un Estado de derecho?

 

Jean-Claude Paye: Hay que dejar las cosas en claro. Hablar claro. Mostrar de qué se trata. Depende de la capacidad de resistencia de la gente.

 

La lucha “antiterrorista” es en realidad una guerra contra las libertades. Esa guerra contra las libertades es la primera etapa de una guerra contra las poblaciones. Y la Ley de Comisiones Militares es una ley penal que tiene un carácter mundial y que, de hecho, es un acto de soberanía imperial. Es una ley que confunde relación policial y relación de guerra. Es el establecimiento de una nueva forma de Estado mundial que, al integrar las funciones de policía y de guerra, lucha contra sus propias poblaciones.

 

Algo importante: esta ley se aplica en el ámbito mundial, da la posibilidad de EE.UU., no sólo de secuestrar, sino, sobre todo de hacerse entregar a cualquier ciudadano en el mundo, es decir a personas que ha calificado de “enemigos combatientes.”

 

Los acuerdos europeos de extradición con EE.UU. no se oponen a que las personas calificadas de “enemigos combatientes” puedan ser transferidos a EE.UU. Por lo tanto es una ley de alcance mundial. Es un Acta constitutiva del Imperio.

 

Actualmente, el derecho penal es constituyente. Eso ya ha existido en la historia de nuestras sociedades. El derecho penal ejerce un papel constituyente en los períodos de transición (por ejemplo al comienzo del capitalismo el derecho penal ha sido dominante).

 

Si el derecho penal es dominante actualmente, es porque se prepara una nueva forma de derecho de propiedad. Es lo que podría ser llamado el fin de “la propiedad de sí mismo”. El conjunto de nuestros datos personales ha dejado de pertenecernos. Pertenecen al Estado, e igualmente a las firmas privadas. La dominación del derecho penal prepara el establecimiento de ese futuro derecho privado.

 

Silvia Cattori: ¿La gente piensa generalmente que esas medidas no afectan más que a individuos determinados?

 

Jean-Claude Paye: Afectan a todo el mundo. Afectan a toda forma de resistencia. Un “terrorista” ha llegado a ser alguien que no quiere abandonar sus libertades al poder, alguien que quiere vivir.

 

Silvia Cattori: Desde este verano, EE.UU. consideran como sospechosos de “terrorismo” a los oponentes a su política en Iraq y en el Líbano [13]. El director de la agencia de prensa libanesa New Orient News, miembro de la Red Voltaire, ya figura. El gobierno de Bush habría exigido al gabinete Sarkozy, que transcriba al derecho francés las nuevas listas de oponentes políticos y que haga aparecer al periodista Thierry Meyssan, quien ya es personna non grata sobre el territorio de EE.UU. ¿Le sorprende este hecho?

 

Jean-Claude Paye: Yo no conocía la exigencia concreta de Bush respecto a Thierry Meyssan. Pero se trata de un contexto de simple relación de fuerzas en un momento determinado. Cuando se piensa en la histeria que así llamados “intelectuales” franceses han desarrollado y en los ataques que Thierry Meyssan ha sufrido en Francia desde la aparición de su libro sobre los atentados del 11 de septiembre [14] que osaba presentar las preguntas que había que hacerse, ya nada nos puede sorprender.

 

Mi trabajo muestra, que las disposiciones “antiterroristas” tienen por objeto atacar a los oponentes políticos así como a las poblaciones y no sólo a los “islamistas.” Por lo tanto uno no se puede sorprender fundamentalmente, si eso se comprueba, ante una posible inscripción de Thierry Meyssan en las listas “terroristas.” Sin embargo, eso indicaría que hemos pasado a una nueva etapa en la criminalización de la palabra opositora. Eso indicaría que el poder se siente perfectamente cómodo, al sacar a la luz pública objetivos que siempre ha negado hasta ahora.

 

¿Quién puede creer la tesis gubernamental sobre los atentados del 11 de septiembre? ¿Quién puede creer que una torre alcanzada por un avión caiga de modo controlado? El problema es que EE.UU. da todas las informaciones que permiten poner en duda su tesis, y la gente simula que lo cree. Nos hallamos ante un mecanismo perverso, en el cual el individuo, para no enfrentar lo Real, simula que cree lo inverosímil.

 

Silvia Cattori: A pesar de que Thierry Meyssan ha revelado hechos que habría que tomar en serio, sorprendentemente, los periodistas lo han puesto de vuelta y media.

 

Jean-Claude Paye: ¿A quién pertenecen esos periódicos que han difamado a Thierry Meyssan? Esos “periodistas” son personas que copian lo que les dicen que digan. ¿Conoce a muchos periodistas “oficiales” que verifiquen sus fuentes y que hagan un trabajo serio de investigación?

 

Silvia Cattori: Sus libros son importantes para todos los que defienden las libertades.

 

Jean-Claude Paye: He escrito esos libros porque creo que era necesario hacerlo. Cuando vi que se aprobaban esas leyes en Bélgica y por doquier en el mundo, todo iba en la misma dirección. Había que subrayar esa coherencia. Hay poca gente que haga ese trabajo. Yo soy prácticamente el único que trabaja de manera global. Todos esos datos no son recolectados. Debo recolectarlos, hacer el trabajo de los juristas y al mismo tiempo mi trabajo de sociólogo: poder pensar la nueva forma de organización del poder. Mis trabajos toman en cuenta los dos lados del Atlántico. Estudian no sólo las leyes antiterroristas sino todas las leyes de control social. Eso forma un todo.

 

Entrevista realizada el 30 de agosto de 2007.

 

 

——————————————————————————–

 

 

Notas

[1] “La fin de l’État de droit. La lutte antiterroriste: de l’état d’exception à la dictature.” La Dispute, Paris, 2004. Este libro fue publicado en italiano por Manifesto libri, en alemán por Rotpunktverlag.

 

“Global War on Libertyª. Éditions Telos Press, New York 2007. La traducción en turco aparecerá próximamente en IMGE, en español en HIRU, en holandés en EPO.

 

[2] 2) La Ley Patriota es definida como una “Ley para unir y reforzar EE.UU. suministrando los instrumentos apropiados para descubrir y contrarrestar el terrorismo.” Aprobada por el Congreso de EE.UU., fue firmada por George W. Bush, el 26 de octubre de 2001. Adoptada a título provisorio, este dispositivo de excepción expiraba el 31 de diciembre de 2005, pero fue prolongado por la Cámara de Representantes y se perenniza. De las dieciséis disposiciones de la Ley Patriota, asegurando un control generalizado de las poblaciones, catorce han sido convertidas en permanentes. Esa ley permite igualmente al gobierno de EE.UU. que detenga sin límite y sin acusación a todo ciudadano extranjero que sospeche de “terrorismo.”

 

[3] « L’OTAN: du Gladio aux vols secrets de la CIA », par Ossama Lotfy, Red Voltaire, 24 de abril 2007.

 

[4] Los juicios de primera instancia y de apelación fueron anulados por el Tribunal de Casación de Bruselas en junio de 2007. Este proceso recomienza en apelación el 13 de septiembre en Amberes.

 

[5] El capítulo VIII de la ley Nº 2006-64, publicada en el Diario Oficial del 24 de enero de 2006, estipula que toda persona moral o física que haya estado en relación con una persona inscrita en las listas europeas de sospechosos de financiamiento del terrorismo, por ejemplo (las cuales incluyen listas de oponentes a la política de EE.UU. en Iraq y en el Líbano) debe responder a toda pregunta relacionada con esa relación. En el caso de que disponga de recursos o de bienes cuyo origen no pueda justificar, será considerado, por defecto, como si los hubiera recibido en el marco de una actividad “terrorista.” Francia puede bloquear sus posesiones, mientras un juez antiterrorista puede hacerlo arrestar y encarcelar, luego procesarlo y tal vez condenarlo a 3 años de prisión y a 75.000 euros de multa.

 

[6] « La CIA possède des prisons secrètes en Europe », por D. E., Red Voltaire, 10 de noviembre de 2005.

 

[7] « L’Union européenne a autorisé par écrit les prisons secrètes de la CIA dès janvier 2003», Red Voltaire, 13 de diciembre de 2005.

 

[8] « L’Euro Patriot Act», Red Voltaire, 17 de noviembre de 2003.

 

[9] « La loi Ashcroft-Perben II » y « La France autorise l’action des services US sur son territoire», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 18 de febrero y 8 de marzo de 2004.

 

[10] « Faut-il combattre la tyrannie avec les instruments des tyrans?», par Dick Marty, Red Voltaire, 22 de marzo de 2007.

 

[11] «La CIA a contrôlé les transactions financières du monde entier via la société SWIFT», por Grégoire Seither: y «SWIFT: le Trésor états-unien au-dessus des lois européennes», Red Voltaire, 26 de junio y 29 de septiembre 2006.

 

[12] «La majorité des États-Uniens souhaite une enquête sur le rôle de MM. Bush et Cheney dans les attentats du 11/9», Red Voltaire , 7 de septiembre de 2007.

 

[13] La calificación de “terrorista” ha sido extendida por el presidente George W. Bush a los oponentes políticos por la Executive Order 13438— Blocking Property of Certain Persons Who Threaten Stabilization Efforts in Iraq (firmada el 17 de julio de 2007) y la Executive Order 13441—Blocking Property of Persons Undermining the Sovereignty of Lebanon or Its Democratic Processes and Institutions (firmada el 1 de agosto de 2007).

 

[14] “L’Effroyable imposture“, éd. Carnot, 2002. Reedición a mediados de junio de 2007.

 

Jean-Claude Paye: « Les lois anti-terroristes. Un Acte constitutif de l’Empire » [Las leyes antiterroristas. Un acto constitutivo del Imperio]

 

 

www.alaindebenoist.com/pdf/caso_de_urgencia.pdf

Tomado del

blog de lois:

loisdmuras

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pasarán más de mil años pero los asesiatos sionistas serán recordados.2009:1400 muertos en nuestra memoria. Descansen en paz

GAZA- 15/01/09 -La máquina de propaganda de Israel.- Las mentiras sobre Hamas que la comunidad internacional cree – Habla un sacerdote católico:Hamas no se esconde en las mezquitas -Bolivia rompe relaciones

 
 
 



Lo último:

Especial informativo: MASACRE EN GAZA

Bolivia rompe relaciones diplomáticas con Israel tras agresión a Gaza

 
15-01-2009

Diputado sionista propone usar la bomba atómica contra la Franja de Gaza

 
15-01-2009
La justicia internacional juzgará a los criminales

Los dirigentes israelíes van a pagar por el baño de sangre en Gaza

Gideon Levy
15-01-2009

Gaza: una moderna Fosa Ardeatina

Okrim Opina
15-01-2009
Vídeo

Venezuela con Palestina

Karen Méndez y Florencia Mújica
15-01-2009

Partidarios, apologistas y suministradores de armas

James Petras
15-01-2009
Diario de una madre palestina

Las puertas del infierno, la ventana del cielo

Leila El-Haddad
15-01-2009

La matanza de Gaza pone al régimen de Mubarak en graves apuros

Alberto Cruz
14-01-2009 
El último reto de Israel puede convertirse en un bumerán

El objetivo es Irán

Muriel Mirak-Weissbach
14-01-2009
Las fuerzas armadas israelíes bajo escrutinio

¿Está utilizando Israel armas experimentales en Gaza?

Jonathan Cook
14-01-2009

Mentiras y medios

Gaza, Hamas, Al Fatah

Votos, democracia y golpes de estado israelíes

Luis E. Sabini Fernández
14-01-2009

La tercera Intifada… ¿Es hora de luchar con piedras?

Dima Hamdan
14-01-2009
El grito de auxilio de una adolescente palestina

¿Yo también voy a morir?

Nour Kharma
14-01-2009

Carta de destacados judíos británicos sobre la guerra de Israel contra Gaza

 
14-01-2009

Tediosas comparaciones sobre Oriente Próximo

Robert Fisk
14-01-2009

Mentiras y medios
El funcionamiento de la maquinaria de propaganda israelí

James Zogby
14-01-2009

Unión Europea
¿Cuál es la responsabilidad del gobierno español y de la UE en el genocidio de Gaza?

Pascual Serrano
14-01-2009

¿Cuántas divisiones?

Uri Avnery
14-01-2009
Reservista del ejército israelí se niega a combatir a causa de las muertes de civiles en Gaza

Algunos aún tienen conciencia

Anshel Pfeffer
14-01-2009

LLaman a asesinar a Vittorio Arrigoni y Alberto Arce, voluntarios en Gaza del ISM

 
14-01-2009

La matanza de Gaza pone al régimen de Mubarak en graves apuros

Alberto Cruz
14-01-2009
Tel Aviv acaba de prohibir la participación en las elecciones de los partidos árabes israelíes

Un paso hacia el abismo

Olga Rodríguez
14-01-2009
Cifras de víctimas: 980 muertos, 4.400 heridos

Diario de la décimoctava jornada de la masacre israelí contra Gaza

Sameh A. Habeeb
14-01-2009

Los túneles de Gaza

Kathy Kelly
14-01-2009

Una guerra innecesaria

Jimmy Carter
13-01-2009

Gaza se hunde en un baño de sangre

Mohammed Fares Al Majdalawi
13-01-2009
Comunicado íntegro

Catorce catedráticos españoles de Derecho Penal califican de “genocidio planificado” el ataque de Israel a Gaza

 
13-01-2009
Entrevista con Adam Shapiro, fundador del Movimiento de Solidaridad Internacional

“La comparación más cercana de lo que ocurre es el Gueto de Varsovia”

Roberto Manríquez
13-01-2009

El Gernika de los palestinos

Sami Nair
13-01-2009
La guerra territorial de Gaza

Historia y “moral” de la limpieza étnica

Victoria Bunch
13-01-2009
Oficiales del ejército israelí reconocen ante la ONU que no salió ningún disparo del interior de la escuela de que bombardearon en Gaza

Al final resultó que la escuela solo era una escuela

Barak Ravid y Akiva Eldar
13-01-2009
Testimonio de médicos palestinos y noruegos

En Gaza se está usando un nuevo tipo de arma

Sophie Shihab
13-01-2009
Una chica de 14 años tiene una pregunta

¿Por qué?

Eyad el Sarraj
13-01-2009
Banderas venezolanas e imágenes de Hugo Chávez ondeaban esta semana en Cisjordania en las manifestaciones contra la guerra en Gaza

Hugo Chávez, nuevo héroe de los palestinos

Anna Pelegri
13-01-2009

La barbarie de Gaza

María Vacas Sentís
13-01-2009

El estado sionista utiliza francotiradores rusos en su ofensiva sobre Gaza

 
13-01-2009

Jordania retira al embajador de Israel en repudio a la masacre en Gaza

 
13-01-2009

Los hechos acerca de Hamas y la guerra contra Gaza

Norman Finkelstein
13-01-2009

Cultura
De Masacre y Resistencia

Misionaria Protectiva
13-01-2009

¡Niños de Gaza, escapad con los ángeles!

Suzanne Baroud
13-01-2009

La historia de Israel en citas citables

Mitch Cohen
13-01-2009
Altos militares y dirigentes israelíes admiten abiertamente la intención de cometer crímenes de guerra en Gaza

¿Quién salvará a Israel de sí mismo?

Mark LeVine
13-01-2009
En directo desde Gaza

Testimonio de Luisa Morgantini, diputada europea

Gaël De Santis
13-01-2009
Carta de un refugiado palestino al Presidente Chávez y al pueblo de Venezuela

«Usted me ha demostrado que todavía hay líderes que creen en los derechos de los pobres y los débiles»

Adil A. lebdeh de abu
13-01-2009
Cifra de víctimas: 920 muertos, 4.200 heridos

Diario de la décimoséptima jornada de la masacre israelí contra Gaza

Sameh A. Habeeb
13-01-2009
Diario de una madre palestina

Hablamos en silencio: resistimos juntos

Leila Al-Haddad
13-01-2009

¿Ayuda para Gaza?: armas

Iñaki Gil de San Vicente
13-01-2009
Historiadores e intelectuales judíos rechazan los métodos empleados por el Gobierno israelí contra los palestinos

Rebelión judía contra el ataque de Israel

Pere Rusiñol
12-01-2009

Las escuelas también agonizan en Gaza

Amir Ahmad y Ed Vulliamy
12-01-2009

Si Gaza sucumbe. . .

Sara Roy
12-01-2009

Hamas: defensa de la resistencia islámica

John Brown
12-01-2009

Tres propuestas simples a propósito del martirio de Gaza

Jean Bricmont · Diana Johnstone
12-01-2009

La victoria política de la resistencia palestina

Danielle Bleitrach
12-01-2009
Una canción por Gaza

“No sucumbiremos”

Michael Heart
12-01-2009
Cientos de miles de manifestantes llenaron las calles para protestar contra el gobierno israelí

El mundo se echa a la calle para denunciar el genocidio palestino

 
12-01-2009

Mentiras y medios
Cerrar Gaza a periodistas, inútil y contraproducente

Robert Fisk
12-01-2009

Unión Europea
Irlanda desoye a los irlandeses y financia el apartheid palestino en Gaza.

Alejandro Muñoz Mella
12-01-2009
El mando agresor anuncia una “intensificación” de los ataques en territorio palestino

Livni pide tiempo para seguir bombardeando

 
12-01-2009
Especial informativo: MASACRE EN GAZA

La tercera Intifada… ¿Es hora de luchar con piedras?

Dima Hamdan
14-01-2009
El grito de auxilio de una adolescente palestina

¿Yo también voy a morir?

Nour Kharma
14-01-2009

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU condena la agresión a Gaza

 
14-01-2009

¿Cuántas divisiones?

Uri Avnery
14-01-2009
Reservista del ejército israelí se niega a combatir a causa de las muertes de civiles en Gaza

Algunos aún tienen conciencia

Anshel Pfeffer
14-01-2009

LLaman a asesinar a Vittorio Arrigoni y Alberto Arce, voluntarios en Gaza del ISM

Maurizio Mateucci
14-01-2009
Tel Aviv acaba de prohibir la participación en las elecciones de los partidos árabes israelíes

Un paso hacia el abismo

Olga Rodríguez
14-01-2009

Una guerra innecesaria

Jimmy Carter
13-01-2009

¡Niños de Gaza, escapad con los ángeles!

Suzanne Baroud
13-01-2009 



En kasajuntoalrio:


 
 


“ 

 
 

 

¿Cuántas atrocidades, cuántos crímenes contra la humanidad, cuántos asesinatos del fascioterrorista gobierno israelí habrá de soportar la comunidad internacional? ¿Por que el gobierno español confraterniza con un gobierno asesino que incumple todas las resoluciones de la ONU?

 

 

España, la CE, los gobiernos occidentales y los de los paises musulmanes son colaboradores necesarios con el terrorismo sionazi israelí. Todos los que callan y permiten el genocidio son tan terroristas como los que conducen los carros de combate.Retirada del embajador español a consultas ya . Israel ha perdido toda la autoridad moral para hablar del holocausto nazi.

Los que lo padecieron se han convertido en los nuevos Hitler, Mengueles o Goebbels.

La comunidad internacional, España incluida, asiente,colabora, soporta, ayuda y no condena el terrorismo de estado del gobierno ultraconservador de israelí. ¿Hasta cuándo?

 

 

casajuntoalrio

 

. 

11 de marzo de 2004 en Madrid: ¿fue realmente un atentado islamista? por Mathieu Miquel Primera parte

JPEG - 36.7 KB
Titulares del diario español {El País}

 

Una serie de atentados enlutó Madrid hace cinco años. La justicia española concluyó que aquella operación, atribuida sucesivamente a la ETA y después a Al Qaeda, fue de inspiración islamista, aunque no vinculada con redes internacionales.

La prensa española, con el diario El Mundo a la cabeza, está poniendo hoy en entredicho esa conclusión, de evidente carácter político. Como en los casos de los atentados del 11 de septiembre en Estados Unidos, o los de Bali, Casablanca y Londres, veamos un análisis sobre la cuestión.

Ver segunda parte: «Atentados de Madrid: la pista atlantista».

192 muertos y 1 800 heridos. El atentado de Madrid constituye un verdadero trauma para la sociedad española, sobre todo porque la polémica sobre los verdaderos autores del atentado no ha terminado aún. El 11 de marzo de 2004, siendo alrededor de las 7 horas y 40 minutos de la mañana, diez bombas estallan en cuatro trenes en el espacio de unos pocos minutos. La fecha parece haber sido escogida cuidadosamente ya que los hechos se producen a sólo tres días de las elecciones generales a las que el Partido Popular (de derecha) del presidente saliente José María Aznar se presenta como favorito.

Las sospechas de la prensa y de la mayoría de los españoles se dirigen de inmediato hacia la ETA, el grupo nacionalista vasco, hacia el cual el presidente del gobierno saliente ha predicado una política de fuerza. Pero al producirse el arresto de un grupo de sospechosos marroquíes, la víspera de las elecciones, las sospechas de la opinión pública van a reorientarse hacia Al Qaeda.

El ataque pudiera ser una represalia por la participación de España en la guerra contra Irak, aunque las autopsias demuestran que no hubo ningún kamikaze. El posterior empecinamiento del gobierno de Aznar en condenar a la ETA es interpretado como el resultado de un cálculo electoral y la votación del 14 de marzo da la victoria al Partido Socialista de José Luís Zapatero. Tres semanas más tarde, el 3 de abril, 7 sospechosos magrebíes «se suicidan» al hacer estallar el apartamento en que se encontraban rodeados por la policía. La instrucción de la investigación durará más de dos años hasta que se abre el juicio por el atentado, en febrero de 2007.

La justicia confirma la tesis del atentado islamista pero los supuestos organizadores del atentado resultan absueltos. Sólo uno de los acusados es encontrado culpable de haber puesto bombas en los trenes y la mayoría de los 29 inculpados son condenados por ser miembros de grupos yihadistas, no por estar implicados en el atentado. El proceso de apelación confirma esa sentencia en julio de 2008.

En España, una intensa polémica se desarrolla aún sobre ese atentado, designado como «11-M». La prensa extranjera prácticamente se ha abstenido de reportar la polarización de los medios españoles en cuanto al tema [1]. Los dos principales diarios de España se oponen, en efecto, con rudeza al abordar los atentados del 11 de marzo.

Según El País (diario atlantista de centro izquierda), no existen dudas válidas sobre la tesis islamista, mientras que para El Mundo (periódico soberanista de centro derecha) la tesis islamista no es más que un montaje policial. El periodista más emblemático entre los defensores de esa opinión es sin dudas Luís del Pino, que trabaja para Libertad Digital, el primer diario numérico de España, y es además el autor de varios libros y documentales de TeleMadrid [2] sobre el tema. Otros medios, más dispuestos a tratar de desacreditar que a emprender un debate argumentado, califican la posición de Luís del Pino de teoría de la conspiración o de «consparanoia».

La división existe incluso entre los escépticos que se oponen a la tesis del atentado islamista. Algunos incriminan a la ETA mientras que otros sospechan de los servicios secretos, tanto de los españoles como de los extranjeros. Nuestro artículo no abordará el tema de los verdaderos autores del atentado sino que se limitará a demostrar que la versión oficial es falsa.

Como la justicia española ha avalado la tesis del atentado islamista, es esencial comenzar por la exposición de esa tesis. Por increíble que pueda parecer, las pruebas que supuestamente la confirman no resisten sin embargo el rigor de un análisis. Y el comportamiento sospechoso de ciertos elementos del aparato policial indica claramente la existencia de una voluntad de sabotear la investigación. Todas las informaciones expuestas en este artículo provienen de los medios españoles anteriormente citados y de los documentos judiciales oficiales, como el acta de inculpación, las audiencias del proceso y el veredicto.

La piste islamista

La tesis del atentado islamista es la conclusión final de una investigación que se desarrolló a partir de dos pistas. Expondremos aquí la marcha de esa investigación, poniendo énfasis en las pruebas aceptadas por la justicia española [3]. La primera pista de la investigación parte de una bomba que no estalló. Tres de las bombas depositadas en los trenes tenían un defecto y no estallaron. Se supo así rápidamente que las bombas estaban en bolsos de mano o en mochilas. En la mañana del 11 de marzo, los especialistas en explosivos neutralizaron dos de ellas mediante explosiones controladas.

Pero nadie reparó en la tercera mochila y ésta fue depositada junto a los objetos abandonados de las víctimas. Fue en el momento de inventariar dichos objetos que se descubrió la mochila que contenía la bomba, en la comisaría del barrio de Vallecas, durante la noche del 11 al 12 de marzo. Aquella bomba, conocida como «la mochila de Vallecas», se componía de 10 kilogramos de dinamita del tipo «Goma 2 Eco», metralla, un detonador y un teléfono celular (o móvil) que debía desencadenar la explosión a través de la función de despertador.

El teléfono contenía una tarjeta SIM que, al ser rastreada a través de la red de venta, permitió determinar dónde se había comercializado. El rastreo condujo a un establecimiento de Madrid especializado en la venta de artículos telefónicos, perteneciente a un marroquí, Jamal Zougam. Basándose en esos elementos, la policía arresta a Zougam, a dos de sus empleados y a dos indios que supuestamente habían vendido el teléfono. Estos arrestos tienen el 13 de marzo, víspera de las elecciones. Los medios anuncian los arrestos y dan amplia divulgación a las fotos de los sospechosos. En los días posteriores varios pasajeros del metro dicen haber visto a los detenidos en los trenes atacados. Finalmente, al cabo de varias semanas, la inconsistencia de los testimonios da lugar a la liberación de 4 de los 5 sospechosos. Zougam se mantiene en prisión ya que los testimonios en su contra parecen más sólidos.

La otra pista que sirve de punto de partida a la investigación son las revelaciones de Rafa Zouhier, un narcotraficante marroquí de poca monta, confidente de la Guardia Civil (la segunda fuerza policial de España [4]). A los pocos días del atentado este individuo dijo a la policía, en una conversación telefónica grabada, que abrigaba fuertes sospechas sobre un tal Jamal Ahmidan, alias El Chino. El Chino es otro traficante marroquí de poca monta y Zouhier lo había puesto en contacto con una banda de Asturias (región del norte de España) sospechosa de traficar, entre otras cosas, con explosivos originalmente destinados a la actividad minera.

Un miembro de aquella banda, Emilio Trashorras, confirma a la policía haber proporcionado al Chino explosivos del tipo Goma 2 Eco, afirmación corroborada por un joven gitano que participó en la transacción. Por otro lado, las comunicaciones entre varios miembros de la banda del Chino estaban siendo interceptadas en el marco de una investigación sobre tráfico de drogas, y las grabaciones confirman que aquellas personas habían viajado a Asturias.

Las dos pistas de la investigación conducen a personajes completamente diferentes. Por un lado, a Zougam, y por el otro, al Chino y su banda. No se descubre ningún vínculo personal entre ambos. La única conexión viene de 7 tarjetas SIM cuyos números aparecen durante el rastreo a través de la red de comercialización de teléfonos. Y vinculan al Chino porque el operador telefónico Amena declara que las tarjetas fueron puestas en funcionamiento por vez primera el día anterior al atentado y en la zona de cobertura de una antena que cubre la casa del Chino.

Al parecer, los explosivos se encontraban en aquella casa y la elaboración de las bombas se desarrolló en ese mismo lugar. Después de su activación, no se registró más actividad de las 7 tarjetas SIM, lo cual parece indicar que fueron utilizadas para hacer estallar las bombas. Se establece así el vínculo entre Zougam y la banda del Chino.

Cerca del mediodía del 3 de abril, o sea tres semanas después del atentado, la policía localiza finalmente la banda del Chino en un apartamento de Leganés, en las afueras de Madrid. Al descubrir la presencia de la policía, los sospechosos se niegan a rendirse y llegan a abrir fuego. Al caer el día, el GEO (Grupo Especial de Operaciones de la policía española) lanza un asalto para tratar de capturar a los miembros del comando terrorista. Los servicios de inteligencia advierten a la policía que los sospechosos rodeados han realizado varias llamadas telefónicas en las que anuncian que tienen intenciones de suicidarse. La policía fuerza la puerta del apartamento y se produce una explosión en la que mueren los 7 sospechosos y un policía del GEO.

Entre los escombros del apartamento aparecen explosivos del tipo Goma 2 Eco, algunos textos y un video reclamando la autoría del atentado, pero las personas que aparecen en el video no son identificables ya que portan máscaras. Al igual que El Chino, la mayoría de los 7 muertos son narcotraficantes de poca monta. Los demás son miembros de círculos islamistas radicales. La sentencia del juicio establece como conclusión que estas personas depositaron las bombas, con la participación de Zougam, y que planeaban cometer otros atentados en la región de Granada, donde habían alquilado un apartamento.

Cierto número de indicios secundarios corroboran las conclusiones de esa investigación. Entre ellos se menciona una furgoneta Renault Kangoo ya que se trató del primer elemento importante encontrado durante la investigación y su hallazgo provocó numerosas polémicas. Este vehículo se hallaba en el parqueo de la estación del metro de Alcalá, por donde pasaron todos los trenes que estallaron el 11 de marzo. Un conserje del barrio declaró que en la mañana del 11 de marzo había visto tres individuos sospechosos merodeando alrededor de la Kangoo. Estaban prácticamente enmascarados con bufandas y gorros y uno de ellos se dirigió hacia la estación del metro con un bolso.

Hacia el final de la mañana, la policía abre la furgoneta y la inspecciona. Dos perros entrenados en detección de explosivos verifican la Kangoo sin encontrar nada sospechoso. Al encontrarse en la lista de vehículos robados, la furgoneta es trasladada a una dependencia de la policía. Allí, después de una nueva inspección, aparecen en la furgoneta 7 detonadores, un fragmento de explosivo del tipo Goma 2 Eco envuelto debajo de un asiento y, lo más importante, un casete de audio con una grabación del Corán, que tendrá un impacto decisivo en la opinión público española. El veredicto del juicio concluye que el objetivo del comando terrorista era imponer la ley islámica en Europa mediante la fuerza y que el grupo se inspira en el ejemplo de Al Qaeda, sin estar por ello vinculado a esa organización [5].

Las grietas del veredicto

Acabamos de exponer aquí todas las pruebas importantes que sirvieron de basamento a la tesis del atentado islamista. Todas, sin embargo, están plagadas de elementos sospechosos, como veremos a reanalizarlas una por una. La prueba material fundamental es una de las bombas que no explotó el 11 de marzo: la que apareció en la mochila de Vallecas. Graves sospechas de falsificación existen, sin embargo, en cuanto a su composición así como en lo tocante a las circunstancias en que se produjo el hallazgo. En primer lugar, la bomba no explotó porque había un cable que simplemente no estaba conectado. El especialista en explosivos encargado de desactivarla declaró en el juicio que aquella «chapuza» no se correspondía con la complejidad del resto del dispositivo [6]. Existe, además, una diferencia esencial entre la composición de la bomba encontrada y las que sí estallaron.

La mochila de Vallecas contenía 640 gramos de tornillos y clavos que debían servir de metralla. Sin embargo, las autopsias revelaron que ninguna de las víctimas había sido alcanzada por proyectiles metálicos [7]. Y, según los policías que las manipularon, las dos bombas desactivadas en la mañana del 11 de marzo tampoco contenían ese tipo de proyectiles. ¿Qué motivó a los terroristas a poner metralla en una sola bomba? Y, finalmente, las circunstancias del hallazgo de la mochila de Vallecas son confusas.

Durante el juicio, los especialistas en explosivos explicaron que ellos habían registrado 4 veces todos los objetos abandonados en los vagones y certificaron que era imposible que la bomba encontrada estuviese entre ellos [8]. Su origen resulta más dudoso todavía debido a que los objetos abandonados entre los que fue encontrada aquella bomba fueron transportados 3 veces a lo largo de la jornada del 11 de marzo, no siempre bajo la mejor vigilancia [9] y acabaron en la comisaría de Vallecas, contrariamente a lo que había ordenado el juez.

Si se agrega a esto los testimonios contradictorios sobre el momento en que fue descubierta [10], el hecho que no se menciona la bomba en los inventarios de objetos abandonados [11]] y el hecho que no hay fotos de la bomba anteriores al momento en que fue desmantelada, la inconsistencia de dicha prueba resulta evidente. A pesar de lo anterior, el tribunal la utilizó como elemento clave al rendir su veredicto.

La investigación a través de la red de comercialización de teléfonos concluyó que la tarjeta SIM encontrada en la mochila de Vallecas había estado en venta en el establecimiento de Zougam. ¿En qué se basa la investigación para llegar a esa conclusión? Antes de su venta al consumidor en un establecimiento, las tarjetas SIM pasan generalmente por las manos de 3 o 4 intermediarios. Pero sólo los primeros intermediarios mencionan en sus facturas el número de identificación de cada tarjeta SIM vendida. Los siguientes sólo anotan la cantidad total de tarjetas SIM.

En este caso, no existe una factura que pruebe que la tarjeta SIM incriminada fue vendida a Zougam [12]. Lo único que permite llegar a esa conclusión es el testimonio de su proveedor, que dice recordar específicamente la venta de esa tarjeta SIM entre cientos de otras tarjetas. Aceptemos, sin embargo, ese elemento como prueba suficiente y sigamos examinando el curso de la investigación.

El hecho de haber vendido una tarjeta SIM no hace al vendedor responsable del posible uso delictivo que el comprador pueda darle a dicha tarjeta. Pero Zougam había aparecido como testigo en una investigación anterior sobre terroristas islamistas. Al parecer fue ése el único argumento que motivó su arresto el 13 de marzo, ya que ningún testigo lo había descrito ni lo había identificado antes de aquella fecha. Un reanálisis del comportamiento de Zougam hasta el momento de su arresto permite comprobar que al parecer cometió una serie de imprudencias realmente increíbles. Primeramente, utilizó una tarjeta SIM en venta en su propio establecimiento para confeccionar la bomba de Vallecas.

En segundo lugar, dejó esa tarjeta SIM en el teléfono a pesar de que ésta no era necesaria para el uso de la función de despertador. Y, en tercer lugar, prosiguió su actividad normal hasta el día de su arresto, en la tarde del 13 de marzo, a pesar de que toda España sabía desde el 12 de marzo por la mañana que la policía había desmantelado una de las bombas. A partir de aquel momento, Zougam tenía que saber que los investigadores tenían en su poder una tarjeta SIM que los conduciría hasta él. Pero no trató de esconderse ni huir. La incoherencia de ese comportamiento lleva a dudar de su culpabilidad.

Los medios dan amplia difusión a los arrestos del 13 de marzo y a las fotos de los sospechosos. Pasajeros de los trenes atacados se presentan espontáneamente para prestar testimonio sobre los sospechosos vistos en los trenes el 11 de marzo. Algunos de esos testimonios implican a Zougam y constituyen la única prueba de su implicación en el atentado. También se trata en este caso de una prueba increíblemente inconsistente, en relación con la gravedad de los hechos.

El primer problema reside en la difusión de la foto de Zougam a través de los medios, hecho que impide que los testimonios cumplan una regla fundamental: el recuerdo no debe estar influenciado por otras imágenes vistas después de los hechos. Por otro lado, algunos testimonios no concuerdan en cuanto al recorrido que supuestamente hizo Zougam en los trenes, se contradicen en lo tocante a su descripción, a cómo estaba vestido o afirman que depositó un bolso en un lugar donde no explotó ninguna bomba [13].

Finalmente el veredicto de octubre de 2007 sólo tiene en cuenta 3 testimonios que incriminan a Zougam [14]. En el juicio de apelación, en julio de 2008, la corte invalida uno de esos 3 testimonios ya que el testigo había prestado su declaración ante el juez de instrucción en vez de hacerlo ante el tribunal, al que ni siquiera fue convocado, lo cual impidió que la defensa de Zougam pudiera interrogarlo a pesar de las dudas existentes sobre su declaración. Por ejemplo, según ese testigo el sospechoso se bajó del tren, saliendo al andén, y después volvió al mismo vagón pasando por la puerta que comunicaba con el otro vagón, comportamiento extrañamente indiscreto tratándose de alguien que está poniendo bombas. Sólo quedan, por lo tanto, dos testimonios que acusan a Zougam y los dos provienen de dos amigas rumanas que viajaban juntas. La primera se presentó como testigo tres semanas después del atentado.

En aquel momento su descripción del sospechoso es muy somera: un individuo de 1 metro 80 de estatura, de complexión física media, que llevaba un bolso. Sin más detalles. Pero esa misma descripción se va precisando días después, cuando la policía le muestra una serie de fotos entre las que ella reconoce a Zougam: cabello hasta los hombros, nariz más bien gruesa, barba de chivo, labio inferior más grueso que el superior, etc. Es lícito preguntarse entonces si lo que está describiendo esta testigo no es más bien lo que ve en la foto en vez de lo que recuerda. También van cambiando sus declaraciones sobre otros detalles, como la posición del vagón en el tren. Al cabo de un año, la testigo recuerda que el sospechoso la empujó, justificando así por qué recordaba su rostro, y dice entonces por vez primera que ella misma viajaba con una amiga, que se convierte así en el segundo testigo acusatorio contra Zougam.

¿Por qué pasó todo ano sin que mencionara a la amiga que viajaba con ella? ¿Por qué esa otra testigo esperó un año antes de manifestarse? ¿Qué podía recordar aún esa nueva testigo al cabo de todo ese tiempo? ¿Puede considerarse su testimonio como independiente del de su amiga? Y es precisamente sobre la base de esos dos dudosos testimonios que se pronuncia la única condena por la ejecución material del atentado del 11 de marzo. Por su parte, Zougam negó siempre toda implicación en el atentado.

Todas las demás personas que supuestamente pusieron bombas perecieron el 3 de abril en la explosión del apartamento de Leganés, tres semanas después del atentado. Una importante consecuencia de la muerte de esas personas es que la investigación no reconstruyó el papel exacto de cada una de esas personas en la realización del atentado, concentrando entonces la atención en los inculpados. La justicia reconoce en su veredicto que se ignora cuáles de entre esas 7 personas se dedicaron a poner las bombas y dónde lo hicieron [15].

Lo anterior contrasta con el caso de Zougam, claramente acusado de haber puesto las bombas en el tren que explotó en la estación Santa Eugenia. Después de haber visto el trabajo que costó mantener el expediente de la acusación contra Zougam, se puede pensar que la ausencia de información [sobre las personas muertas en Leganés] resultó paradójicamente beneficiosa para los encargados de demostrar la culpabilidad de esos 7 sospechosos ya que evitó toda confrontación con la realidad. La investigación se enfocó entonces en demostrar que la muerte de aquellas personas en el apartamento de Leganés fue un suicidio, suicidio que fue utilizado como prueba del fanatismo de los sospechosos mientras que el descubrimiento de documentos que reclamaban la autoría del atentado entre las ruinas del apartamento era interpretado como una confesión póstuma.

Las circunstancias en que se descubre aquel apartamento, en momentos en que los 7 sospechosos se encontraban allí, siguen siendo confusas. Durante mucho tiempo, la policía habló de un tiroteo callejero entre varios de sus agentes y una banda de magrebíes. El incidente supuestamente desembocó en una persecución que llevó a la banda a refugiarse en el apartamento de Leganés [16]. Pero este episodio desaparece posteriormente del discurso oficial para dar paso a otra explicación.

Según ésta, la policía pasó revista a la lista de llamadas de un teléfono sospechoso de pertenecer al comando terrorista. Al llamar a uno de los números de esa lista, la policía entró en contacto con un propietario que afirmaba haberle alquilado un apartamento en Leganés a un grupo de árabes desde hacía un mes. Esa es la versión del descubrimiento del apartamento que se menciona en el veredicto, en el que se ignora totalmente el episodio de la persecución.

La policía rodea entonces el apartamento, en la tarde del 3 de abril. Hacia las 21 horas, el GEO emprende el asalto, de forma precipitada según los miembros de esa brigada [17]. Pero antes de lograr entrar, estalla el apartamento, causando la muerte de sus 7 ocupantes y de un miembro del GEO. Debido al estado de los cadáveres, se hace necesario recurrir a las huellas digitales o al ADN durante el proceso de identificación. La investigación concluye que se trata de un suicidio colectivo, pero el carácter suicida de la explosión no está tan claramente establecido como se afirma en el veredicto.

Antes del asalto del GEO y la explosión, los vecinos habían oído disparos, gritos e incluso cánticos en árabe provenientes del apartamento. Pero nadie pudo ver claramente a los sospechosos. Y no existen huellas ni registro alguno de los impactos de bala que deberían existir en en el lugar después del intercambio de disparos [18]. El argumento decisivo para sostener la tesis del suicidio es que los sospechosos supuestamente se comunicaron por teléfono con sus familias durante el asedio para despedirse de ellas. Durante el juicio, el único familiar citado como testigo de esas llamadas fue el hermano de uno de los 7 sospechosos, Abdenabi Kounjaa.

Este testigo declaró que no pudo reconocer la voz de su hermano durante la llamada, y que pensó que no era él [19], razón por la cual avisó de inmediato a la policía y no devolvió la llamada a su hermano para convencerlo de no suicidarse. Ese testimonio pone seriamente en duda la autenticidad de las llamadas, sobre si se tiene en cuenta que ningún otro familiar fue citado al juicio como testigo.

El expediente de la instrucción contiene 3 informes sucesivos sobre esas llamadas, pero no aporta mayores aclaraciones sobre el asunto. Cada informe contradice el anterior en numerosos aspectos: los teléfonos utilizados, la identidad de algunos destinatarios de las llamadas y la cantidad de llamadas realizadas a algunos destinatarios [20]. Tantas divergencias justifican las dudas en cuanto a la confiabilidad de tales datos.

¿Realmente se suicidaron los sospechosos? ¿Qué circunstancias determinaron la presencia de estos en aquel apartamento? El 3 de abril hacía ya 4 días que los medios venían anunciando que estaban siendo buscados y que sus fotos habían sido divulgadas. En ese contexto, reunirse todos en un apartamento de las afueras de Madrid, en vez de escapar cada uno por su lado, resultaba una gran imprudencia. Y ¿por qué esperarían aquellos criminales, que acababan de cometer un crimen masivo, a que la policía evacuara toda la vecindad antes de volar el apartamento? Las incoherencias no se terminan ahí. Quien se interese en los movimientos de los sospechosos entre el atentado y el momento del suicidio se enterará, por ejemplo, de que El Chino estuvo de fiesta con la familia de su mujer 8 días después del atentado, en la misma casa donde supuestamente confeccionó las bombas. El propio perfil de la mayoría de los miembros del comando no se corresponde con el islamismo radical que supuestamente los llevó a perpetrar la masacre y, posteriormente, al suicidio. Cuatro de ellos eran delincuentes de poca monta vinculados al medio del narcotráfico, poco compatible con el islamismo.

El Chino vivía con una española “de sangre”, que se vestía con ropa ligera, y el hijo de ambos iba a una escuela católica [21]. La muerte de aquellos 7 sospechosos permitió, en todo caso, reconstituir un escenario sin entrar demasiado en los detalles, y sin que los acusados pudieran contradecirlo. Por otra parte, periodistas que han tenido acceso al expediente de instrucción [22] ponen en duda el vínculo anteriormente mencionado entre los 7 suicidas y Zougam. Según esos periodistas, no hay en los documentos que proporcionó el operador telefónico Amena nada que indique que las 7 tarjetas SIM en cuestión hayan sido puestas en funcionamiento en la casa del Chino. La defensa mencionó ese problema durante el juicio sin que los empleados de Amena invitados a declarar como expertos pudieran responder a ello [23].

El último elemento importante a favor de la tesis del atentado islamista es la furgoneta Renault Kangoo. El veredicto establece que varios miembros del comando terrorista, sin precisar quiénes [24], utilizaron esa furgoneta para llegar con sus bombas hasta la estación del metro. Por lo tanto, el tribunal no tomó en cuenta el testimonio que prestara –durante el propio juicio– el instructor canino que participó en la inspección de ese vehículo.

Efectivamente, aunque el instructor canino reconoce que es posible que se haya pasado por alto el pequeño fragmento de explosivo, ese mismo especialista declara que la manipulación de bolsos con decenas de kilogramos de explosivos tendría que haber dejado un rastro de olor dentro del vehículo, rastro que su perro habría detectado [25]. Por otro lado, el conserje que llamó la atención de la policía hacia la furgoneta Kangoo declara que le pareció que los individuos eran europeos del este, y la empleada de la estación del metro que le vendió un billete a uno de los individuos afirma que éste hablaba sin acento extranjero [26]. En este punto, resulta nuevamente sorprendente el comportamiento de los sospechosos. ¿Por qué llamar la atención dirigiéndose a la vendedora con el rostro casi enmascarado en vez de comprar el billete en un expendedor automático? ¿Por qué correr riesgos utilizando un vehículo robado sin cambiarle las placas? ¿Y por qué abandonaron los terroristas ese vehículo, sobre todo dejando en él detonadores, explosivos y ropa? Según el acta de inculpación esa ropa contenía muestras del ADN de los sospechosos, pero el veredicto no tuvo esa prueba en cuenta.

Tantos aspectos no aclarados en las pruebas que la sostienen, hacen que la tesis del atentado islamista pierda toda credibilidad. Sobre todo si se tiene en cuenta que este artículo no los menciona todos. En su libro Les Dessous du Terrorisme [27], Gerhard Wisnewski demuestra por ejemplo la incoherencia de los diferentes reclamos islamistas de autoría del atentado. Al aceptar la tesis de la culpabilidad islamista, la justicia española estima de forma sorprendente que esas contradicciones no eran significativas.

La sombra la policía

¿Existen otros elementos que permitan confirmar la tesis del atentado islamista u orientar la investigación en otra dirección? El problema es que los elementos fundamentales de la investigación han sido objeto de negligencias que resultan cuando menos inquietantes. Primeramente, los vagones donde explotaron las bombas fueron destruidos sólo dos días después del atentado [28].

¿Qué necesidad había de deshacerse tan rápidamente de la «escena del crimen»? En 2006, un tren del metro que había sufrido un accidente en Valencia fue conservado 2 años debido a las necesidades de la investigación. La justicia reconoce en su veredicto que muchas dudas hubieran encontrado respuesta si los vagones se hubiesen conservado por más tiempo [29].

La más importante de esas dudas tiene que ver con la naturaleza del explosivo utilizado. El análisis de las sustancias químicas que se depositaron sobre los objetos que se encontraban cerca de las explosiones hubiera aportado la información fundamental de la investigación. Sin embargo, no se sabe aún con precisión qué fue lo que explotó en los trenes, como se reconoce en el veredicto [30]. Veamos por qué no fue posible determinar el tipo de explosivo utilizado. La primera negligencia está en la selección del servicio que realizó el análisis de las muestras. La responsabilidad de ese análisis fue puesta en manos de los especialistas en desactivación de bombas, cuyos laboratorios disponen solamente de medios rudimentarios para el análisis de sustancias explosivas. Según el procedimiento habitual es la policía científica la que hubiese tenido que garantizar esos análisis, precisamente porque dispone de medios mucho más avanzados.

Los resultados del análisis pericial son también muy imprecisos. El informe entregado al juez de instrucción señala la presencia de «componentes genéricos de dinamita» en las muestras. Pero no determina el tipo de dinamita, ¿Titadyne, Goma 2 Eco, Goma 2 EC? Más sorprendente aún, ni siquiera incluye la lista de los componentes químicos encontrados. Ante tanta imprecisión, el tribunal acabó ordenando un nuevo análisis pericial en el momento de la apertura del proceso, en 2007. Desgraciadamente, en el nuevo análisis pericial hubo que utilizar las muestras ya analizadas, al no poder recogerse nuevas muestras debido a la destrucción de los trenes, anteriormente mencionada. Los expertos se quejaron de la poca cantidad de muestras que había conservado la policía y de las graves negligencias que contaminaron aquellas muestras en el transcurso de los análisis anteriores [31]. Finalmente, sus conclusiones no arrojan más luz sobre el tipo de explosivo utilizado ya que en ellas aparece una lista de productos que no corresponde a ningún compuesto de dinamita [32]. Al final de todo ese proceso, se esperaba con especial interés el testimonio de la directora del laboratorio de los especialistas en desmantelamiento de bombas para que contestara a las preguntas sobre el trabajo que había entregado en marzo de 2004. Pero declaró que ella no disponía de los soportes de cromatografía en los que aparecen los elementos químicos [33], ni siquiera disponía de los documentos donde los había anotado durante la realización de su análisis [34]. Provocó sin embargo la sorpresa del tribunal al citar por vez primera el listado preciso de los compuestos químicos hallados explicando que nunca había entregado aquel listado porque nadie se lo había explícitamente [35].

La imprecisión del informe sobre el análisis había dado lugar a una polémica tan grande en toda España durante los 3 años transcurridos entre el atentado y el testimonio de la directora del laboratorio que su explicación es grotesca. ¿Qué crédito puede concederse a esa lista, mencionada únicamente al cabo de 3 años y que corresponde a la composición de la dinamita del tipo Goma 2 Eco?

Sobre la cuestión del explosivo, hay que agregar las dudas que provocó la declaración del jefe de los especialistas en desmantelamiento de bombas que supervisó las operaciones el 11 de marzo. Al ver los daños que habían provocado las bombas, este jefe de especialistas declaró que el visible desgarramiento de las estructuras de los vagones era característico de explosivos de alto poder, de tipo militar, y no de dinamita [36].

Hay que recordar que ciertos explosivos militares no dejan rastros químicos en el lugar de la explosión, lo cual los hace muy difíciles de detectar. Otra fuente de duda es el emplazamiento de las bombas reconstituido en el acta de inculpación [37]. Según ese documento, la mayoría de los bolsos –que contenían 10 kilogramos de explosivo– no estaban escondidos sino que, por ejemplo, habían sido dejados entre dos asientos situados frente a frente cerca de la ventanilla, o en el portaequipaje, o al lado del cesto de basura, o debajo de un asiento plegable (que debería estar cerrado). Sólo una bomba estaba escondida debajo de un asiento no plegable.

¿Por qué los terroristas no trataron de esconder mejor los bolsos? ¿Y cómo es posible que bolsos tan pesados, abandonados en lugares tan visibles, no llamaran la atención de los pasajeros? Para dar respuesta a esas preguntas varios periodistas emitieron la hipótesis de que las bombas fueran de mucho menor tamaño confeccionadas no con dinamita sino con explosivos de alto poder [38]. La dinamita del tipo Goma 2 Eco encontrada en la furgoneta Kangoo, en la mochila de Vallecas y en el apartamento de Leganés no prueba que ese mismo explosivo fuese utilizado para hacer estrellar los trenes. Las sospechas que pesan sobre esas pruebas hacen pensar que se trataba de elementos destinados a desviar la atención de la escena del crimen, o sea de los trenes. Un último ejemplo de negligencia: las grabaciones de las conversaciones entre las patrullas de la policía hubieran permitido aclarar el asunto de la persecución que supuestamente tuvo lugar en Leganés. Pero cuando el juez de instrucción pidió esas grabaciones, la policía respondió que no habían sido conservadas [39].

Más grave que las negligencias es la existencia de fuertes sospechas de falsificación de diferentes elementos de la investigación. Ya mencionamos la mochila de Vallecas, la furgoneta Kangoo y las llamadas telefónicas de adiós de los suicidados de Leganés. Pero existen otros elementos cuya falsificación es tan evidente que el veredicto ni siquiera los tuvo en cuenta, como por ejemplo las conversaciones telefónicas de Rabei Osman, un egipcio que residía en Italia. La policía italiana grabó y tradujo sus conversaciones en 2004, y en una de ellas este individuo supuestamente se atribuía la organización del atentado.

Durante el juicio, nuevas traducidas solicitadas por la defensa mostraron que las frases en las que Osman se atribuía el atentado fueron simplemente inventadas por los traductores italianos [40].

La justicia española se vio por lo tanto obligada a absolverlo de todo vínculo con el atentado, cuando este hombre había sido presentado como el cerebro del grupo islamista. En el veredicto no se designa por lo tanto el organizador del atentado, lo cual provocó la indignación de las asociaciones de víctimas, que presentaron una apelación.

Pero la más notoria falsificación de la investigación es un vehículo Skoda Fabia que la policía encontró cerca de la estación del metro de Alcalá, a 20 metros del lugar donde se encontraba la furgoneta Kangoo. Ese descubrimiento se produjo el 13 de junio de 2004, o sea 3 meses después del atentado. Este segundo vehículo permite reforzar la tesis de que los 7 u 8 terroristas llegaron a Alcalá en auto y también presenta rastros del ADN de uno de los muertos de Leganés. Sin embargo, numerosos observadores dudan que un vehículo estacionado tan cerca de la furgoneta Kangoo haya podido pasar inadvertido durante 3 meses, más aún teniendo en cuenta que su número de inmatriculación ni siquiera figura en los registros recogidos el 11 de marzo.

Esa prueba se mantiene por lo tanto en el limbo hasta junio de 2005, cuando la policía entrega al juez de instrucción el testimonio de un preso chileno. Este individuo dice haber robado el Skoda y haberlo vendido posteriormente a uno de los muertos de Leganés, en octubre de 2003. Pero esta prueba se ve desacreditada nuevamente en marzo de 2006, cuando un periodista del diario El Mundo da a conocer el testimonio de un vigilante de un barrio de Madrid donde el Skoda fue abandonado en noviembre de 2003. Según este nuevo testigo, el vehículo estuvo durante 3 semanas en estacionamiento indebido y recibió numerosas contravenciones, hasta que desapareció.

Al verificar ese testimonio a través de los registros de contravenciones, se pudo comprobar que aquel vehículo estaba implicado en varios delitos, como robos callejeros. Esos delitos habían sido cometidos entre septiembre y octubre de 2003, periodo durante el cual se suponía que estaba en posesión del chileno. Pero hasta entonces la policía, al igual que el chileno, había ocultado totalmente aquellos hechos al juez de instrucción. Cuando quiso interrogar nuevamente al preso sudamericano, el juez se enteró de que éste había sido extraditado a Chile sin que nadie se lo comunicara. A todas estas contradicciones hay que agregar la incoherencia del comportamiento de los terroristas. Para ir a cometer uno de los peores atentados que nunca se hayan visto en Europa no se les ocurrió nada mejor que utilizar un auto robado, implicado en toda una serie de delitos, que había permanecido abandonado en la calle durante un tiempo, que tenía varias contravenciones, y ni siquiera se les ocurrió cambiarle las placas de inmatriculación.

El tribunal no tuvo por lo tanto más remedio que descartar el Skoda de la lista de elementos de prueba del veredicto [41]. Por otra parte, el ADN encontrado en aquella prueba probablemente falsificada hace surgir dudas en cuanto a los rastros de ADN encontrados en la ropa tan «oportunamente» abandonada por los sospechosos en este caso.

Citemos, para terminar, algunos ejemplos de sospechas de falsificación de testimonios. Emilio Trashorras afirmó que la policía le había pedido que inventara el episodio según el cual fue él quien proporcionó los explosivos al Chino [42]. Este testigo pensaba que gozaría de la condición de testigo protegido y que no tendría más problemas con la justicia.

Por su parte, el testigo Hassan Serroukh declaró ante el juez de instrucción que su declaración ante la policía había sido falsificada. Aquel testimonio describía a Zougam como un fanático religioso, cosa que Serroukh dice no haber mencionado nunca [43].

Negligencias, sospechas de falsificación, son numerosas las actuaciones sospechosas de parte de elementos policiales que aparecen en la investigación posterior al atentado. Pero las sospechas se acentúan todavía más al examinar la preparación del atentado presentada en el veredicto. Dos actores claves del atentado son confidentes de las fuerzas de seguridad [44]. El primero, Zouhier, puso al comando terrorista en contacto con un traficante de explosivos. La investigación reveló que la Guardia Civil, que controlaba a este confidente, lo llamó los dos días antes del atentado.

El segundo, Trashorras, es nada menos que el propio traficante de explosivos. Este sostuvo varias conversaciones telefónicas con su contacto en la policía el día antes, el día después y dos días después de haber puesto los explosivos en manos del Chino. Pero el policía asegura que Trashorras no le dijo nada de aquello. Por otro lado, los teléfonos móviles utilizados en la confección de las bombas fueron desbloqueados en un establecimiento perteneciente a un policía de origen sirio, Maussili Kalaji [45].

¡Qué coincidencia que todos estos colaboradores de los terroristas hayan estado vinculados a la policía! Y sobre todo, qué «suerte» que ninguno de ellos los denunciara antes de que cometieran el crimen. Al parecer, los terroristas también tuvieron suerte en lo tocante a la vigilancia de que eran objeto por parte de la policía. Según consta en documentos policiales, desde enero del año 2003 la policía venía vigilando estrechamente un grupo islamista del que formaban parte varios de los terroristas que morirían en Leganés.

En suma, aquel grupo estuvo bajo seguimiento durante 81 jornadas regularmente distribuidas entre enero de 2003 y febrero de 2004. Esa vigilancia parece haberse intensificado durante la primera quincena de febrero de 2004, pero cesa bruscamente el día 17 de febrero, o sea 11 días antes de la operación de entrega de los explosivos, y 24 días antes del atentado [46]. La misma buena suerte acompañará a los dos cómplices del comando terrorista cuyas conversaciones telefónicas estaban siendo interceptadas en el marco de una investigación sobre tráfico de drogas. Las escuchas se suspenden bruscamente el 12 de marzo, el día siguiente del atentado [47]. Veamos un primer ejemplo en el que la silueta de la policía se dibuja detrás de los terroristas.

Después de la explosión del apartamento de Leganés, varios documentos sobre la ETA aparecen entre las ruinas. Se supo posteriormente que esos documentos provenían del apartamento vecino, parcialmente destruido. Aquel otro apartamento estaba ocupado por un policía que, otra coincidencia más, se dedicaba a la lucha antiterrorista [48].

Todos estos comportamientos sospechosos, antes y después del atentado, vinculados a la evidente inconsistencia de la pista islamista, hacen pensar que los verdaderos culpables se encuentran bajo la protección del aparato del Estado. Hay que resaltar, sin embargo, que únicamente una reapertura de la investigación permitirá saber si esas sospechas tienen fundamento. Al revelar testimonios que echan por tierra la versión oficial y al absolver a los presuntos organizadores, el juicio no ha hecho más que confirmar la extrema fragilidad de la tesis del atentado islamista.

En todo caso, en el contexto político, el tribunal no trató de establecer con precisión los hechos. Tenía que confirmar que las acusaciones de José María Aznar contra la ETA eran infundadas, como ya había decidido el más amplio de los jurados populares, los electores. El tribunal tenía además que confirmar que las acusaciones de los neoconservadores en contra de Al Qaeda eran también infundadas, cosa que ya había decidido el nuevo gobierno de José Luís Zapatero.

El tribunal señaló que los primeros indicios habían sido falsificados para acusar calumniosamente a la organización vasca ETA, pero no quiso ir más allá en cuanto a las manipulaciones a las que dedicaron ciertos elementos de la policía. Prefirió, de forma nada sorprendente, contentarse con la hipótesis que le era presentada y que era la única que podía restablecer la calma en la sociedad: la hipótesis de la responsabilidad islamista sin vínculo con Al Qaeda.

 

 

 

 

Documentos adjuntos

 
 

Otros documentos
- Auto de procesamiento del 11-M (Pdf en cuatro partes de unos 50 Mgb cada una)
Parte I
Parte II
Parte III
Parte IV
- Grabaciones de video de las audiencias
- Retranscripciones de las audiencias
- Los 192 editoriales que el diario El Mundo dedicó al atentado.

 

[1] Ver uno de los pocos artículos en francés que menciona la posición del diario español El Mundo: «Espagne – attentats de Madrid: enjeu politique du procès», Latinreporters.com, 13 de febrero de 2007. Este artículo no aborda, sin embargo, la discusión de las pruebas.

[2] Ambos comentarios (Las Sombras del 11-M y 11-M: 1000 Días Después), muy interesantes para un primer acercamiento rápido al trabajo de Luís del Pino, aparecen en esta página del sitio del colectivo por la reapertura de la investigación.

[3] La presentación de las pruebas en el veredicto (2007) se desarrolla en las partes Hechos Probados (página 172 hasta la 228) y Fundamentos Juridicos (página 423 hasta la 722). Esta argumentación está disponible, en francés, en el blog de Jean Chalvidant, autor de La Manipulation: Madrid, 11 mars, el principal libro publicado en francés sobre ese atentado.

[4] A pesar de su reciente incorporación al ministerio del Interior, la Guardia Civil es esencialmente militar.

[5] Veredicto de apelación, páginas 581-582: «La dependencia ideológica respecto de los postulados defendidos por Al Qaeda resulta asimismo del contenido de las reivindicaciones de la autoría de los actos terroristas y del resto del material incautado.

Sin embargo no aparece relación alguna de carácter jerárquico con otros grupos o con otros dirigentes de esa organización, lo que permite establecer que la célula que operaba en Madrid, en la medida en que ha sido identificada, no dependía jerárquicamente de otra y por lo tanto puede considerarse a los efectos penales como un grupo u organización terrorista diferente e independiente.»

[6] Testimonio del especialista en desmantelamiento de artefactos explosivos, testigo protegido 64501, 19 de marzo de 2007. «no cuadra la concepción del teléfono móvil, porque, aunque es sencilla es muy ingeniosa, (…) y eso no cuadra con la pequeña chapuza entre comillas de no encintar los cables, ¿no?, porque no es lógico.»

[7] Entrevista con Carmen Baladia, jefa de los médicos legales del 11 de marzo, por Luís del Pino para Libertad Digital TV, 23 de enero de 2008. Título de la entrevista: «Pero ni clavos, ni tuercas, ni tornillos. No había metralla entre nuestros 191 muertos.»

[8] Testimonio del jefe de los especialistas en desmantelamiento de artefactos explosivos de Madrid, testigo protegido 28296, 14 de marzo de 2007. «Lo que sí estoy totalmente convencido es de que después de la revisión de los TEDAX que trabajaron allí, no había ni una sola mochila que contuviese un artefacto explosivo. Y eso se lo puedo asegurar.»

[9] «La fiscal prescinde del testigo clave de la custodia de la mochila de Vallecas», El Mundo, 21 de marzo de 2007.

[10] Los enigmas del 11M, por Luís del Pino, (Libroslibres, 2006), capítulo 24 « Llámame».

[11] Veredicto (2007), página 517: «Lo cierto es que, como pusieron de manifiesto varias partes, en esa relación no aparece la bolsa de deportes que contenía el explosivo.»

[12] Los enigmas del 11M, por Luís del Pino, (Libroslibres, 2006), capítulo 17 «Los intocables».

[13] Los enigmas del 11M, por Luís del Pino, (Libroslibres, 2006), capítulo 21 «Déjà vu» [En francés en el texto].

[14] «La Sentencia del 11M. La autoría material (II)», por Lucía Velasco, Asturias Liberal, 1º de septiembre de 2008.

[15] Veredicto de apelación (2008), página 7: «tres miembros de la célula terrorista descrita, sin que se tenga la certeza absoluta de sus identidades, se desplazaron hasta la localidad de Alcalá de Henares en una furgoneta blanca (…) Al tiempo, otros miembros del grupo hacían lo mismo subiendo a los trenes en lugares no determinados.»

[16] Los enigmas del 11M, por Luís del Pino, (Libroslibres, 2006), capítulo 20 «La busca», párrafo «¿Cómo llegó la Policía al piso de Leganés?».

[17] «Nos llaman héroes (…) y somos tontos por ir donde fuimos», Cadena SER.com, 7 de abril de 2004 (la Cadena SER es la estación de radio de mayor audiencia en España) «Algunos de los agentes de operaciones especiales que participaron en el asalto del piso de Leganés el pasado sábado cuestionan la forma en la que se ordenó el asalto al inmueble. Este es el testimonio íntegro recogido por la Cadena SER.»

[18] «Las piedras de Pulgarcito», por Fernando Mugica, El Mundo, 11 de marzo de 2005: «Trescientas por minuto es la cadencia de disparo de esas armas. Pero en la relación exhaustiva de los Tedax y de la Policía Científica no existen las vainas de los cartuchos presuntamente disparados por esas ametralladoras. ¿Y dónde están los impactos de esas balas? ¿Y la marcación exacta de sus trayectorias, como se hace siempre en cualquier investigación policial?)

[19] Testimonio de Abdelkader Kounjaa, 9 de abril de 2007. El testigo declara 3 veces que no reconoce la voz de su hermano. Veamos: «la voz que tenía… que tenía duda como no si fuera mi hermano. Y le digo: ¿quién es ? Y me dice: Soy Abdulá. Y le digo: ¿quién es Abdulá? Tu hermano.» Es importante señalar que, al ignorar totalmente las dudas expresadas en este testimonio, el veredicto lleva la incoherencia al extremo de citarlo como prueba de la autenticidad de las llamadas de adiós (páginas 568-569).

[20] Los enigmas del 11M, por Luís del Pino, (Libroslibres, 2006), capítulo 6 «Las llamadas de Leganés».

[21] Los enigmas del 11M, por Luís del Pino, (Libroslibres, 2006), capítulo 2 «El cuento de El Chino», párrafo «Un terrorista hacendoso».

[22] Los enigmas del 11M, por Luís del Pino, (Libroslibres, 2006), capítulo 39 «Los registros de Amena», párrafo «¿Qué pasa con las 7 tarjetas?»

[23] Testimonio de los expertos en telefonía, 21 de mayo de 2007. Pregunta de la defensa de Zougam: «¿Podrían indicar ustedes exactamente en qué folio de este informe se encuentra el dato que les permite afirmar que se encendieron esas 7 tarjetas en Morata?» Los expertos no logran aportan una respuesta concreta.

[24] Cf. Veredicto de apelación (2008), página 7, Op. cit.

[25] Testimonio del instructor canino, testigo protegido 28226, 19 de marzo de 2007. Pregunta de la defensa de Zougam: «En el caso de que en esa furgoneta se hubieran transportado 50 o 30 Kilos de explosivo ¿El perro habría detectado ese olor?- Sí, lo habría detectado, inmediatamente lo habría, porque quedan residuos del explosivo y el perro lo habría detectado.» Después otro abogado pregunta si el perro hubiera detectado el olor en caso de que el explosivo estuviera particularmente bien empacado.

El testigo responde que la manipulación de una cantidad de explosivo tan grande siempre deja un rostro de olor.

[26] Los enigmas del 11M, por Luís del Pino, (Libroslibres, 2006), capítulo 5 «Las miguitas del pulgarcito», párrafo «La furgoneta de Alcalá».

[27] Les Dessous du Terrorisme, por Gerhard Wisnewski, editorial Demi-lune. (2007), páginas de la 23 a la 28.

[28] Veredicto, página 476: «los trenes que, como consta en el rollo de Sala, fueron desguazados el 13 de marzo de 2004».

[29] Veredicto de apelación, página 652: «A pesar de ello puede resultar sorprendente una tan apresurada destrucción, que impidió un estudio posterior más reposado y en profundidad, e incluso su reiteración de haber sido necesaria, de aspectos que pudieran haber resultado de interés para la investigación.»

[30] Veredicto página 538: «No se sabe con absoluta certeza la marca de la dinamita que explotó en los trenes».

[31] «La nitroglicerina no ha venido volando», El Mundo, 4 de junio de 2007, entrevista de uno de los expertos con Antonio Rubio. El experto: «Cuando un químico analiza cualquier asunto, hace una disolución que pasa por unos equipos de medidas y lo que procede es reservarla.

Pues aquí no estaban reservadas.»

[32] Veredicto, página 541: «El Tribunal, (…) da por probado que en todos los casos aparecen componentes de la GOMA 2 ECO, lo que indica que ésta dinamita estuvo presente en todos los focos de los trenes, si bien no se puede descartar la presencia de otra u otras marcas de dinamita.»

[33] Testimonio de la directora del laboratorio de los especialistas en desactivación de bombas, experto 17632, 28 de mayo de 2007. Abogado de Zougam: «¿Esas placas las conservan ? – Evidentemente no.»

[34] Ibid.

El juez: «O sea, las del 11 de marzo, la del análisis que hace usted el mismo 11 de marzo no las conserva? – Esas mismas no.»

[35] Ibid. El abogado de la asociación de víctimas: «¿Por qué ha esperado hasta hoy para concretarlos y en estos tres años se refería únicamente a « componentes genéricos de dinamita» ? (…) – Perdone, a mí me hablaron de qué componentes había, y digo estuvimos hablando eh, sin que me dijeran detálleme los que le salen a usted en el análisis, a mí eso nunca se me produjo. (…) y yo no recuerdo que se me dijera en ningún caso en estos cuatro años que escribiera los componentes.»

[36] Acta de inculpación, página 53: declaración del jefe de los especialistas en desactivación de explosivos de Madrid: «tenían claro que no era Titadine porque este tipo de explosivo muerde, es decir, que no tiene corte limpio, en cambio un alto explosivo corta totalmente y una vez visto los resultados de las explosiones podía tratarse de un C3 o un C4.»

[37] Acta de inculpación, a partir de la página 78

[38] Los enigmas del 11M, por Luís del Pino, (Libroslibres, 2006), capítulo 10 «El tiempo debe detenerse», párrafo «Tirando del hilo».

[39] Los enigmas del 11M, por Luís del Pino, (Libroslibres, 2006), capítulo 20 «La busca»: Respuesta de la policía, 20 de mayo de 2005: «Dando cumplimiento a lo solicitado por ese Juzgado… respecto a los hechos ocurridos en la localidad de Leganés los días 3 y 4 de abril del pasado año, se participa que, dado el tiempo transcurrido, ya no se conservan las cintas de grabación de dicho suceso.»

[40] Veredicto, página 634: «las conversaciones de Rabei Osman EL SAYED AHMED en las que, según las acusaciones, se atribuye la autoría intelectual de los atentados al decir que «el hilo de lo de Madrid fue mio… era mi proyecto más querido, etc.», son claramente equívocas.» Y veredicto, página 720: «DEBEMOS ABSOLVER Y ABSOLVEMOS A (…) Rabei Osman EL SAYED AHMED (…) de todos los delitos de que venía acusado.»

[41] Los enigmas del 11M, por Luís del Pino, (Libroslibres, 2006), capítulo 29 «El Chileno».

[42] «Trashorras: ’La Policía me ofreció dinero para incriminar a Zougam y ’El Tunecino’», El Mundo, 5 de septiembre de 2006, entrevista de Trashorras con Fernando Mugica. «Yo le dije al juez que Jamal Ahmidan a quien conocía como ’Mowgli’, llevaba los explosivos porque así me lo pidió la Policía […]; fui amenazado y coaccionado para que declarase en ese sentido).»

[43] Los enigmas del 11M, por Luís del Pino, (Libroslibres, 2006), capítulo 7 «Jamal Zougham, cabeza de turco».

[44] Los enigmas del 11M, por Luís del Pino, (Libroslibres, 2006), capítulo 9 «Visperas de sangre», párrafo «Quinto enigma: llamadas de cortesía».

[45] Veredicto, página 529: «otros seis [teléfonos] fueron encargados (…) al establecimiento Test Ayman, S.L. por el empleado Cuenca Medina, según las declaraciones coincidentes de (…) y de Ayman Maussili Kalaji, dueño de Test Ayman, S.L.»

[46] Los enigmas del 11M, por Luís del Pino, (Libroslibres, 2006), capítulo 15 «Un ejercicio de escapismo», párrafos «Con la Policía en los talones» y «El escape».

[47] Los enigmas del 11M, por Luís del Pino, (Libroslibres, 2006), capítulo 9 «Visperas de sangre», párrafo «Cuarto enigma: el tiempo invertido».

[48] Veredicto, página 563: «Consta a los folios 73357 y 73358 una comparencia del funcionario del Cuerpo Nacional de Policía con número 73.158 en la que, tras explicar que hasta julio de 2003 estuvo destinado en el área especial de seguimientos de la comisaría general de información y que vivía en el calle Martín Gaite número 40 de Leganés, reconoce una carpeta con documentos con su nombre y número profesional.»

Vía:

http://www.voltairenet.org/11-de-marzo-de-2004-en-Madrid-fue

DONDE ENCONTRAR BOMBAS ATOMICAS ; NO ES EN IRAN – MAPA DE UN MUNDO CONTAMINADO

ATAQUE A IRÁN: Media docena de hongos …¿Qué es una raya para un tigre?

Con eso alcanza. El poder militar de Irán borrado del mapa. Tranquilos. El planeta no se va enterar. Los comisarios nucleares, los que te persiguen por si tenés la bomba detonaron más de 2.200 desde 1945 hasta ahora, siempre subiendo hasta multiplicar por 1.200 la apuesta del poder destructivo comparado con la de Hiroshima. Unos irresponsables, negligentes, ineptos que han provocado muertes, deformaciones y desplazamientos a cientos de miles de personas para las cuales el holocausto nuclear ya ocurrió.
Acá se pueden ver las cuatro formas en que los países poseedores de la bomba anduvieron pelotudeando con semejante poder:
1) Atmosféricas: Al principio se trató de mostrar que se tenía la bomba y que era bien grande. EEUU primero hizo prueba de evaporación bien a la vista de japoneses en doble función. Hace poco falleció un japonés que estaba por trabajo en Hiroshima cuando cayó la bomba. Con la ropa a jirones volvió a duras penas a su casa en Nagasaki. Escribió un libro que relata su experiencia: “EEUU y la reputa que te parió”

Luego EEUU, la URSS, Gran Bretaña, Francia y China se pusieron a detonar artefactos para mostrar que la tenían cada vez más grande y que les funcionaba. Luego se sumaron Israel, India y Pakistán. Me pregunto si Israel debido a carecer de grandes extensiones las suyas las habrá probado en el Sinaí o en Sudáfrica. Subterráneas, claro.

2) Las explosiones bajo tierra respondieron a la presión de la opinión pública debido a varios desastres plagados de irresponsabilidades genocidas y también para hacerlas en forma secreta.

3) Explosiones estratosféricas: Cabe pensar en la culpa que nos hicieron sentir cada vez que tirábamos desodorante de ambientes en el baño para aflojar el tufo. ¡Estábamos agujereando la capa de ozono! Esa jodita la hicieron a través de los medios, siempre los medios.

4) Explosiones submarinas: Entre EEUU y Francia se llevan las palmas. Los paraísos más bellos del pacífico reventados a bombazos. Hoy con el derrame de BP presente, con el daño a la vista, imaginar una explosión nuclear submarina cuesta, sin embargo hubo decenas. Muchos de los estadounidenses que hoy patalean contra BP les importó dos pitos la evaporación de todo ser vivo en el atolón de Bikini y adyacencias mal calculadas. ¡A veces al viento se le ocurren cada cosas!


Estados Unidos ha realizado, entre el 16 de julio de 1945 y el 23 de septiembre de 1992, un total de 1.054 pruebas nucleares y dos ataques nucleares. La mayor parte tuvo lugar en el Emplazamiento de Pruebas de Nevada y en las Islas Marshall, así como en otros diez sitios, que incluye Alaska, Colorado, Mississipi y Nuevo México.


Desierto de Nevada, cada cráter una bomba

Acá parece que probaron algo fuerte

Atolón Bikini


El 1º de Marzo 1954 EEUU detonó una bomba termonuclear de hidrógeno sobre el atolón. Fue un desatre. La explosión fue el doble de lo calculado y la mayor producida por EEUU. “Upa, esta vez nos pasamos”, declaró un científico de guardapolvo. La radiactividad llegó a islas habitadas sin evacuar a lo que se sumaban los que habitaban en las islas más cercanas a Bikini y que previamente habían sido relocalizados allí a la fuerza. Personas que tenían a sus ancestros enterrados en esas islas. No sólo perdieron sus tierras sino que fueron rociados de todas maneras.

La Unión Soviética realizó entre 715 y 969 detonaciones, la mayor parte en Semipalatinsk y en Novaya Zemlya, y en varios otros sitios en Rusia, Kazajistán, Turkmenistán y Ucrania.

Novaya Zemlya, cada flechita una explosión nuclear


Francia ha efectuado 210 detonaciones, principalmente en Reggane y Ekker en Argelia, y en Fangataufa y Mururoa en la Polinesia francesa.


Francia debió realizar pruebas subterráneas en suelo Argelino debido a la presión de los habitantes de ese país. De todas maneras, en la montaña de Hoggar las explosión abrió grietas en la piedra y se filtró radiactividad hacia la atmósfera, algo que no se había contemplado y que ponía en peligro poblaciones cercanas. Otra vez el viento regó de cáncer a miles de argelinos.


Conocí a un legionario español que había servido a Francia en Argelia y en Mururoa. Tenía en suerte haber pertenecido al 5to Regimiento Extranjero de Infantería, unidad de la Legión encargada de la custodia en la zona de ensayos nucleares. Tenía 68 años que parecían 90. Pasaba sus días en un hogar de retiro de legionarios al sur de Francia. Me contó que los llevaban en barco al atolón de Mururoa luego de la detonación desembarcándolos en las islas cuando “los hierros estaban aún calientes.”

Luego de una larga lucha judicial de las víctimas contra el Estado Francés, este aceptó indemnizarlas recién en el 2009. En la mayoría de los casos los cánceres fueron más expeditivos. Supongo que en el caso del legionario español también. Desde hace tres años no me contesta las postales de Año Nuevo.

Gran Bretaña realizó 45 explosiones nucleares (21 en territorio australiano, incluyendo nueve en el sur de Australia, en Maralinga y Emu Field, además de detonaciones realizadas conjuntamente con Estados Unidos).


Australia tiene huellas inglesas post coloniales en su territorio

China realizó 45 detonaciones (23 atmosféricas y 22 subterráneas, todas ellas efectuadas en Lop Nur, en Malan, Xinjiang). 
Corea del Norte ha realizado 2 pruebas subterráneas en su territorio nacional. 
India ha efectuado 5 o 6 detonaciones, en Pokhran.


Pokhran


Pakistán, por último realizó entre 3 y 6 detonaciones, en Balochistan.

Chagai Hills, Pakistán

Efecto superficial al momento de la detonación subterránea en Chagai Hills.

Es que todos ellos aprendieron a amar la bomba como nos contaba Stanley Kubrick en su película Dr. Strangelove:

Dr. Strangelove – Final



“We’ll meet again”
por Vera Lynn
We’ll meet again, don’t know where, don’t know when
But I’m sure we’ll meet again some sunny day
Keep smiling through, just the way you used to do
Till the blue skies chase the dark clouds far away
Now, won’t you please say “Hello” to the folks that I know
Tell ‘em it won’t be long
‘cause they’d be happy to know that when you saw me go
I was singing this song
We’ll meet again, don’t know where, don’t know when
But I’m sure we’ll meet again some sunny day
Vía:

En una manera práctica, y un tanto estética, de dimensionar nuestra relación histórica con las explosiones nucleares, el artista japonés Isao Hashimoto realizo un mapa – timelapse ubicando todas los eventos de este tipo que han ocurrido entre 1945 y 1998. A lo largo de la historia se han realizado, al menos entre las que se conocen públicamente, 2053 explosiones nucleares, entre los ataques de Estados Unidos a Hiroshima y Nagasaki y las miles de pruebas llevadas a cabo por diversos países.

Este tétrico recorrido comenzó con un ensayo conocido como Trinity, dentro del proyecto Manhattan project, cerca de los Alamos, y concluido con las pruebas nucleares realizadas por Pakistán en 1998. Hashimoto hasta ahora se ha abstenido de incluir el par de ensayos nucleares qu supuestamente llevó a cabo Corea del Norte hace unos días ya que no es un hecho 100% comprobado. La estructura del mapa dinámico es sencilla, a lo largo de 14 minutos vamos recorriendo cada uno de los puntos en donde se ha detonado una de estas explosiones, quedando una marca en cada lugar y en la parte superiro se lleva la estadística acumulada. Llama la atención como a partir de 1962 el mapa del mundo comienza a llenarse de esta funesta acupuntura.

http://pijamasurf.com/